Halloween party ideas 2015
Mostrando entradas con la etiqueta Crónicas. Mostrar todas las entradas

Redacción y fotos por Diego Oregón

Dentro del Perú, poco se conoce de la música sanmartinense y mucho menos de la escena de metal tarapotina. Pero hay bandas impresionantes en esta parte de la Amazonía que merecen ser escuchadas. Artistas que llevan décadas produciendo material de calidad, y es por eso que nos alegra compartirles que desde ahora se empezarán a cubrir los conciertos de metal de esta región para Dargedik, web con 18 años dedicados a difundir el metal peruano.

El último sábado 24 de febrero, cuatro bandas metaleras tarapotinas fueron convocadas por primera vez en el año para participar en el evento realizado en el centro de Tarapoto, Storm of Metal vol. III. Los encargados de abrir el evento a las 10pm, fueron Visser, banda de Thrash que vuelve a reunirse luego de varios años inactivos. Los integrantes son Koky en el micrófono, Gaspar en la batería, Caníbal en la guitarra y Apu en el bajo. Ellos demostraron que tienen lo necesario para hacer retumbar el bar Black Dog, que ya estaba empezando a llenarse .


El sonido de la batería con un estilo rosando el crossover y unas voces guturales que motivaban a sacudir la cabeza. Las canciones que destacaron fueron Resistencia, Prejuicio Maquillado y Elije a tu Verdugo. Destacando mensajes críticos a la sociedad y el sistema degenerativo.

La segunda banda en presentarse fue Chanka, famosos por acuñar el término de Metal Amazónico, justamente por agregar elementos sonoros y temáticas regionales a sus composiciones. Ese inicio con el intro de Simbolyc/Pull the Plug de Death, sorprendió gratamente a varios. Afortunadamente, vuelven a los escenarios luego de haber perdido a su bajista por motivos de viaje. Sus integrantes Marco Medina en la guitarra, Sergio Torres en las voces, Sergio Santamaria en la batería y Apu en el bajo saben lo que es mantener la esencia Thrash.


Los temas que más destacaron fueron Runa Mula, Ayahuasca, Nativo y finalmente Chullachaqui, momento en que frente al escenario se bailó pandilla en ronda acabando en un pogo. Se notaban algunas influencias de Napalm Death y Kreator.

Cerca a medianoche, entra al escenario Pervertor con un intro de la vieja escuela Posesión para reventar todo con su death metal oscuro. Fue un espectáculo brutal ver a tanto público local e internacional destruirse en la catarsis. La gente estaba muy empilada y no paraba de sacudir la cabeza, dar empujones y resonar con los guturales de la cantante Vivian de Pucallpa.

Excelente poder escuchar algo de su nuevo material ‘Ritual’, que suena bastante chacal e incluye un solo de guitarra desquiciado.

Finalmente, la noche terminó con Despertar, trio de Heavy Metal que tocó algo más clásico y demostró su aprecio por los riffs de Black Sabbath y Ángeles del Infierno. A pesar de los problemas técnicos presentados, la camaradería entre músicos apareció y se hizo lo posible por solucionar los inconvenientes.

En resumen, fue una noche para el recuerdo, por la calidad de músicos, el público de varias generaciones viviéndola, el local adecuado y el metal regional que se mantiene vivo gracias al apoyo de los mismos metaleros.




Vio-lence y Exhorder fue realmente un contraste de dos tipos de thrash metal únicos que faltaban vivirlos en Lima Perú.

Antes del ingreso, la urgencia de libar unas heladas antes de ingresar al Festiva era inevitable debido a este calor y bochorno veraniego limeño , de hecho desde afuera del local hubo demasiada gente que estaba ansiosa por ver por primera vez a estas dos leyendas del thrash metal. La vereda de la Av. Alfonso Ugarte era un anticipo de lo que sucedería adentro. Cervezas por montones para una buena previa, y es que la tremenda temperatura de la ciudad de Lima lo ameritaba.  

Luego de su previa refrescada, que ya se ha convertido en casi un ritual previo a los eventos, se ingreso al local donde ya las dos bandas peruanas, Infernal Noise y Distruptor, habían hecho su trabajo de calentar motores. Pero ahora era el turno de esa dupla thrashera en un tour al que denominaron "Thrasher Attack Tour".


