A pesar de no poder tener conciertos internacionales, nacionales y locales, músicos y sellos a nivel internacional están motivando otras maneras de disfrutar de sus artistas preferidos, sin olvidar que dentro de este tema, a la mayoría de músicos y fanáticos no les gusta la idea de ver las cosas a través de transmisiones en vivo en alguna plataforma, y que por estas se tenga que pagar el valor que dependa del artista para apoyarlo en estos momentos de mucha incertidumbre a nivel global, que hay para todo este conglomerado artístico. Pero esto no significa que el mundo del Heavy Metal deba detenerse, ya que al haber sido siempre un estilo musical hecho por amantes del estilo y para amantes de este, las cosas siguen teniendo el mismo apoyo por los fanáticos para pagar por estas transmisiones en vivo, o lograr conversar con sus artistas favoritos a través de las distintas plataformas o redes sociales que tenga este nuevo enfoque de entrenamiento. Entonces, las ideas son divididas por los más arraigados a lo clásico y de como de sentirse la música en vivo, frente a los que quieren que este mundo llamado Heavy Metal siga existiendo por muchos años más, pero todo esto depende de lo que las bandas te presenten en estas transmisiones, y es ahí que Behemoth e Imperial Triumphant han logrado un éxito rotundo con la presentación de este “In Absentia Dei” (En ausencia de Dios), porque ambas bandas han llevado a otro nivel teatral y cinematográfico, el terror que puede haber dentro del metal extremo.



Nuevamente quizá para algunos seguirá siendo difícil de entender que por el momento las cosas no serán posibles en vivo, pero como se dijo, eso no significa que el mundo no deba de seguir con lo que se debe continuar dentro del metal extremo, siendo por ese sentido que ver a dos bandas de la crema innata del estilo extremo, es obviamente un lujo que cualquier amante de la música extrema debe de darse, porque, por un lado se tiene a la entidad extrema y anticristiana de Behemoth. Quienes siempre han presentado videoclips con bastante estudio cinematográfico en estos, y que, cualquiera que les siga el concepto, entiende muy bien que todos los detalles en sus vídeos tienen significados ocultistas; además que sus presentaciones en vivo son impresionantes por el inmenso despliegue de personal que usan para anexar tantos detalles como sea posible, entonces si juntamos ambas cosas y vemos que la banda puede aunar a su presentación esos detalles cinematográficos, pues el resultado es más que impresionante. De ahí, y por otro lado tener de teloneros a los bizarros, jazzeros y extremos músicos de Imperial Triumphant desde Estados Unidos, quienes han llevado el sonido extremo a otro nivel para ver elementos de terror, de miedo citadino y un montón de cosas más que solo esta banda neoyorquina es capaz de hacer. El resultado de esta fusión musical es simplemente abrumadora, y esta al acceso de todos aquellos que quieren ver nuevas maneras de ver y escuchar el terror, por lo cual y pensando en eso, de darse esto en la vida real con los siete músicos en escena, pues podría ser una de las giras más avasalladoras del 2021. 


De izquierda a derecha: Ilya (guitarra, voz y orquestaciones), Kenny Grohowski (batería) y Steve Blanco (bajo y teclados)

In Absentia Dei” tuvo una hora exacta de inicio, donde Nergal explica los por menores de la producción y todo el despliegue que se uso para hacer posible esta nueva ofrenda a la música dentro de una iglesia desconocida allá, viendo los por menores de como estaban haciendo las cosas para la transmisión de esta, en un promedio de once minutos con cuarenta segundos. Ya que pasado esos minutos Nergal anuncia la presentación de Imperial Triumphant, como una de las bandas más visionarias de estos últimos años y que desde Slipper Room Cabaret ubicado en Nueva York este trió comenzaría su presentación con “Rotted Futures”. Donde la música desde el inicio se siente orgánica y sin mucha edición de estudio, lo cual es un punto a favor, porque a medida que avanzan los segundos el terror de las notas disonantes, bajos llenando las partes bizarras de la guitarra, luego una batería llena de bastantes destiempos y con una infinidad de adiciones en métodos de batería jazz y rock, que le da esa sensación más visceral que necesita una producción de este tipo. Sin olvidar que, al ser un recinto pequeño dentro del cabaret, las luces, el juego de cámara desde enfoques precisos para hacerte sentir que estas ahí de manera muy subjetiva y solo la idea de la imaginación es la que esta vez juega un papel importante. 


