Fecha de Lanzamiento: 31 de Enero del 2020
País de la Banda: Austria
Sello: Napalm Records
Estilo Musical: Symphonyc / Progressive Power Metal









"The Divine Wings of Tragedy" (1996) probablemente sea uno de los álbumes más importante dentro del movimiento Power Metal con bastantes dosis de metal progresivo, de ahí en adelante salieron  un sinfín de bandas y álbumes que nutrieron más el estilo, algunos colocando más Power a su música y otras que comenzaron a ampliarla aún más con escenarios sinfónicos, provistas de teclados y  parajes sacados de alguna película fantástica como "Die unendliche Geschichte" (1994)  o más comúnmente conocida en Latinoamerica como "La Historia Sin Fin". Encontrando música que inspira en todo sentido cualquier tipo de situación triste o gris en la que uno se encuentre; siendo que llegamos a los austriacos de Serenity, banda que tiene elementos de todo lo mencionado en su música, ya que con cada disco siempre supieron mantener un balance entre su influencia y otros dotes musicales que ya son implícitos en el estilo que ellos pregonan con sus siete álbumes en estudio, incluyendo este "The Last Knight". El cual como se va mencionado, es lo que se conoce de una banda del estilo, música que te va a levantar el animo con cada nota de su música y se queda ahí para que no te preocupes de nada, solo relajarte al escuchar los más de cuarenta y siente minutos que contiene el álbum.

 "The Last Knight" en comparación de sus discos pasados presentan una formula mucho más sinfónica, que se aleja de lo progresivo que alguna vez trataron de mostrar a su audiencia,  quizá no con el hecho de hacerlo más digerible o mucha más comercial, sino con el hecho de poder tener canciones que como se dijo en el primer párrafo, inspiren en todo sentido lo que estés viviendo, y es ahí que la banda tiene mucho éxito. Porque ya no quieren complicarse, solo que los fanáticos sientan buenos sentimientos en su música y basta con mirar la caratula de este nuevo álbum, debido a que es la vida y obra del emperador romano Maximiliano I, tratando de transformar el álbum en una opera lírica que demuestra bastantes sensaciones de este emperador. Donde se acota que esta idea resulta en muchos sentidos trillada, porque muchas bandas lo hicieron en su momento, barajando muchos recursos musicales e invitados de colección que ayudaron a hacer de una vida y obra de un jefe romano algo mucho más interesante. Siendo uno de los mejores ejemplos, lo hecho por los canadienses de Ex Deo, quienes basan completamente su idea en esta idea romana y sobre la importancia que tuvo todo este basto imperio en eras añejas para la historia humana. Entonces, desde ahí las cosas ya se toman de punto de vista y con otro matiz metalero, por lo cual este "The Last Knight" solo apila tener una buena presentación visual hasta el momento. 


Quizá muchos lleguen a decir que se puede seguir haciendo brillar un metal mientras lo mantengas con los cuidados necesarios, y es así que por un instante este "The Last Knight" se puede tomar, pero a medida que las cosas se presentan desde la homonimia del disco "The Last Knight", la música que se escucha en los parlantes es más de lo mismo de la banda y con una esencia mucho más sinfónica, para darle ese corte de un opera metal, lo cual puede llegar a sonar por momentos interesante como en "Invictus", donde se ponen la camiseta Power Metal y todas sus secuencias ayudan a construir un disco interesante por instantes, pero es ahí que al tratar de hacer las cosas correctas, es que Serenity peca con tener muy presente que los coros van a hacer lo que mueve el molino de la banda; y de ahí seguir con "Set the World on Fire". Canción que reencarna los mejores momentos de Pagan's Mind, Virtuocity, Adagio y le coloca su saborcito sinfónico melódico y pegajoso que te ayuda a entender a la banda. Y justo cuando las cosas estaban mejorando, Serenity se vuelve muy predecible a partir de "Keeper of the Knights", con esa formula de esquemas A donde la voz toma protagonismo, luego el esquema B provisto de bastantes riffs alegres y termina con un fondo sinfónico. Siendo lo más interesante el riff inicial con aroma japones que ayuda a que sea distinto un poco el tema, el cual ensalza toda la canción con los teclados para los coros. 



Bueno, las cosas continúan del mismo modo en "Souls and Sins" y se siente el abuso de su zona de comodidad en la banda, porque lo que se viene no termina de despegar, sintiendo como que la banda trato de hacer la vida de este emperador, con unos sentimientos sufridos, porque de ahí con "My Kingdom Comes". Estos austriacos no dejan de poner melosos y seguir con esa formula que si hubiera hecha por ellos en los 90s, tendría que pulirse muchas cosas, pero ahora usar esa formula, habiendo transcurrido bastantes álbumes en su estilo, pues no debieron conformarse con ese sentimiento, ya que lo se viene después en "Queen of Avalon", "My Farewell", "Down to Hell", "Wings of Pridex" y la final "Call to Arms", no enriquecen en ningún sentido el potencial que la banda mostró en "Codex Atlanticus" (2016). Haciendo desistir en todo sentido lo que se vendrá con la banda y tratar de beber del mismo esquema una y otra vez, no los va a posicionar como una banda que presenta algo interesante, sino una banda que sigue en su terco camino de producir álbumes cada cierto tiempo para seguir vivo y no decir nada en ellos. Si eres amante de este estilo musical, pues este discos moverá tu cuello, caso que no lo veas así, pues dirás, siguiente por favor.   

Calificación: 5 / 10

Lista de Canciones:

1. The Last Knight 
2. Invictus
3. Set the World on Fire
4. Keeper of the Knights
5. Souls and Sins
6. My Kingdom Comes
7. Queen of Avalon 
8. My Farewell  
9. Down to Hell  
10. Wings of Pridex 
11. Call to Arms

Páginas Oficiales:


Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.