El turno en arrancar fueron los Exhorder dónde particularmente había escuchado poco de ellos pero de por si engancharon con un público que en su totalidad estaban ansiosos de como sonarían en vivo. Y sin tapujos Exhorder demostró vitalidad donde su vocalista Kyle Thomas,  único miembro fundador de aquel disco 'Slaughter in the Vatican" fue  prácticamente el punche del setlist
Todos los presentes gozando del pogo que no dejaba de parar, y que decir de las gotas de sudor que a cada rato se esparcía en el Festiva. El thrash metal de esta banda esta muy alejado de esos comentarios que decían que es Grove Metal, al contrario de ello, esta banda respiraba thrash metal sobre todo en la potencia del bajo que repuntaba y vibraba a cada nota. Cabe destacar que los nuevos temas como "Year of The goat" y "Forever and Beyond Love" están a tope con la frescura total del genero mas veloz y agresivo y muy aparte la calidad de los integrantes que siempre mantuvieron la conexión con el público.

Pasadas las 10 de la noche era el turno de Vio-lence, su vocalista Sean Killian emergió con una indumentaria casi elegante con pantalón y camisa de vestir salvo por un chaleco que curiosamente me llamó la atención por los parches de Behemot al igual que de su bajista. Algo no muy común en los vocalistas de thrash metal, recibiendo la ovación de los presentes, siendo esta banda la más esperada por un público que solo ansiaba subirse en el infierno centrado en el festival. Mención aparte fue la presencia de Phil Demmel responsable de dar doble uso a las guitarras y aparte estar en los ojos de los presentes por la ya escurridiza noticia de que será parte de la nueva banda de Kerry King


Vio-lence no paró desde su arranque con Eternal Nightmare seguido de los clásicos de ese potente y disco de culto del mismo nombre. Su vocalista dio la talla manteniendo esa fuerza en las voces y ese estilo de cantar que se organizo su propio show de forma paralela a lo que regía la música de Vio-lence.
 El público brindaba respuesta inmediata y no desperdiciaba cada estruendo para volcarse al remolino del pogo. A estas alturas el sudor ya pasaba factura. Vio-lence en el intermedio presentaba a sus integrantes y eso hacía más que llevarse los aplausos a cada uno de estos personajes que se convertían en un sueño hecho realidad. ¿Alguien se imaginaba tener a esta dupla en Lima? No, es verdad. Por eso los presentes no perdían tiempo y hasta llevaron sus vinilos para la firma y una de ellas casi voló por el escenario. Valga satán como quedó la tapa de ese vinilo.

Para el cierre Vio-lence tenía una sorpresa, y es que llaman a Kyle Thomas de Exhorder para interpretar en conjunto un cover a Dead Kennedy y esto me acordó como es la cercanía del punk y el thrash. Dónde sonó muy bien ' California Uber Alles" y para finalmente catapultarnos con World in a World.

Sin dudas está dupla de thrash metal difiere totalmente con las ya antes vistas en Lima, como la del año pasado con Testament y Kreator. Está unión de ambas bandas se sintió más metida al underground con una logística humilde pero que ambas bandas lo realizaron con pasión y ganas de hacer thrash metal. 

Además sumarle esa magia de dos clásicos del thrash metal que faltaban en Lima como son: el  "Slaughter in the Vatican" de Exhorder y el "Eternal Nightmare" de Vio-lence


En resumen, fue una noche de pura energía y potencia thrash metal, con dos bandas legendarias que demostraron por qué son consideradas iconos del género. El público peruano disfrutó de un espectáculo único, donde la pasión por la música y la conexión con las bandas se hicieron evidentes. Sin duda, fue un evento que quedará grabado en la memoria de todos los asistentes, y que demostró que el thrash metal sigue vivo y fuerte en Lima, gracias a Danger Steel Prod. por el gran reto y la apuesta por el metal underground.










