Fecha de Lanzamiento: 04 de Junio del 2021 
País de la Banda: Estados Unidos 
Sello: Willowtip Records 
Estilo Musical: Technical Extreme Metal






Siempre me puse a pensar que es lo que tienen en la mente los músicos que residen en Pyrrhon, porque no es algo que puedas entender a la primera escuchada o segunda, sino que tienes que darle un promedio de 10, 15 o más veces para entender a donde va su música, y dentro de este patrón, el proyecto de Stephen Schwegler llamado Seputus. Donde están invitados Doug Moore y Erik Malave de su banda principal, demuestra esta misma clase de insanidad que no puede etiquetarse solo como Black Metal o Death Metal según Encyclopedia Metallum. Porque esto va más allá de esos conceptos que pueden solo muestran el 5% de toda la música de Seputus desde su primera producción “Man Does Not Give” y ahora este “Phantom Indigo”, y el mejor concepto si pensamos en etiquetar su música vendría a ser extreme metal con muchas dosis disonantes, técnicas, cuasi progresivas e inclusive por momentos tener Djent o Noise. Siendo una aglomeración de muchas cosas que tienen un avanzando estudio de la música extrema de muchas vertientes, y eso es lo interesante de Seputus

Man Does Not Give” (2016) fue un disco que me descuadro completamente, porque no pude encontrar la forma clásica de etiquetar su música, diciendo esto se parece a tal banda o tiene este determinado mundo de influencias con un sector de bandas conocidas. Pero no, cada vez que me introducía a su música, era escuchar algo muy personal y de mucho estudio en la música extrema, o como decir ¿Qué carajos es esto? (risas), y obvio que es desde el punto de vista curioso, porque en mi caso, me regreso a mi etapa de estar escuchando por primera vez música extrema, y decir no entiendo esto, pero me quiero adentrar más en su música. Y es así que hoy en día y luego de 5 años de haber escuchado su primera producción, que hasta el día de hoy me parece insana en todo sentido, tengo el agrado de escuchar su segunda larga duración “Phantom Indigo”, y nuevamente la idea de ¿Qué carajos es esto? (risas) viene a la mente y me hizo olvidar su primera producción. Debido a que la banda comienza a jugar nuevamente con las grandes alternativas que tiene su música, y todo empieza desde la portada hecha por Alex Eckman Lawn, quien encaja perfectamente el termino Índigo en sus dos acepciones como la personalidad y con la escala de colores. 


Luego desde que todo empieza con “The Will to Live” la masa musical sin forma comienza a tener esa psicosis de muchos colores con partes disonantes, técnicas, noise y bastante Black Metal, pero que es reforzando con las partes duras de esquemas Death Metal que toman mayor brillo con la voz de Doug Moore, quien nutre a todas las partes de muchas dosis de guturaciones que son toda una delicia para gente que adora que la música extrema no tenga límites. Luego con “The Learned Response”, esta misma sensación comienza a sentirse, pero la adición del bajo con cinco cuerdas es muy evidente, porque le da ese grosor a la música que se necesita, y con esta encajar en muchas partes escalas cuasi progresivas que colinda con esa idea de saturar los parlantes de una manera magistral, llenando cada recoveco con muchas notas y al mismo tiempo con ese sonido de efecto análogo en el pedal que te provee bastante Noise, es posible que en este punto se pueda pensar que no existe reducción de ruido, pero depende de como te guste la música, y si es visceral, en mi caso, yo estoy adicto a su música.

Tautology” es un poco más dura, ya no inclinada a su lado Black Metal, dotando de escalas disonantes y técnicas, donde lo único que se tiene gélido es la guturación, pero a nivel instrumentos, la música comienza a evolucionar en otras cosas, donde el Death Metal ya se aleja cada vez más y notas Djent, Mathcore y Grindcore comienzan a ser las marcas más claras en su ejecución. Luego con “The Forgetting Curve” la idea se pone más alta en las notas, donde los armónicos de juegos de guitarras son una maravilla, porque no encuentran ese usual elemento de una estar notas arriba y otras notas abajo, sino conjugar disonancias a su grado máximo para encontrar frenetismo y psicosis en su música, porque no existe otra manera de describirlo, y con este detalle la idea de estar aceptando lo que se viene en los oídos es lo mejor que puedes hacer, porque de un momento a otro el bajada de notas te hace colindar con ideas renegadas como lo hace Primitive Man en sus canciones.


Deuteragonist” comienza dentro del mismo recorrido de notas altas y de disonantes arpegios, donde la guturación aguda es lo único que puede tener un patrón conocido, ya que por instantes el lado Noise que existe de fondo es realmente impresionante dentro de un marco de notas técnicas y cuasi progresivas que no necesitan ser limpias o con esos momentos para corear, sino que tienen el enfoque de ser sucias, corrosivas y de olores pestilentes en todo momento. Y, por si fuera poco, encontrar un momento Blues y Jazz dentro de toda la canción, es realmente épico que todo esto cambie de rubro tan fácil y no sea algo forzado, sino que sea algo que tus instintos de supervivencia te lleven a conocer más sobre los limites del metal extremo y así conectarte con la canción final del álbum y a la vez homónima “Phantom Indigo”. Que tiene ese empiezo Meshuggah en su música de manera inicial, pero de ahí su ambiente Mathcore y técnico comienza a tomar predominancia junto a su lado Death Metal, e inclusive se podría decir que es música un poco más apegada a los gustos y sabores de personas clásicas, pero solo por segundos, ya que a través de los minutos esto comienza a alejarse sabiamente de lo clásico y te presenta el infierno índigo de Seputus

Phantom Indigo” es un disco muy completo dentro del metal extremo, y lo mejor de todo, se siente que todo esto es creado de manera natural sin necesidad de pensar en limites o parámetros. Solo música bruta, ruidosa y altamente técnica que te motiva al frenetismo con cada canción, sin ver un mañana o un atasco de sensaciones, solo seguir dentro del mar de conceptos musicales y crear una masa musical indescriptible que es muestra clara que los tiempos han cambiado a plenitud, y que después de esto, escuchar bandas como Morbid Angel, Death, Emperor, Mayhem, etc. Pareciera que estuviera escuchando bandas de hace mil años, porque con Seputus me encuentro en un futuro retorcido, horrorífico y de mucho miedo de dar un siguiente paso. 

Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

1. The Will to Live 
2. The Learned Response
3. Tautology 
4. The Forgetting Curve
5. Deuteragonist
6. Phantom Indigo

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.