De izquierda a derecha: Ilya (guitarra, voz y orquestaciones), Kenny Grohowski (batería) y Steve Blanco (bajo y teclados)
Luego las cosas continuaron con “Transmission to Mercury”, donde de manera superpuesta se ven las calles de la inmensa ciudad de Nueva York ensalzados con los teclados de Steve Blanco y la ejecución de trompeta solitaria que recuerda muy a cualquier película de Martin Scorsese. Es aquí el enfoque y las luces del evento juegan un rol importante, por más que sean estáticas en muchas cosas, la parte lúgubre de estas ayudan a que te quedes envuelto en toda su parafernalia. De ahí la sigue con “Atomic Age”, “Intermezzi” y la final “Cosmopolis”, donde la entrega de la banda se pone a relucir más en sus instancias musicales de intrínsecas situaciones por muchos momentos y con ello recordar que al haber algunos errores en los volúmenes de la voz de Ilya, le da más puntos de estar viviendo una presentación en vivo sin muchas ediciones en estudio que son entrañables y para que en medio de donde te encuentres comiences a desbordar felicidad con lo que estás escuchando, donde además la ejecución de Kenny Grohowski en los detalles de toda la batería y la consistencia que le da a la música en vivo es algo sorprendente, porque existe en muchas partes que el comienza a desligarse de lo que hizo en el disco, y a través de estos detalles pequeños es que se siente otra canción que termina endiosando a esta banda que tiene las cosas más claras que cualquier otra banda extrema, en ir más allá de sus propias canciones hechas y predichas, teniendo como resultado final, algo increíblemente orgánico de ver y escuchar, y estar atento a todos los por menores de que esta banda tiene para presentar.







Como se estuvo anunciando y con esa idea cinematográfica que siempre tuvo Behemoth, la idea de sacarle el jugo a su temática, es una de las cosas más llamativas que tiene la banda al momento de ver sus videoclips y sus presentaciones en vivo, porque cada detalle, cada disfraz que usan en sus directos y la simbología utiliza en sus once álbumes en estudio son lo mejor que vas a encontrar en una banda de estilo Death Metal y Black Metal, porque como alguna vez se leyó en una reseña de la banda, “Nergal es quizá una de las personas más inteligentes que puede haber dentro del metal extremo, porque sigue creando recursos capaces de sustentar a la banda con los mejores de su propia parafernalia”, y en ese sentido se tiene mucha razón, porque con este “In Absentia Dei” que significa “En Ausencia de Dios”, cumpliendo la idea de lanzar en directo una presentación dentro de una iglesia abandonada, y donde los últimos restos de una creencia quedan en ruinas por esta situación actual que pasa el mundo, lo cual significa que todo puede ser posible en medio de muchas encubrimientos globales. Siendo un sentido perfecto para la banda crear como si se estuviera viendo una película de cuatro actos, y antes de cada presentación de estos actos, se tienen imágenes impactantes que va a acorde a la parafernalia de la banda. 



Comenzando con el ACTO I, se tienen la canciones “Evoe”, “Wolves of Siberia”, “Prometherion” y el clásico “From the Pagan Vastlands”, donde los temas viejos se mezclan con lo nuevo de la banda de una manera espectacular y con ese detalle de hacer sonar a la banda de una manera orgánica, aún así en este caso se sienten en gran medida las ediciones que hubieron, pero que al final no importa porque estas viendo una obra de arte, y las obras de arte tienen ese propósito, que a medida que te adentras dentro de la lectura, la vista del cuadro o un videoclip, denotas que puede a ver errores, pero eso es lo importante de todo, porque todo tiene un sentido en sus vídeos y demostrar que la banda esta poniendo su mejor esfuerzo para que el espectador vea a una banda real, aunque lo medios no lo permita, y con todo estos detalles encontrar que estamos ante una gran eminencia del metal extremo. Sin olvidar que los cortes y fotografía antes de cada canción es maravillosa, por el uso de drones que enfocan con luces mayores partes altas de iglesia son lo más decorativo de estas ideas de Behemoth. Es aquí que se tiene que mencionar que no estas ante una idea de vivir una experiencia de sudar o estar a la intemperie con otros mutantes en una cancha amplia, sino estas ante una pantalla que te da otro enfoque de película con las canciones que te gustan y eso es invaluable de ver, porque como se dijo, Nergal aprovecha hasta el último recurso imaginativo para que tu disfrutes de esto. 