Performance en Lima de ambas bandas:
 




La noche del pasado martes 5 de diciembre, en el Yield Bar del Centro de Lima, quedará grabada por siempre como uno de los mejores conciertos del año 2023. No solo por el tremendo show que nos regaló Riot City aquel día, ya que también tuvo mucho que ver la incertidumbre generada por la cancelación del 'Life After Death Horror Fest', lo que preocupó a más de uno ante la posibilidad de que toda la gira sudamericana se viniera abajo. Por suerte esto no sucedió y rápidamente la nueva fecha en México fue reagendada, con lo cual el tour pudo continuar como estaba previsto. Pasado este primer susto la expectación creció hasta volverse locura, pasión y destrucción. En las páginas especializadas todo el mundo hablaba de ello debatiendo intensamente: ¿los canadienses caerán abatidos por el soroche juliaqueño a pesar de venir de una tierra más fría que el poto de un pingüino? o ¿los asistentes de Uriah Heep podrán dobletear entre ambos conciertos sin utilizar la teletransportación?, todas estás interrogantes estaban a la orden del día y a cada minuto la expectativa iba creciendo. Finalmente llegó el día y  emprendí rumbo al local, no sin antes hacer las previas necesarias para ir calentando motores, y sobre todo garganta, así que me puse a libar alrededor de la Plaza San Martin, rodeado de todos esos habitantes de la noche que pululan por ese lugar.



Ya entrada la noche pude ver a los primeros mutantes que iban llegando, es más, hasta se formó una aglomeración en la entrada del local. Al acercarme grata fue mi sorpresa al ver a Jake Gracie compartiendo tiempo con los fanáticos peruanos, ¡pero no solo fue él!, otros miembros estaban presentes demostrando también su humildad y cariño para con sus oyentes, firmaban discos, se tomaban fotos y accedían a grabar videos a cualquiera que se lo pidiese. Después de esto se despidieron  para volver al local, así que aproveche para terminar mis ultimas cervezas y hacer mi cola respectiva. Mis ansias estaban a tope y tampoco
 quería perderme de las dos bandas teloneras: GARROTE y HYENA. La experiencia vivida con estas dos agrupaciones peruanas me transmitieron calma y tranquilidad, ‘las cosas marchan bien’, me dije a mi mismo con esa ilusión de que esto se mantenga así por más tiempo y que la escena tenga buenos representantes que den la cara por la movida nacional. La primera función fue a cargo de la banda de heavy metal GARROTE con su poderoso tema El ocaso de los Chancas’ y culminando con ‘La Agonía del guerrero, canciones que apalancaron el primer empuje para el heabanding de los asistentes. Ya el nombre de esta banda se está posicionando en la mente de los fanáticos del heavy en el Perú, siendo muy reclamado el lanzamiento de su primera producción, la cual estoy seguro estará en la mira de diferentes sellos sudamericanos. Luego entró un conjunto de raíces arraigadas en el heavy/speed de la vieja escuela, con un ascenso meteórico a la par de un reconocimiento internacional, les hablo de HYENA, conformada por Diego Valdivia (voz), Alfonzo Espinoza (guitarrista) Leonardo Zelada (batería), Alexander Rojas (bajo), Sergio Silva (guitarra), quienes abrieron su presentación destructiva con el tema ‘The Eternal Zero’ de su EP 'Nightriders'. Ya todos conocen esas armonías de guitarras que son toda una delicia y esa potencia que los hace distintivos, siguiendo con el setlist se hizo un repaso a los temas del EP 'Metal Machine', con unos fills acompañados de punteos de guitarra exquisitos, bien puestos, que hacen que te dispares como un resorte rumbo al pit. La fuerza que transmiten en conjunto es demoledora, tanto es así que sin darme cuenta tenia al mismísimo Jake Gracie (baterista de Riot City) a mi costado, viendo embobado la presentación de los nacionales, ambos nos abrazamos y disfrutamos como si fuéramos viejos amigos que se conocieron en el Nuclear Bar de Quilca. Para cerrar con broche de acero se eligió a la canción 'Keep It True' de su disco 'Live At Sanctuary' como el ultimo fuetazo para azotar al respetable. Como detalle les cuento que, conversando con Jordan Jacobs, me comentaba de su agrado por el sonido del metal sudamericano y en especial por el peruano, ‘tenía un no sé qué’ que no podía explicar con palabras, a lo mejor la mandíbula la tenía demasiado tiesa o tal vez la emoción lo embargaba hasta ese punto, pero lo cierto es que no dejó de documentar ambas presentaciones y brindar elogios.




