Cattle Decapitation ha hecho lo posible e imposible en el metal extremo. Desde sus inicios en 1996 han vivido una época de profunda transformación cultural en donde su música parece fusionarse a consignas contraculturales que aspiran a concientizar a una generación entera a través de la brutalidad sonora bajo la tutela de Metal Blade Records.

Cada canción enumerada en esta lista expresa y complementa con insano realismo la tragedia de nuestro tiempo.



5. Mad Cow Conspiracy (Bloated Bovine-Home to Flies and Anthrax Spores)


Este tema de apenas 30 segundos de duración, registrado originalmente en el demo “Ten Torments of the Damned” y  luego incluido en el debut “Human Jerky” de 1999, se desprende como un consecuente de reveladoras coincidencias que conectan con el pasado, presente y futuro de la humanidad. Para ponernos en contexto (y algo conspiranóicos al respecto), a finales del año 2000 el rebrote de la Encefalopatía espongiforme bovina, o popularmente conocida como mal de las 'vacas locas', supuso una alerta mundial referente a la sanidad alimentaria. Esta enfermedad neurodegenerativa derivada del consumo principalmente de carne vacuna y bovina estuvo cerca de convertirse en una epidemia de proporciones catastrófica de no haber sido controlada eficazmente, no obstante; su verdadero origen aborda desde hace varios años muchas teorías, una de las cuales indica que su procedencia no sería de origen animal, sino que estaría relacionada a la manipulación humana sistemática en la naturaleza alimentaria del ganado, que al ser inducido al consumo cárnico,  habría impulsado  comportamientos caníbales y hasta antropófagos. Estudios posteriores sobre el tema(1) confirmarían que parte de su alimentación habitual incluía también restos humanos (mas gore imposible). Este cambio en el proceso metabólico de animales que pasan de ser herbívoros a carnívoros  supone el acondicionamiento de su organismo como receptáculo de múltiples variantes de virus y bacterias. Tan solo un año después, a finales del 2001; el ántrax, una enfermedad infecciosa ocasionada por la bacteria Bacillus Anthracis y propia de los mamíferos rumiantes sería utilizada como arma epidemiológica por el estado islámico, quienes amenazaban con expandir las esporas de la temida bacteria a través del sistema postal de los Estados Unidos, incluyendo también entre sus planes, el uso de moscas como armas biológicas de destrucción masiva. Sin lugar a dudas algo más perturbador y profético solo lo encontraríamos en la biblia.


4. Pacific Grim  


Hace aproximadamente 335 millones de años todos los continentes formaban una sola masa terrestre llamada Pangea, la cual estaba rodeada en sus extremos por un único mar conocido como Panthalassa. Tras innumerables cambios geológicos, la separación de las placas tectónicas provocó la actual distribución de los continentes tal y como lo conocemos hoy en día (2). Durante toda su historia, nuestro planeta y el conjunto de su biodiversidad se sobrepondrían a diferentes crisis ambientales que  amenazaban  quebrar el frágil equilibrio de su existencia. Desde meteoritos, terremotos, heladas, sequías y erupciones volcánicas, todos estos fenómenos mermaban la cuota vital de la tierra a causa de lo que hoy se conoce como las: “Grandes Extinciones Masivas”(3),  y que a pesar del efecto devastador para los seres vivos, mantendría incólume la perseverancia que el germen de la vida adquiere en condiciones de supervivencia extrema, sin embargo; ninguno de estos acontecimientos ha tenido un impacto tan significativo, y a la vez tan negativo, como el advenimiento del Homo Sapiens. Aquel simio con metralleta que empuña raudo el instrumento de su propia destrucción dejando a su paso un espiral de violencia que arrastraría a la extinción a más del 70% de animales y plantas del planeta,  40% de ellos habitaban de mares, ríos y océanos, víctimas de la explotación insostenible de los recursos naturales, de la actividad químico-industrial y sus externalidades derivadas por el derrame de petróleo, y como no mencionar al principal enemigo de los ecosistemas acuáticos: el plástico. La quintaesencia de la civilización contemporánea expone ahora su miserable legado y Pacific Grim toma partido para denunciar el autoengaño, no evade el problema ni promueve falsas soluciones al señalar que hasta ahora, la naturaleza y los otros seres vivos jamás serán una prioridad para el hombre, tras la cara oculta del capitalismo y su cultura de “usar y tirar” se revela una mancha inhumana que hiede a vergüenza, al norte del Océano Pacifico se encuentra una costra flotante de inmundicia, como un monolito de proporción incalculable se extiende un continente hecho de plástico y desechos sólidos que resume hasta la cadena trófica cerrando el letal ciclo de envenenamiento , pasaran siglos y más allá de sus límites no existirá fuerza divina ni voluntad humana que pueda remediar lo irremediable. 


