Fecha de Lanzamiento: 23 de Octubre del 2020 
País de la Banda: Estados Unidos 
Sello: Metal Blade Records
Estilo Musical: Heavy Metal






Hoy en día la idea de revivir el pasado y seguir royendo el mismo riff infinitas veces dentro de muchos nombres y álbumes, pues se ha vuelto una idea costumbrista dentro del Heavy Metal a nivel general en estos días, porque a muchos nos gustaría regresar a aquella época donde comenzaste con cintas de la época, revistas metaleras que te estaban informando sobre los por menores de las bandas que te gustaban cada vez más. Siendo ese el punto de estos años, tratar de vivir de la nostalgia y recuerdo de aquellos años, pero eso hoy en día, solo es amarrarse una y otra vez el mismo pasador del mismo zapato, porque la música no vive del recuerdo y tampoco se tiene que esperar que las cosas sigan igual después de estar metido en este estilo después de más de treinta años escuchando este tipo de música. Porque como siempre se menciona en otras reseñas, tenemos que dejar que el estilo crezca con nuevas, medianas y viejas bandas que siguen creando más himnos musicales dentro de todo lo que se conoce de estos, siendo ese el sentido con el cual este octavo álbum de Armored Saint entra a los oídos de manera satisfactoria, porque este “Punching the Sky” es la mejor interpretación del Heavy Metal en este 2020 en su aspecto más básico y conocido, de sonido personal y que solo lo vas a escuchar en esta banda estadounidense, e inclusive se puede llegar a decir que es única en el mundo frente a tanto copia y pega de estilos en los que ellos nacieron con su primer álbum “March of the Saint” (1984). 

Una de las cosas más interesantes de Armored Saint, es que han vivido casi todas las décadas dentro del Heavy Metal, y aunque se hayan desunido dos veces en toda su carrera musical, esto refleja la idea y crecimiento en cada regreso que tuvo desde aquel “March of the Saint” (1984), donde eran mucho más clásicos en su música y se adaptaron al común denominador de bandas emergentes de aquellos años. Además, que con esa idea estos estadounidenses lanzaron cuatro álbumes sacados del mismo tintero y con esos elementos Heavies clásicos que todo amante del estilo adora, además de siempre estar influenciados por la corriente inglesa, pero de ahí la banda decide dar un paso al costado de ese sonido y el 2000 regresar con “Revelation”. Con el cual su sonido ya estaba diferido al que se conocía como Heavy Metal tradicional y tenía elementos groove por momentos y mucho más melódicos que en discos previos, demostrando que su primera desunión les limpio la cabeza completamente y que John Bush había dado un gran salto como vocalista en ese álbum, que ya no estaba con una afinación aguda, sino tenía un detalle de timbre personal que lo hacía original. Entonces, para su segundo regreso ellos deciden adoptar esta idea y colocarle algunos riffs thrashers en su música que tuvieron como esfuerzos los álbumes siguientes como; “La Raza” (2010) y “Win Hands Down” (2015), los cuales ya tenían ese sutil cambio en sus composiciones que los colocaba dentro de otra flor de bandas que estaban mejorando con los años, y así llegar hasta este “Punching the Sky”. Con el cual sobrepasan toda expectativa que se tenía y que demuestran que no tienen la necesidad de beber de cosas viejas para ser original en su manera de hacer Heavy Metal, e inclusive se podría estar hablando de la única que tiene matriz personal después de más de cuarenta años del nacimiento del Heavy Metal tradicional como se conocía. 