Ahora sí, lo que todo el mundo estaba esperando: Riot City en escena. Yo para este momento ya estaba como una fiera. Un instinto animal había despertado en mí y tenía que desahogarme si o si con un buen pogo. No sé qué carajos me pasaba, habrá sido la recesión económica, el estrés del trabajo o la chela venía con algún afrodisiaco adicional que me puse recontra ready, así que tome posición justo frente al escenario, antes de que el sonido de una explosión atómica iniciara la presentación de los canadienses, quienes se mostraron con un entusiasmo palpable. La canción The Hunter’ fue la primera, siendo coreada por todos los asistentes, cosa que sorprendió mucho a los músicos. La potencia de la voz de Jacobs es sobrecogedora, poseedor de unos agudos que llegan a destruir tímpanos y bien nivelados al compás de las hachas de las guitarras; por este motivo, es que Steel Riderssonó tan demoledor (ambos temas pueden verlo en la página oficial de DARGEDIK  en Youtube) y las invitaciones para que la gente deje de estar estática y se mueva con el vértigo de esta música electrizante eran lideradas por el vocalista que se iba paseando sobre los amplificadores dándole la mano al público y haciendo contacto directo con sus fanáticos. Cale Savy sabe cómo transmitir esa energía del metal a través de sus cuerdas, es melódico y letal al mismo tiempo. La noche transcurría y se notaba a la felicidad y satisfacción de todos los asistentes que ya iban sudando la gota gorda dentro de un local que iba abarrotando su aforo. Que paja es ver que la gente se entregue en cuerpo y alma a la música sin excusas, solo con la idea de corear, saltar y hacer arengas con una actitud transparente y sin caretas.



                              

El setlist tuvo un total de 13 canciones que incluyeron temas del albumBurn the night’ (2019), el cual es mi disco favorito por cierto, aunque algunos dicen que ‘Electric Elite' (2022) lo supera. De todos modos a mi me daba igual, ya no era dueño de mis movimientos y me iba dejando llevar como hoja al viento por el vendaval deBeyond the Stars’, ‘Ghost of reality’, ‘Warrior of Time’, ‘Paris Nights’ y ‘Burn the Night (uno de los temas que fue bien recibido y ovacionado en el YIELD BARD). Llegaría el turno de mi canción preferida, les hablo de ‘Tyrant’ que fue el clímax de la noche. Escuchar ese estribillo melódico cantado al unisonó por los mutantes fue un espectáculo por si solo, pero lo que hizo que todo el mundo se rindiera ante el ojo del jaguar eléctrico vino con la ovacionada Eye of The Jaguar, repleto de arengas que pusieron en efervescencia al respetable asistente que cayó de rodillas ante estos titanes del heavy speed, ¿Se imaginan que poco a poco lleguen todas estas bandas de la nueva escuela a nuestro país?. Sería una locura ver a Vulture, Cauldron o Traveler.







Los tres últimos temas de Riot City fueron ‘In the Dark’, ‘329’ y ‘Lucky Diamond’ los cuales fueron lapidantes, nos pasaron por encima, nos enterraron y pusieron la gran bota del Heavy Metal sobre nuestra tumba. Pensaba que hasta aquí todo acababa, ¡pero qué va!, claro que no… RIOT CITY nos tenía una tremenda sorpresa guardada e invito a los músicos de HYENA al escenario para cantar todos juntos el clásico ‘See You In Hell’ de los legendarios GRIM REAPER. Todos en el local nos volvimos locos, los mutantes digi-evolucionaron para dar lo mejor de sí en un cierre de antología. 



Agradezco de corazón a la gente de METAL INVADERS Y EL BUNKER HEAVY ROCK, A LAS BANDAS PERUANAS DE GARROTE Y HYENA POR LA ENTREGA INCONDICIONAL PARA CON SU MÚSICA. GRACIAS A RIOT CITY POR DEJARNOS CON ESTE INCREIBLE SENTIMIENTO METALERO, DESEO VOLVER A VERLOS PRONTO Y QUE PUEDAN SER CABEZAS DE CARTEL EN ALGUN FESTIVAL EN NUESTRO PAÍS.


