Fecha de Lanzamiento: 15 de Octubre del 2021 
País de la Banda: Canadá 
Sello: Black Market Metal Label 
Estilo Musical: Black Metal





Es increíble que haya pasado más de 10 años cuando me presentaron a Hak-ed Damm por primera vez, y desde la primera vez que tuve en los oídos “Nekrowristfucked” (2010). La idea agresiva y arraigada a elementos armamentistas fue de lo mejor, porque era una banda que no quería que el Black Metal tuviera esa sensación de Burzum o esa idea post dilema depressive atmospheric tediosa que esta como corriente dentro de estos 10 últimos años en el estilo. Ya que desde su primer disco y escuchabas “T-34”, “Suffer”, “Inner Kommando Pt.1” o “Bloodmarks & Pee”, la música te patea en la cabeza a cada instante y no te deja libre en algún instante. Y ese es el verdadero sentimiento del Black Metal, que sea una maquina agresiva y abusiva para los oídos, que no se abonitos o depresivo con inclusiones pop, sino esa maquina que te golpea a cada instante. 


Entonces, desde aquella vez en el 2010 comencé a seguirles el ruedo y escuchar sus siguientes producciones como “Holocaust over Dresden” (2017) y este “Destructio Purificalis”, y la música siempre es brutal y agresiva, donde esos ritmos Marduk acelerados son de los mejor, y luego tener esa esencia oscura que tuvo el Black Metal noruego de los 90s. Y finalmente colocarle esa agresividad que se encontró en bandas estadounidenses como Averse Sefira, Kult ov Azazel o Imperial Crystalline Entombment, es de lo mejor. Por ello, la música de Hak-Ed Damm tiene como principal instrumento sensitivo, el horror y terror que la banda impregna en cada nota. Donde los cambios dentro de esta nueva producción son menores como en la canción “In Nomine Sanctae Mortis”, que el coro este hecho con voces gregorianas, pero solo por segundos, ya que todo lo demás es agresividad en su mayor expresión. Y eso es lo mejor de todo en el disco, no encuentras misericordia, solo música que no te deja de machacar el cerebro y te impregna cada vez más terror. O quizá la breve inclusión melódica que tiene la banda en “L'ultime Ogive”, donde los armónicos comienzan a jugar un rolo importante, y los dedos MöZR en el bajo son impresionantes, como dos pesados de metal golpeando las cuerdas. 

Otro detalle interesante dentro de la música de Hak-Ed Damm, son las tres portadas de los álbumes, porque son directas y dentro de sadomasoquismo en su manera de hacer las letras, donde siempre hay el arte bondage con cuerpos podridos o putrefactos, mezclado con elementos bélicos como tanques o cohetes que realzan en mayor sentido la música de estos canadienses. Entonces, cada canción dentro de cada álbum es una muestra de agresividad terrorífica muy bien ejecutada, y para esta tercera presentación empieza con “Triomphe de la Mort” y termina con “L'ultime Ogive”. 46 minutos de pura agresividad Black Metal y de bastantes tipos de blast beats que no necesitan acelerar a 300 bpm, sino que tengan la efectividad de ser brutales y te impregnen miedo en todo sentido. Sin olvidar que los riffs de puras quintas desde el quinto traste que bajan y suben discreción, son de lo mejor en el contexto de la banda. 


Destructio purificalis” es todo un monumento a la agresividad y al terror, no importa lo moderno o lo progresivo dentro del metal extremo. Todo es música que va y viene dentro de parámetros de horror que son de lo mejor, y mientras algunos hacen del Black Metal un mundo pop, Hak-Ed Damm y Nordjevel son las nuevas encabezadas de llevar esa furia a su máximo y nivel, donde Winterthrone canta con el método vocal hacía arriba y evocando los peores horrores de este planeta. Con la música de estos canadienses, el dicho “se abre la caja pandora” cae como anillo al dedo dentro de todo en conglomerado de ritmos y música de esta banda. 

Calificación: 9.7 / 10

Lista de Canciones:

1. Triomphe de la Mort
2. Chaos Planetaire
3. Desert de Sang
4. Perverses Propheties
5. Le Clan Des Cannibales
6. In Nomine Sanctae Mortis
7. Errance
8. L'ultime Ogive

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.