¿Quién dice que los eventos de transmisión por las redes no son buenos? O ¿Qué estos necesitan de mucha parafernalia para que sea vea de otra manera?... Pues la verdad, eso es falso hoy en día, gracias a conciertos como el de Voïvod y el segundo volumen de Hypercube Sessions II. Es grato poder ver y escuchar un disco clásico en vivo, porque para que esto vuelva a pasar tiene que volver a pasar otra pandemia. Ya que, como cualquier banda, ellos deciden tocar en vivo temas de toda su discografía, pero nunca un álbum completo y menos aquel que cambio la dirección musical de la banda e influencio a muchas otras, y en lo personal, me dejo muy interesado cual iba a ser el siguiente pasó a seguir después de “Nothingface” (1989), y lo demás es conocido por todos. Así que, después de un Hypercube Sessions I de recorrido casi completo de su discografía y con muchos saludos en vivo de varias partes del mundo, esta segunda parte es de lo mejor. 



En comparación de la primera versión, esta contiene pequeñas entrevistas con todos los integrantes de la banda, que hablan acerca de canciones que a ellos les pareció crucial en un momento de su vida. Y de como los nuevos integrantes conocieron a Voïvod cuando estaba este “Nothingface” (1989) en conciertos y promocionado por cualquier parte del mundo, donde Rocky muestra un afiche de la época y explica las sensaciones que tuvo al escuchar este disco. De ahí Chewy recuerda su etapa pubertad y de que asistió al concierto de este álbum, quedando maravillado por la presentación de la banda y de cómo lo llevó a estar dentro de uno de sus álbumes de cabecera. Luego también se ve la explicación de porque Piggy decidió hacer un cover Pink Floyd del tema “Astronomy Domine”, pero esta vez explicado desde la perspectiva de Snake; y así, cosas que marcan especial a esta transmisión en vivo. 



Bueno, vayamos directo al concierto, cada canción del álbum empieza con imágenes de distintos colores y con la misma fuente de letra de su último álbum. Lo cual mezcla la idea de la banda, y de mostrar completamente que son otros tiempos y así empezar con “The Unknown Knows”; con el cual las cervezas ya estaban aseguradas y corear a voz en cuello “Things come and go, This world is droll, All that I know, The Unknown knows"… y con ello escuchar perfectamente los ritmos, tempos y ver que, aunque sea un disco de 32 años de edad, parece uno moderno y hecho hace 5 años. Porque suena mucho mejor que la primera vez y verlo íntegramente es genial, y con esta misma vibra seguir en el ruedo con la homónima del álbum “Nothingface”, y nuevamente cantar toda la canción y la parte con psicosis corearla “Lapse of time, Synchro freeze, Loop rewind, Forward speed” y ver el grado de tecnicismos y progresión que tiene Voïvod en vivo es impresionante, además de ver el trabajo de Chewy, uno de los mejores para seguir los pasos de Piggy y creo que hoy en día es irremplazable.   



"Astronomy Domine (Pink Floyd cover)" es quizá uno de los mejores tributos que una banda metalera puede hacer a Pink Floyd, porque Piggy y Snake, le pusieron el esfuerzo debido y que la canción suene a Voïvod, y eso es lo que me pasó a mí cuando escuche el álbum, no tenía idea de quien era la canción cuando la escuche, pensé que era de los canadienses, hasta que lees los créditos y dice Pink Floyd, pero el efecto de darle ese toque personal hace que las cosas sean geniales, y escuchar la voz de Snake que hasta el día de hoy sigue siendo inconfundible, y hasta este momento los ánimos ya están en los cielos, y solo esperando que entre a la pantalla "Missing Sequences" para romper la ventana y estar en ese pogo personal o movimiento la cabeza a más no poder  con "Down, down, Far underground, Prime spot, Sound, sound, Ten thousand mounds, Live-stock". Acá ya no interesa que estés viendo una retransmisión, o estés pensando que quiero verlos en un concierto, eso ya no interesa, esto es Metal y se disfruta de la mejor manera, con la cervezas y escuchando a todo volumen hasta que el vecino siga golpeando tus paredes. Que se vaya al diablo esta vez (risas).  



"X-Ray Mirror" comienza con una breve entrevista Rocky y la experiencia del disco desde su punto de vista, además de mostrar el poster promocional firmado por Snake y luego un libreto de tablaturas de guitarra y bajo, junto a otras experiencias personales. De ahí empieza una de las canciones más complicadas de todo el álbum, y quizá la que se necesita de bastante concentración, porque los tempos son complicados, pero para la experiencia de Voïvod y la sapiencia de la banda es increíble, es como si se estuviera escuchando la versión del álbum, pero re-amplificada a un nivel moderno, y es aquí que los breves cambios en los efectos le dieron esa actualidad a canciones viejas, pero que suenan como si hubieran sido sacados del último álbum de los canadienses. Luego sigue “Inner Combustion”, manteniendo todo con la misma intensidad y es aquí que las cosas, ya se toman de otra manera y al diablo el mundo, esto Voïvod y no queda más que disfrutar de una presentación impecable, además de distinguir el excelente mezclado de instrumentos, porque si comparamos con la producción de 1989 el bajo no se escucha muy bien en algunas partes, pero es parte de la época, pero ahora la idea de tocar en su estudio les da mucha confianza y al oyente de igual de manera, por eso es que “Light rebounds, Pure neon, I surround, All am I, I am all”.  Y si estas dos canciones complicadas se pueden hacer una vez en vivo, porque no dentro de una gira con todo el álbum. 


Entrando al final del concierto, nos encontramos con “Pre-Ignition”, “Into My Hypercube” y “Sub-Effect”, presentado por Chewy y Away. Cerrando excelentemente esta segunda sesión de Voïvod, y demostrando que, aunque no haya conciertos, esta clase de transmisiones llegan al corazón y nostalgia de aquellos como yo disfrutaron este disco en ese momento y ahora escucharlo en vivo de manera íntegra, es un sueño hecho realidad. Y así como lo dice Chewy, es un disco que le cambio la vida y que lo mostró ante su profesor cuando estaba en la universidad y de como este se asombro de que haya bandas capaces de hacer todo lo que hace una orquesta con solo 4 músicos. 



Terminando, es una obligación ver esta presentación de Voïvod para todo amante de esa época que te trae buenos momentos de nostalgia y que quisieras que vuelvan, pero es solo hasta cierto punto, porque me siento contento con el desarrollo de la banda y escuchar este “Nothingface” (1989) es parte de muchas probabilidades en el futuro de la banda dentro de muchas giras por venir.  Indispensable transmisión, y sino quieres por ese tema que no a las transmisiones y eres de un país donde jamás llegarán, pues sigue así y después no te quejes.  


Lista de Canciones:

1. The Unknown Knows
2. Nothingface
3. Astronomy Domine (Pink Floyd cover)
4. Missing Sequences
5. X-Ray Mirror
6. Inner Combustion
7. Pre-Ignition
8. Into My Hypercube
9. Sub-Effect

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.