Son pocas veces que uno se puede dar el lujo de apreciar a iconos vivos de la música de toda la vida. Y es que Uriah Heep fue y es uno de los pilares rockeros viviente a la fecha. Además, recuerdos se cruzan por la cabeza con tremendas canciones y más aún los covers de diversas bandas que han hecho una especie de tributo hacia esta banda de culto que allá por los años 70 marco un hito dentro del hard rock y que sirvió para muchas bandas como una referencia de cómo debería sonar un verdadero grupo de rock. En lo que respecta a mí,  Uriah Heep es una de las pocas bandas de rock que son muy preciados, ya que cumple a cabalidad muchos aspectos sonoros de lo que son mis gustos como sentimientos armonía y creatividad. Es por ello que me arrepentí no estar en el María Angola el 2006 cuando se presentaron por primera vez. Pues la noche del martes 05 de diciembre fue una de esas noches donde uno puede decir 'me saque el clavo' y sí que goce internamente cada canción y más aún era inevitable gritar cada clásico como 'Sunrise', ' Free Easy', 'Gypsy' entre otras.  

Bueno el concierto dio inicio un poco más de las 8:30 pm y muchos jóvenes de 50 años para arriba era el común denominador para esa noche, seguramente eran fanáticos de la época dorada de esta banda y a ello se vio muchos acompañados de bellas damas que hacían alarde del gran conocimiento de esta banda originaria en Londres, Inglaterra. También tuvimos varios jóvenes menores de cuarenta años impartiendo su vitoreada a la hora de corear cada segundo de las canciones sobre todo de los himnos que sonaron fenomenal.

Debo decir que Uriah Heep al mando Mick Box, único miembro original, lucio carismático toda la noche, la sonrisa no le era ajena y con gestos de agradecimiento hacía sumergirnos a glorias hechas por la banda, una voz impactante la de Bernie Shaw que no escatimo en elevarnos el volumen cuando él lo requería, Canción como 'Juli Morning' hizo abrir la boca a todos para navegar junto a la canción que para mí fue lo más glorioso de la noche. 
Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep
El  setlist  estuvo  variado y tuvo una primera parte con temas menos comerciales  para luego en una segunda parte sorprendernos con clásicos de clásicos que prácticamente la banda nos metió al bolsillo.  El publico siempre pilas coreando y gozando con temas que marcaron una época. El local y las luces jugaron un papel importante porque resaltaron a la banda y pesar de que la pantalla de fondo no pintase el logo de Uriah Heep,  no importaba, ya que la música nos envolvía y envolvía y más aún los teclados de Phil Lazon que nos hacía viajar a las respectivas épocas doradas de eso videoclip donde curiosamente no se tocaron los temas de su último disco 'Chaos & Colour' más bien tuvimos un resalte lo mejorcito de la banda, a pesar de que faltaron algunos temas insignes, quedamos complacidos con el cierre final con un Mick Box con la guitarra acústica para cautivarnos con 'Lady in Black' que fue coreado hasta perder la voz y como si eso fuera poco Uriah Heep nos tenía preparado un cierre que complació a los más de 400 personas que se dieron cita en el teatro Legui de Lima. 'The Hanging Tree' y  el super hit 'Easy Living' que dejo una sonrisa de oreja a oreja en todos.
La banda fue tan humilde que tras finalizar el concierto y en pleno escenario le firmo el vinilo a uno de sus acalorados fans que de seguro nunca jamás lo olvidará. Al igual que a todos los que tuvimos allí. 

Probablemente este sea el último concierto que Uriah Heep de en nuestro país, pero esperemos que no, ya que se le ve en mejor forma y con muchas energías en el escenario. Quizás Atenea, la productora del país sureño se atreva a convocarlos una vez mas en su próxima gira. Aun así, se les agradece este acontecimiento histórico que han dejado en Lima con una producción mas que destacable.


Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep Uriah Heep

 


Una vez más Primal Fear se metió al público al bolsillo. No en vano hicieron la promesa de dar ese 120% de todo su potencial, y "a lo dicho hecho" porque literalmente la ciudad fue remecida por esta maquinaria de heavy metal al estilo alemán, con ese toque de distinción muy acentuado, y que a pesar de contener un gran tonelaje sobre sus ejes, se muestra versátil para dar contrapeso a su música optando por  avezadas maniobras dentro de los terrenos del hard rock, power metal o incluso sobre el Aor, cuando quieren mostrar las múltiples caras de esa misma moneda. 