Punching the Sky” es un disco directo a lo que quieres, ritmos pegajosos, ritmos que se te quedan en la cabeza desde el primero segundo, sin olvidar que las dos primeras canciones de este álbum fueron los sencillos publicados en todas las redes sociales y de nombres “Standing on the Shoulders of Giants” y “End of the Attention Span”, los cuales te sirven de base para ir a la plataforma de Metal Blade y comprarte la versión que desees en físico de este nuevo álbum. Ya que la banda a encontrando la manera de sazonar su música con conceptos groove, con sus elementos Heavy Metal de corte inglés y al final darle a base de pequeños detalles, lo que necesitaba esta banda para terminar de crear algo innovador en su música y que otras bandas a pesar de haberse escuchado todos los discos de Iron Maiden, Judas Priest, King Diamon, Angel Witch y demás bandas de esa época. Siguen copiando al pie de la letra lo que paso con esas bandas y no quieren salir de esa zona de comodidad que, por cierto, hoy en día es una de las más aburridas de escuchar, porque parece que estuviera escuchando por 500ava vez un disco de las bandas mencionadas. Entonces, el éxito de Armored Saint es haberle dado vuelta a su propia esencia del 2000, incluir algunos elementos tharshers (de pequeños detalles) y al final colocarle incluirle esa matriz 80s que siempre tuvo su música; para sí encontrar algo personal y que deberían hacer muchas bandas en vez de solo copiar y pegar lo que les gusto de niños o jóvenes. De ahí con “Bubble” y “My Jurisdiction”, las cosas se ponen mejores y la voz de John Bush es increíblemente buena, esa idea semi raspada en su voz con elementos rockers que se disuaden entre el vaivén de ritmos pesados rockers con lo duro de su música, es de lo mejor, y sin olvidar el bajo de Joey Vera en la introducción de la segunda canción, de lo mejor y sencillo que encontrarás en todo el álbum. 

Do Wrong to None” y “Lone Wolf”, son los siguientes a reproducirse en los parlantes donde la contundente ejecución en batería de Gonzo Sandoval que colinda con los armónicos y bases rítmicas de Phil Sandoval y Jeff Duncan son de lo mejor. Sazonando con detalles sensuales en los riffs pequeños, porque luego con la segunda canción mencionada, la matriz inglesa comienza a ser un poco más evidente, pero eso varia cuando a esa misma sintonía de notas le colocan su parte Hard Rock. Luego se tiene “Missile to Gun”, manteniendo en parte su lado Hard Rock, pero con ciertas dosis metaleras que debe de tener siempre este estilo y cantar a voz en cuello “Missile to Gun”, además de mencionar las yuxtaposiciones de ambos guitarras para tener armónicos muy buenos en riffs sencillos. De ahí con “Fly in the Ointment” las cosas se ponen más clásicas en su música y todo el ambiente trae viejos recuerdos como de su EP inicial “Armored Saint” (1983), con sintonías más calmados y para darle el momento relajado al disco que de por si ya estaba prendido desde el inicio, pero eso no significa que la sensación termine, sino que prefieren darle ese momento cuasi pensativo para que tomes un descanso de los ritmos y encuentres ese detalle que te agrada de Armored Saint. Luego con “Bark, No Bite”, la idea Iron Maiden-esca en instantes se apodera de la música de los estadounidenses, pero ahí va la creatividad de la banda, de solo tomar un segundo de sus influencias y de ahí empezar otro camino dirigido a muchas otras corrientes musicales mencionadas anteriormente que terminan despuntándose en “Unfair”, que tiene hasta partes alternativas que asientan muy bien en segundos dentro de sus ritmos. 


Terminando este “Punching the Sky” nos encontramos con “Never You Fret”, otra que esta mucho más atada a la primera época de la banda, pero a estas alturas ya da igual, porque el álbum ya es un trallazo completo de pies a cabeza que no tiene pierde en ningún instante. Con canciones bien selecciones y que cumplen la idea de presentar algo fresco en la banda, aprovechando todas sus etapas y reingresos musicales para encontrar un álbum muy bueno en todo sentido, que estoy seguro no defraudará a ningún amante del Heavy Metal clásico, y si lo hace, pues mejor te recomiendo escuchar reguetón y te quedes ahí bailando con tus polos metaleros, porque ahí será el único lugar donde resaltarás como metalero.

Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

1. Standing on the Shoulders of Giants
2. End of the Attention Spam
3. Bubble 
4. My Jurisdiction
5. Do Wrong to None
6. Lone Wolf
7. Missile to Gun
8. Fly in the Ointment
9. Bark, No Bite
10. Unfair
11. Never You Fret

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.