3. Dead Set on Suicide


Cuando el código de Hammurabi fue creado (alrededor del año 1760 a. C.), revolucionó el concepto de justicia en el mundo antiguo al aplicar el principio de rigor retributivo como método de resolución de conflictos, en la práctica esto significaba que si un hombre vaciaba el ojo del hijo de otro hombre , el agraviado tendría el derecho legítimo para dejar tuerto al hijo de su agresor sin dejar lugar a reclamo, de esta manera toda interacción humana seria regida por la máxima: "Ojo por ojo , diente por diente", y pudo haber continuado de la misma manera de no ser por  Yeshua Nin Maryam, un judío de origen humilde que a la postre se convertiría en el cabecilla de una contrarrevolución sostenida bajo la predica de amor incondicionado hacia el prójimo, incluyendo en este último término también a los enemigos, una filosofía de vida expuesta entre bombos y platillos en el famoso "Sermón de la montaña"(4), como un remedio que a la larga sería peor que la enfermedad. Entrada la Edad Media, el nuevo sistema judicial respondería a la ley de Dios como único nexo para alcanzar la vida eterna, no sin antes confrontar a cada individuo ante los ojos de su creador en un juicio llevado a cabo en el más allá. La particularidad radicaba en que la burocracia inquisitiva aceleraba estos procesos para quienes consideraban contrarios a las doctrinas oficiales. Muy tarde se comprendió que realmente el ser humano desconoce la misericordia cuando prima la supervivencia del más fuerte. Dead Set on Suicide carga en contra de aquellos argumentos canónicos que se degeneran en el tiempo hasta llegar a la miseria ideológica. No importa la posición o extremo en el que te encuentres, cuando la existencia llega a niveles de bestialidad, los códigos y deberes de una sociedad que otrora estaban por encima del individuo se vuelven inexistentes, y tras sus difusos margenes solo queda elegir por el suicidio ideológico o por la muerte física voluntaria, y en muchos casos involuntaria (si no pregúntenles a las miles de víctimas inocentes de la inquisición). El liberalismo clásico  plantearía un monopolio de la fuerza por el estado ante la desmesura de la  "ley de la selva" y la decadencia de la “ley de la misericordia”, pero la realidad de nuestros días demuestra que no existe ni estado, ni ley, ni dios que nos proteja de caer en las fauces de los depredadores.