Luego en el ACTO II se vienen “Blow Your Trumpets Gabriel”, “Antichristian Phenomenon”, “Conquer All” y “Lucifer”, empezando con un detalle de blanco y negro, además de tener una persona que va a comenzar el ritual de esta segunda parte y de cómo poco a poco todo comienza a tener color, y las fotografías son excelentes, porque han tratado en todo sentido guardar la sensación de estar con ellos en esta presentación, pero añadiendo detalles como la contorsionista en el aire balanceándose ante nota de las canciones, y esta vez el detalle de las fuentes de fuego son una de las cosas principales para que este segundo acto se vea impresionante, jugando con la luces en momentos que todo sea impactante. Donde los enfoques de las cámaras y todos los detalles están cuidados al máximo para tener a Behemoth entregado a su gente diciendo ¡Nos ven y escuchan legiones en todo el mundo! O antes de la presentación de “Conquer All” comenzar a blasfemar que se encuentran en una iglesia no sagrada y que esta es una ceremonia dedicada a la magia del Black Metal, y que estamos ¡aquí todos juntos para conquistar este mundo! De ahí con “Lucifer” las cosas se ponen más misteriosas y nuevamente las tomas desde el cielo y las atmósferas de la canción entre los juegos de cámaras, es para sacarse el sombrero, porque juega un rol importantísimo todos esos detalles al momento de seguir con la idea de Behemoth invocando a la bestia oscura.



El ACTO III es uno de los más interesantes de todo está transmisión de Behemoth, ya que al ser el más extenso de todos los actos, este mismo tiene más escenas de terror en cada canción que contiene este acto como; “Ora Pro Nobis Lucifer”, “Satan’s World”, “Ov Fire and the Void”, “Chwala Mordercom Wojciecha”, “As Above So Below”, “Slaves Shall Serve” y “Chant For Ezkaton 2000 E.V.”. Y toda esa enfermedad terrorífica que tienen los polacos, siempre elevando las vallas de la imaginación de terror de influencias pasadas, pero esta vez hacerlo en vivo, es una de las cosas más impresionantes, porque es real lo que estas viendo y como esta evocación a la maldad es una de las más expresiones de esta banda. Sin olvidar que los colores dentro de la iglesia en las luces juegan como siempre ese rol de terror importante en la idea de la banda. Sin olvidar que las imágenes y simbologías, la proyección del ángel de la muerte en todo el frontis de la iglesia abandonada, terminan llevándose los aplausos para esta edición en línea que tiene este “In Absentia Deí”. Es en este punto que la música de Behemoth ya se siente mejor a cada paso y la banda al estar más cómoda presenta canciones directas y brutales, que ya no necesitan de las ediciones iniciales para mejorar esta presentación, que se lleva los aplausos a nivel general.



Cuando llega “Chwala Mordercom Wojciecha” es el momento cúspide de toda esta transmisión, porque es el momento de sentarse y ver como la magia oscura que tiene Behemoth se desata y los limites de la imaginación de Nergal van mucho más de lo que esperas de la banda, sobrepasando todo lo que viste de la banda hasta el momento y encontrando con esta entidad que va a seguir creciendo cada vez más en el mundo extremo del Heavy Metal. Donde no hay palabras para expresar esta sensación de ver como la parafernalia de una banda pueda ir más allá de lo que piensas o se ve, es una muestra clara de que toda esa idea ocultista no tiene fin y que al final de todo, y yendo más allá de la música, tener una transmisión de este tipo, vale cada segundo y no te dan ganas de perderte de ningún detalle.



Llegando al final de este “In Absentia Dei”, tenemos el ACTO IV, donde la banda presenta, “Sculpting The Throne Ov Seth”, “Bartzabel”, “Decade of Therion” y la final de toda esta presentación “O Father O Satan O Sun!”. Culminando de una manera impresionante todo lo que Behemoth debe de decir, mezclando clásicos de su época más blacker, de sus fusiones entre su lado Death Metal y como siempre la inclinación que tuvo desde su aclamado disco “The Satanist” (2014). Demostrando que la banda otra vez innova en esta nueva faceta del mundo, porque, aunque no se pueda tener a la banda delante tuyo, este es un claro ejemplo de que las cosas pueden ser parecidas en casa con la resolución adecuada y todo el sonido detrás de tu pantalla para encontrar el pogo de manera personal en este registro.



Es un deber de todo amante del metal extremo ver este "In Absentia Dei" en la comodidad de tu casa, porque el metal tiene que encontrar las maneras para que este siga su grandioso camino y Behemoth lo entendió perfectamente, porque mientras más trabas tenga este estilo, es con mayor fuerza que el fanático necesita de más para ver a sus bandas favoritas, aún así este virus no lo permita. Así que, consigue tu entrada y adquiérela antes de que se acabe, porque solo estará 72 después del evento que fue el día sábado 5 de Setiembre, luego de eso, no volverás a ver algo así. 



Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.