Fecha de Lanzamiento: 02 de Julio del 2021 
País de la Banda: Suecia 
Sello: Century Media Records 
Estilo Musical: Melodic Death Metal





Un día común y corriente hablaba acerca del impacto que tuvo At The Gates en el mundo y de como cambio la perspectiva musical del Death Metal sueco en una manera más accesible groove, melódica y otros estilos más que se pueden encontrar en su opera prima “Slaughter of the Soul” (1995). Pero curiosamente la gente en Latinoamérica no le puso mucha atención a esta banda, y los motivos son que “quizá” es muy suave comparado con lo chacal y salvaje que se emite desde esta parte del mundo, y otro punto es que la idea apegada a lo que es conocido como verdadero o no verdadero dentro del metal en esta parte del mundo, es algo interesante de escuchar todos los días. Entonces, un disco como “The Nightmare of Being”, viene a pasar desapercibido por aquellas mentes que solo esperan lo nuevo de Helloween y no existe más para ellos, y muchos medios latinos veo que están inclinados a ese lanzamiento, pero eso no es problema, porque la gente no sabe lo que se pierde con una producción de esta leyenda conocida como At The Gates

Tengo que decir que Junio y Julio, son meses muy intensos para toda la estructura de bandas leyendas que están lanzando nuevas producciones, porque durante Junio se tuvo a Helloween, Fear Factory y Pestilence, tres nombres que influenciaron un montón de bandas y fueron un punto de quiebre a nivel mundial para que el metal se desarrollará más; y ahora en Julio tenemos a At The Gates, otra banda que provoco un cambio de 360 grados en la música extrema, y desde aquel regreso con “At War with Reality” (2014), después de 19 de años de ausencia, pues marco el retorno de un monstruo mundial en lo que respecta a bandas innovadoras dentro del Death Metal en los 90s. Sin olvidar que las presentaciones en sus versiones de lujo en CD, con dos discos y mucho arte dentro de lo físico, es un plus que pocas bandas se pueden dar el lujo de hacer, pero para una leyenda como At The Gates, es más que necesario tener producciones físicas de esta envergadura, y además que el coleccionista lo necesita, así como yo viendo los 4 primeros álbumes en versión sencilla con caja acrílica, y ahora estos 3 últimos álbumes en versiones limitadas de box sets de muchos detalles para pasarse horas y horas escuchando lo que hay detrás de esta presentación, y eso al final de todo es el objetivo de tener una presentación física, y obvio que su versión en vinilo es buena para los que gustan de ese formato. 


Con esos dos puntos, los temas cubiertos como leyenda que es At The Gates y la nueva presentación física de este “The Nightmare of Being” cumplen con una espera de tres desde su último álbum “To Drink from the Night Itself” (2018). Entonces, la música de este 7mo álbum, no es nada que no hayas escuchado antes en At The Gates y más si tienes la voz de Tomas Lindberg encabezando a todos los músicos de estos suecos, y si hay mejores, si lo comparamos con su previa presentación. Ya que esta vez, la banda decide regresar al pasado dentro de su discografía y mezclarlo con su mayor hito de 1995, encontrando esa adicción en cada canción que solo llegas a entender cuando seguiste a la banda desde sus inicios en “The Red in the Sky Is Ours” (1992). Dando un alcance solido de todo lo que vas a encontrar en 45 minutos de música hecha para amantes de la banda, sin más detalles, y como siempre, hay personas que dirán que esto es más de lo mismo y que no tiene algo que los motive a escuchar, o dirán que es muy suave, y créanme, siempre At The Gates tendrá este tipo de opiniones, porque así como lo dije al inicio, durante esa conversación que tuve, la gente prefiere algo más fuerte o mezclan la idea Melodic Death Metal con Metalcore, y se colocan como rotulo Melodic Death Metal por dos riffs en más de media hora de música, especialmente en Latinoamérica. 

Lo que más me gusta de este “The Nightmare of Being”, es que usaron elementos pasados como en canciones como en “Garden of Cyrus”, colocando un instrumento como el saxofón que hace distinto a lo que esperabas en su música, pero ojo, esto no es algo nuevo ya que la banda siempre tuvo estas ideas desde el inicio y ahora colocaron un saxofón. Dándole ese toque melancólico a todos sus esquemas melódicos, como por así decirlo, prender un cigarro en alguna parte del mundo y decir “porque no lo hice de esta manera” a una acción pasada, y hasta el olor cigarro de cosas dubitativas se presentan al escuchar la canción. Porque con esta misma idea en medio de la previa canción, se presenta “Touched by the White Hands of Death”, con ese inicio entre cosas pensativas y luego de un macanazo meterte las dosis melódicas, y escuchar la idea pegada de Martin Larsson y Jonas Stålhammar haciendo las mismas escalas en las guitarras, pero subiendo y bajando de tonos cuando más le gusta, y esto es algo que siempre adore de At The Gates, la facultad de moverte el corazón con cada nota musical, y de fondo colocar un teclado psicótico cuando menos lo esperas. 


