Fecha de Lanzamiento: 24 de Setiembre del 2021

País de la banda: Estados Unidos

Sello: Metal Blade Records

Estilo Musical: Metal Progresivo




Los norteamericanos de Rivers Of Nihil nos presentan su cuarto álbum y aunque muchos los identifican con el Death Metal Técnico, quedó claro con su anterior álbum "Where Owls Know My Name" (2018) que la banda ha decidido tomar otros rumbos musicales, volviendo su música algo más experimental y orientada hacia lo progresivo y ambiental por momentos, todo eso llega a ser confirmado con esta nueva entrega. Con respecto al sonido, el guitarrista Brody Uttley lo describe como el "Sonido del Mundo", siendo un término que vino de un amigo del mismo, y sobre ello comenta que es un álbum que suena a un lugar más que a una cosa. Las guitarras y sintetizadores se grabaron en el estudio casero de Uttley mientras que el resto de la banda trabajó nuevamente con Carso Slovak y Grant McFarland en el Atrium Studio donde grabaron batería, bajo, voz y saxofón, además de hacer la mezcla. Los invitados tampoco faltan  aparece James Dorton de Black Crown Initiate prestando su voz en la canción "Episode" mientras que Grant McFarland toca el chelo en "The Void From Which No Sound Escapes", por otro lado, nuevamente Zach Strouse se encarga de agregar el sonido del saxofón.


Una voz limpia y melancólica nos da la bienvenida en los primeros segundos de "The Tower (Theme from «The Work»)" siendo una canción algo más calmada y ambiental hasta que cerca de los 3 minutos recién escuchamos las guitarras distorsionadas y voz gutural aunque acompañada por voces limpias por momentos, melodías cercanas a las de Pink Floyd y coros algo psicodélicos es lo que marca este extraño inicio que sorprendentemente funciona. "Dreaming Black Clockwork" resulta en un viaje más pesado y con más Groove, siendo dominado por riffs muy pesados, cambios de ritmos, base rítmica machacante y un aura más oscura que su predecesor, siendo los guturales las voces dominantes aunque con momentos más calmados en donde la voz limpia tiene tiempo de lucirse. Otro momento calmado y reflexivo llega con "Wait" en donde predomina la casi susurrante voz limpia, suaves melodías de guitarra y un buen solo lleno de sentimiento. La pesadez y guturales regresan en "Focus" aunque siempre manteniendo partes ambientales y progresivas además de contar con un coro que atrapa lleno de sentimiento y oscuridad. "Clean" es todo un viaje, siendo uno de los adelantos, posee unos sintetizadores muy inspirados, partes pesadas intercaladas con momentos muy calmados, por momentos épicos como en el gran solo de guitarra y a ratos muy a lo Pink Floyd, de lo mejor del disco. Uno de los mejores momentos del álbum llega con "The Void from Which No Sound Escapes" que es toda una montaña rusa de sensaciones pues posee un incio lento a voz limpia con guturales de fondo acompañando a lo lejos, el estribillo es adictivo y con mucho sentimiento que se ve reforzado por los teclados atmosféricos, luego la banda pisa el acelerador y llegan los riffs y base rítmica demoledora llegando a su clímax en los hermosos solos de guitarra además de un saxofón que encaja perfectamente. Y para quienes querían la parte más Death Metal de la banda, llega "More?" en donde no faltan secciones lentas sin embargo posee algunas de las partes más pesadas del disco.


Hacia la parte final suena la breve "Tower 2", siendo la canción más corta pero no por ello mala. A partir de aquí el álbum cierra con 3 canciones largas como la oscura "Episode" que mantiene ese balance entre partes suaves y secciones brutales, nuevamente las guitarras  se lucen, los solos son estupendos, lleno de sentimiento y el final más cercano al Jazz con saxofón de fondo le pone la cereza al pastel. "Maybe One Day" inicia con sonidos extraños, melodías casi orientales y calmadas antes del ingreso de guitarras acústicas y una voz limpia en plan melódico al punto que parece una canción sacada de otro disco pues incluso inspira sentimientos más positivos, además de ser más accesible y podría ser un sencillo sin problemas. Esta larga travesía termina con "Terrestria IV: Work" que son 11 minutos y 30 segundos de maestría musical, no tiene desperdicio de inicio a fin, si bien inicia algo lento pronto el tema estalla en un festín de riffs y blast beats, cambios de ritmos constantes, sonidos ambientales, dosis de melodía, mayor énfasis en voces guturales y unos solos de guitarra inspiradísimos. Este es un disco que ha ido creciendo con cada escucha, si bien tiene muchos matices melódicos, requiere escucharlo más de una vez pues el nivel de detalles que posee es increíble. Atmosférico, melancólico, oscuro, progresivo, experimental, técnico son algunos de los adjetivos que se vienen a la mente luego de escuchar este álbum. Puede que quienes busquen el lado más Death Metal Técnico queden algo desencajados al escuchar el disco, si bien hay momentos muy técnicos y momentos de Death Metal, estos no son predominantes, la banda apuesta por temas largos, ambientales y en donde la pesadez y melodía mantienen un buen balance. A estas alturas estaría de más elogiar la performance de la banda, sin duda se muestran en gran nivel y el trabajo en guitarras sobre todo es estupendo aún así todos tienen su momento de brillar por otro lado el hecho de seguir usando el saxofón nuevamente es un acierto. Puede que sea este un paso más arriesgado en comparación de sus álbumes anteriores pero tal parece que es la culminación de lo iniciado ya en el álbum anterior y el resultado es simplemente brillante.

Calificación: 9/10

Lista de canciones:

01. The Tower (Theme from «The Work»)
02. Dreaming Black Clockwork
03. Wait
04. Focus
05. Clean
06. The Void from Which No Sound Escapes
07. More?
08. Tower 2
09. Episode
10. Maybe One Day
11. Terrestria IV: Work

Páginas Oficiales:




Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.