Todo esto fue el regocijo de un selecto público limeño que disfrutó a lo grande el pasado martes 07 de noviembre en el Teatro Leguía. Aún tenemos latente el recuerdo de aquel Lima Metal Fest del 2016 dónde la expectativa era gozar de la efervescencia del power metal en todo su esplendor, pero a diferencia de aquella noche; hoy se pudo disfrutar del extenso abanico vocal del queridísimo Ralf Shchepper, quien encierra una capacidad superdotada para jugar con su diafragma, pero antes de ir con el plato fuerte de la velada tenemos que mencionar a los teloneros del evento, los cuales dieron presentaciones muy destacables como es el caso de Contracara, quienes poco a poco van expandiendo su círculo de influencia en cada lugar donde se presentan. Son varios los banger’s que los reconocen y están atentos a cada actualización de la banda. Esto demuestra que el populorum está hambriento de heavy metal y que solo se debe de encontrar la mejor manera de llegar a ellos, por otro lado; Metal Crucifier fue más incisivo en ese aspecto, su embestida era perfecta para calentar los músculos, aunque la mayoría de asistentes no se animaban a despabilar sus ánimos, aun así Metal Crucifier se llevó palmas de varios de los presentes que supieron reconocer el esfuerzo desplegado. 



Siendo las 10 de la noche, el intro que recorre toda la gira denominada Code Red se hace presente, y los riffs explosivos entran en una crecida intempestiva que te impacta de lleno en la cara, uno a uno los mejores temas de su discografía van llegando a nosotros, primero ‘Chainbreaker’ y el sonido que iba acomodándose mientras que los guitarristas Tom Naumann y Alex Beyrodt encontraban su mejor ángulo para zambullirse en un clavado maldito dentro de ese torrente de cascadas eléctricas que surcaban nuestros oídos. Ralf Shchepper es todo un caballero por como pisa el escenario, en como interactúa con el público y brinda sinceras muestras de respeto. Es un tipo que ha pasado muchas transiciones y que aún permanece entero a pesar del tiempo transcurrido desde su faceta power metal con Gamma Ray hasta hoy. Estas cualidades siguen perennes como lo demuestra Rollercoaster’ o ‘The World is on Fire, dos temas al rojo vivo que sacan a relucir lo mejor del poderío alemán, ambos recibidos con cierta efusividad a pesar de que el pogo seguía siendo un tema pendiente. El sonido conforme iba avanzando encontraba un punto óptimo, posiblemente debido a la buena mano del sonidista que al parecer era parte del staff de Primal Fear, así que por intuición o por maña, sabía bien que hilos mover para que todo quede sincronizado en el menor tiempo posible, de esta manera Deep in the Night’ yFace the Emptiness’ se llevaron gritos eufóricos de una afición que no podía creer que estas canciones no solo sonaban idénticas a los discos de estudio, increíblemente se escuchaban mejor. 



Cabe mencionar la ausencia del bajista Mat Sinner, miembro clásico que sufrió de múltiples adversidades que lo han mantenido alejado de la banda, por ahora su reemplazo es Alex Jansen, quien se maneja bien dentro del grupo, ganándose al púlpito con su actitud elocuente y ese estilacho punkie para rasguear con su plumilla las cuerdas del bajo, por su lado Alexander Beyrodt se mantuvo firmemente concentrado en sacarle el máximo provecho a su guitarra, no se le veía con ganas de detenerse hasta sudar la última gota, al igual que Tom Naumann, que para mí criterio personal es un tipazo. Siempre te recibe con una sonrisa y te hace sentir como su igual, así le hagas preguntas tontas el todo se lo toma con gracia y no duda en dedicarte un espacio de su tiempo sin dar señales de incomodidad. Lo que tiene de humildad es directamente proporcional a su talento, más que un guitarrista es un niño jugando a ser guitar hero. En su rostro se ve reflejado el placer que le produce su trabajo y eso se nota a leguas. 