Vayamos con los sencillos previos al lanzamiento de este álbum como lo son “Spectre of Extinction”, “The Paradox” y “The Fall into Time”, las cuales son al pie de la letra lo que esperas de su mayor hito en 1995, partes cuasi blackers en los riffs, momentos duros que se fusionan de a pocos con lo melódico, colocando solo raspados en algunas partes y otras de mucho más énfasis que terminan en armónicos para el contrapunteo de ambos guitarristas, batería cruda y sin muchas cosas técnicas en su ejecución, solo golpear de manera directa tu cabeza, un bajo que por momentos toma protagonismo con efectos de cuerda estirando con la cuerda a notas más altas o agudas, luego momentos de guitarras acústicas donde menos lo esperas, que forman parte de cuerpos de fondo de los riffs principales y teclados que tienen esa misma idea, de hacerlo groso y majestuoso. Y dentro de este bloque de tres sencillos, la última es la que tienen más arcos musicales que beben de sus propias influencias, colocando violines, voces con efecto y luego un juego de tones que empieza la marcha militar en la música con cortes sinfónicos y celebras, que me recordaron mucho a su según álbum “With Fear I Kiss the Burning Darkness” (1993). 

La homónima del álbum tiene esa mezcla entre “With Fear I Kiss the Burning Darkness” (1993) y “Terminal Spirit Disease” (1994), colocando partes con voces limpias y de fondo, luego partes fuertes, y finalmente dejar al mar de la duda la sincronía de las cuerdas atrás de la voz y batería. Porque es en este sentido que la música se nutre de elementos de sus últimas producciones y comienzan a salir ese detalle de seguir produciendo música acorde a estos tiempos. Luego con “Cult of Salvation” el aire 90s se vive en su mayor grado, y todo encaja perfectamente, donde la batería es colocada delante de todos los instrumentos, y las guitarras pasan a segundo plano para darle más fuerza, pero se encuentran elementos o detalles en subidas y bajadas de escalas blackers por segundos, que funcionan como fondos musicales y así increpar la música a partes cuasi progresivas por segundos. Siendo algo genial de escuchar nuevamente en la música de At The Gates, ya que siempre tratan de conocer más detalles de esta música. 


Llegando al final se tiene “The Abstract Enthroned”, otra que evoca los ritmos de dos álbumes pasados de la banda, y siempre dándole un enfoque moderno gracias a la producción de estos años. Donde me pongo a pensar, como sonaría sus tres primeros álbumes con toda la tecnología de estos años y esa producción de mayor presupuesto en sus canciones, ¿sería lo mismo? Y obvio sin cambiar algo o adicionar cosas como el EP de In Flames que termino malogrando un clásico y ahora ese EP es innombrable. Pero ese es tema de otro consomé, regresando, se tiene la joya musical dentro de todo el álbum con “Cosmic Pessimism”, por no decir, que es aquella que te no te va dar intensidad melódica, porque la mayor parte de la canción es guiada por Jonas Björler y Tomas Lindberg, con ritmos sencillo y hasta rock para que sea pegajosa al máximo, todo un monumento a la música de At the Gates, porque así es como sube la influencia de la banda y para mi siguen avanzando como un gran ente melódico. 

Cerrando el disco se tiene “Eternal Winter of Reason”, de muchos matices conoces, un poco más densa que sus antecesoras, pero esta vez la banda decide inclinarse por lo que estuvieron haciendo dentro de sus dos últimas producciones, y lo extraño de todo, es como existen minúsculos detalles que quieren sonar cuasi disonantes y de ahí se conecta con esos solos melódicos y teclados sinfónicos que sirven como pared para que la canción termine siendo intensa y potente por donde comiences a escucharla, además que la música se desarrolla poco a poco en más texturas que se podrían decir que es una de las más complejas y que muestran los siguientes pasos como banda.

The Nightmare of Being” es un gran placer para los oídos, donde la banda recorre toda su discografía, desde momentos que no tuvieron ese apego personal de los fanáticos en sus primeros álbumes, hasta esos momentos nostálgicos y de mucho vigor que hicieron quitar el calzón a muchos amantes del Melodic Death Metal. Y a eso, detalles modernos que comienzan a tomar forma de cómo serán los siguientes álbumes de At The Gates, siendo algo digno de escuchar y sentir con todas sus texturas como banda y del progreso continuo que puede dar una banda por mucho tiempo, y esta vez los reyes del Melodic Death Metal están de regreso, y con una manera más intensa que en sus dos previas producciones, pero que sirvieron para desarrollar este épico álbum. 

Calificación: 9.6 / 10

Lista de Canciones

1. Spectre of Extinction 
2. The Paradox
3. The Nightmare of Being
4. Garden of Cyrus
5. Touched by the White Hands of Death
6. The Fall into Time
7. Cult of Salvation
8. The Abstract Enthroned
9. Cosmic Pessimism
10. Eternal Winter of Reason

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.