2. Mammals in Babylon


Estamos en la cima de la pirámide, nos hemos convertido en la mayor fuerza de transformación del planeta y nos sentimos privilegiados de sobrepasar sus límites. Desde que cruzamos el umbral del no retorno pasada la era atómica, hemos seguido comportándonos como cazadores recolectores con recursos ilimitados (5), conducidos por una generación de sátrapas al poder, cada uno más irresponsable que el anterior, mitómanos que nos siguen vendiendo el cuento de la superioridad humana por encima del poder de la naturaleza, aunque nuestro destino este ya en manos de lo biológicamente imposible de no contemplarse un cambio de tipo cultural en nuestro entorno. Podrás no darte cuenta de esto en su magnitud real, pero en una escala inferior es fácil de reconocer. Si has utilizado el transporte público en algún momento (y estoy seguro que has pasado por esa tesitura) es casi imposible que no hayas recibido un buen puñado de codazos, empujones y pisotones antes de iniciar tu viaje. Si después de esto aún te queda aire para continuar; la falta de ventilación, además de la tensión muscular y la sudoración excesiva típica de las aglomeraciones en espacios reducidos terminara por asfixiarte. No es algo desconcertante, pues somos más de 7.000 millones de personas habitando el planeta, y al igual que el autobús del ejemplo anterior, al no existir posibilidad de aumentar el tamaño disponible del lugar donde nos encontramos, solo quedan dos opciones lógicas a seguir en el futuro: o impedir que ingresen más personas al vehículo o elaborar en adecuado plan de acción que logre mantener sostenible el recurso sin exponer a los usuarios a los factores perjudiciales del ambiente como el alza de temperatura, la acumulación de basura en su interior, o la emisión de gases tóxicos. Lamentablemente resolver este problema es inviable cuando se tiene al bien común como la última rueda del coche, sobre todo para los tecnócratas que ven en la primera opción el fin de sus problemas sin considerar la arbitrariedad que implicaria reducir radicalmente la tasa de crecimiento poblacional, y de darse este escenario, ¿quiénes serán entonces los que habrán de desaparecer?, quien no produce ni consume se vuelve superfluo. Esa es la lógica letal del capitalismo tardío (6) y si has leído la reseña anterior entenderás que el ser humano siempre muestra una tendencia a la violencia cuando el orden ideológico  va en contra de sus intereses. Es por ello que cada vez que te acercas a recargar tu tarjeta en la taquilla no te advierten que recibirás una cuantiosa dosis de codazos y patadas gratis si por casualidad aspiras a ir cómodamente sentado durante el trayecto. Mammals in Babylon es un viaje de abyecta continuidad por los derroteros del pesimismo histórico, desde la bestialidad que radica en la inconsciencia del “no saber quien ser” , hasta la desvinculación con la unidad que subyace toda existencia, enraizada en la incertidumbre  del “no saber a donde ir”. Un rumbo sin fin que depara la mas miserable necedad, como diría Nietzsche:  Se pretende negar la bestia en nosotros”, negar “la maldad y vileza humana, el malvado animal salvaje que llevamos dentro”


1. Death Atlas


A finales de los años sesenta del siglo pasado, la comunidad científica sería remecida desde sus cimientos por  un acontecimiento trascendental en su historia. Como si de un asteroide ideológico se tratara, los viejos saurios académicos de la época perecerían incapaces de confrontar una idea simple pero de una resonancia devastadora: “La tierra es y se comporta como un organismo viviente”. Esta premisa postulada por  James Lovelock, un prolífico inventor  reconocido por el desarrollo de innumerables artilugios tecnológicos durante la segunda guerra mundial, y que tras participar en la guerra fría, viviría un renacer espiritual propiciado posiblemente por las innumerables ocasiones en las que estuvo a punto de presenciar la extinción de la humanidad en un enfrentamiento nuclear, tal vez fuera esta experiencia el punto de inflexión para su reencantamiento con el mundo, un cambio de perspectiva que le permitiría reflexionar en como a pesar del daño producido al planeta este sorprendentemente parecía curarse así mismo. La síntesis de su idea evoca a la nostalgia romántica de recuperar el mito griego de la madre tierra. La materialización de una entidad fantástica que logre la sensibilidad necesaria para la transición entre el panteísmo y un ámbito moderno de conciencia ambiental llamado ecologismo. Bautizada por su autor como La Teoría Gaia, su funcion era servir como puente entre estos dos conceptos para guiarnos, de una vez por todas, hacia la unidad con todo lo existente. Que su influencia trascendiera hacia horizontes dogmáticos en tiempos en que las religiones se fosilizan no es de sorprenderse. Cuando la New Age(7) adoptó la Teoria Gaia como parte de su prédica ya eran bien conocidos por buscarle sincretismo a ideas totalmente dispares como el reiki, la Wicca, el yoga, el uso de drogas psicodélicas e incluso la astrología. Esta mezcla incongruente propia de la posmodernidad obtusa para las bases teóricas deslumbraría a un joven Charles Manson quien era yá un paradigma del complejo sistema de representación individual difundido en occidente tras iniciarse la era de acuario para el esoterismo (8). Su interés por las ciencias ocultas y el extremo racismo que alimentaba su delirio por una guerra racial que dividiera EEUU en la completa anarquía no era ningún impedimento para profesar su amor por la naturaleza, el ajedrez, la biblia y la música de los Beatles. Cuando se dieron a conocer los crímenes de "La Familia" la opinión pública se estremecería por la brutalidad con la que Manson se propuso  imponer sus ideales, "Mataremos a cualquier cerdo que este en casa" diría con elocuente sadismo y tras el espasmo inicial se asoma el vergonzoso reflujo de las verdades incomodas. Como si de un juego de posiciones contrarias se tratara, su personalidad pasaría del salvajismo psicopata a la verborrea cuestionadora con frases como "Put the green back” (devuelve lo verde a su sitio), el caballo de batalla para su otra gran guerra, la utopía ambientalista conocida como A.T.W.A.(9). Desacreditada por la sociedad debido a los delirios de Manson y al supuesto vacío teórico argumentado por el canon científico, la teoría Gaia caería marginada al pozo de los disparates ideológicos, lugar de donde tal vez no hubiera salido nunca si no fuera por personalidades como Lynn Margulis, quien a través de un estudio detallado sobre el caótico comportamiento microbiano coincidiría en que efectivamente, la tierra pareciera regular su propia vida por medio de los organismos más pequeños. Si consideramos entonces las características de autocuración que todo ser vivo posee ,  tendríamos además que pensar en las de autodefensa y la subsecuente variedad de mecanismos de ataque que podría utilizar para contrarrestar las amenazas existentes. Llegado este punto la conclusión lógica es evidente: desde hace más de 80 años el ser humano se ha ganado a pulso el título de depredador por excelencia , destructor brutal del ecosistema en merito a la invasiva distribución de la especie. Somos una plaga para el planeta y que haya decidido purgarnos responde a patrones de control biológico, y si es la labor de microorganismos, gérmenes o bacterias encargarse de nuestra extinción hablaríamos entonces de pura y dura selección natural.  Al igual que el titán griego Atlas hemos sido condenados a cargar con Gaia o morir junto a ella. Death Atlas es un tema que condensa el discurso en proporciones magnánimas y al igual que cada pieza de este álbum que, sin llegar a ser un disco conceptual, perfila una visión realista de cada posible encarnación  del fin de los tiempos. El vértigo de la aniquilación expresado en la simultaneidad de sonidos añade aires épicos al concepto, que ya de por si refleja un símil con el lúgubre porvenir de la humanidad. Una obra que simboliza la cumbre de todo lo posible e imposible en el metal extremo y que sobretodo representa fielmente la tragedia histórica de nuestro tiempo. Cuando Mahatma Ghandi afirmaba que: “La tierra es suficiente para todos pero no para la voracidad de sus consumidores”  jamás nos vimos a nosotros mismos como contribuyentes de una catástrofe global, ni mucho menos sentimos culpabilidad por nuestras acciones, que aunque minúsculas, servirían de alimento para las inconmensurables ambiciones corporativas. Nunca sabremos el futuro de nuestra especie, si seremos exterminados por un virus letal o por los jinetes del apocalipsis, pero una cosa es cierta, si las ideas de Charles Manson se hubieran impuesto seríamos ante sus ojos todos culpables, como lo dijo en su momento: “Créanme, si empezara a matar gente, tal vez ninguno de ustedes quedaría vivo”.



REFERENCIAS

(1) https://www.abc.es/salud/sanidad/abcipiensos-infectados-india-restos-humanos-nueva-teoria-para-vacas-locas-200509020300-61572937780_noticia.html

(2) https://www.geologia.unam.mx/contenido/la-teoria-de-la-tectonica-de-placas-y-la-deriva-continental

(3) https://elpais.com/elpais/2017/07/14/ciencia/1500023971_650028.html


(4) "Habéis oído que se dijo: 《Ojo por ojo y diente por diente》 pero yo os digo: No resistáis al mal, sino que: a quien te golpée en la mejilla derecha, pónle tambien la otra; y al que quiera llevarte a juicio y quitarte la túnica, déjale también la capa; a quien te haga llevar la carga una milla, llévasela dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo niegues." (Mt 5, 39)


(5) https://elpais.com/elpais/2016/09/05/ciencia/1473092509_973513.html

(6) https://alternativaseconomicas.coop/articulo/libros/el-hombre-superfluo-o-consumes-o-no-existes

(7) http://200.16.86.50/Digital/33/revistas/blse/carozzi1-1.pdf

(8)
https://seryhumano.com/web/la-era-de-acuario-o-new-age/

(9)
https://www.google.com/amp/s/www.la-razon.com/mundo/2011/04/18/charles-manson-soy-sucio-soy-muy-malo-soy-todo-lo-malo/%3famp=1

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.