Si bien el concierto ya tenia buen rato de haber comenzado, algunos asistentes aún se mostraban fríos, por momentos cierto puñado de fanáticos intentaba mansamente mover a las masas sin lograr prosperar con su iniciativa,  habrían otros intentos más conforme avanzaba un setlist enfocado primero en complacer a la hinchada de antaño, para luego repasar la nueva hornada de temas recientes conAnother Hero’ de su última producción o ‘Hear me Calling’ del disco Metal Commando”. La noche entraba en su mejor momento y la máquina seguía rugiendo con los clásicosThe End is Near’, ‘Metal Is Forever’ y Final embrace’. Daba gusto ver cómo en esta ocasión Primal Fear se encontraba más cerca a nosotros con esa disposición a establecer contacto, esa actitud frontal para acercarse y saludar a la primera fila de mutantes que esperaban ansiosos la oportunidad de hacerse con un mínimo recuerdo del espectáculo, una púa, una baqueta o un simple choque de manos era suficiente para llenar el baúl de los recuerdos preciados para ellos. Después de una despedida, y tras un breve respiro, se alzan con la bandera peruana pegada al pecho como un gesto de cortesía con el país anfitrión, lo que fue correspondido con un prolongado vitoreo que los  catapultaría a seguir en carrera con Angel in Black’ y ‘Running in the Dust’ en un cierre final de antología.



Todo encajó mágicamente y Primal Fear lo supo aprovechar a su favor, fuimos testigos del brillo que reluce en esa armazón fundida en acero que recubre una carrera entera dedicada a predicar el heavy metal con un tesón contundente. Todos los integrantes cumplieron lo que pregonaron, y ese 120% de entrega se multiplicó exponencialmente para escalonar el arduo camino que forja a los guerreros que merecen ser promovidos como leyendas por sus desvividas muestras de lealtad para con esta música. Sin más me despido agradeciendo la extensa labor de la productora local Xaria Music que sigue infatigable apostando por la calidad, lo que por supuesto le acarrea muchos elogios por esa dedicación que le ponen, cumpliendo a cabalidad el horario prometido, preocupándose por acondicionar un lugar cómodo para todos, y por esa hospitalidad hacia la banda que en todo momento se mostr
ó agradecida. ¡Mis felicitaciones y que el heavy metal nunca deje de rugir mutantes!





 


No necesitas ser un genio para comprender la curva que el death metal ha trazado desde los años ochenta hasta el día de hoy, son tres décadas de ramificaciones, cada una con sus peculiares atmósferas, argumentos narrativos y técnicas convertidas en enfermas exhibiciones que buscan inflingirnos los suplicios por los que ha pasado este género durante sus múltiples encarnaciones; y es justamente esto lo que  hemos vivido en carne viva el pasado 02 de noviembre en el teatro Kantaro del Centro de Lima, fecha pactada para la presentación de Obscura y I am Morbid en la capital. Como se comentó en algún momento en la web, fue el choque de dos potencias incomparablemente destructivas, cada una en su particular forma de hacer metal extremo, y esta es nuestra morbosa y oscura aproximación a una noche en donde el futuro y el pasado se dieron encuentro para colapsar todo a su paso, esto fue Obscura y I am Morbid en Lima.

Obscura

Tener a Obscura en nuestro país es todo un privilegio, son de aquellas bandas que escapan de las miradas oblicuas para contemplar posibilidades fuera de este mundo, se han vuelto los voceros de una nueva era y tenerlos de gira por estas tierras generaba una expectativa tremenda, avivada en parte por los marcos conceptuales desarrollados en todos sus discos y esa virtud técnica que no sabe oponerse a la tentación de encolerizarse cuando le llega el momento. Al fin y al cabo es death metal, y su impacto se basa en eso, en someterte a su brutal pegada. Todos los músicos que han pasado por esta agrupación han sabido captar ese fundamento, manteniendo sintonía con Steffen Kummerer quien constituye la pieza que le da sentido a todo lo que se mueve en Obscura, sin desmerecer el aporte de todos esos monstruos que lo han rodeado continuamente en su camino, y aunque para esta gira la ausencia de Jeroen Thesseling (bajo) y David Diepold (bateria) fue una total sorpresa para mí, no deje de admirar el profesionalismo de los miembros sustitutos que se mostraron a la altura de lo que se esperaba de ellos. 

Con un buen marco de público el concierto de Obscura arrancaría con "Forsaken", y una vez más los puntos oscilantes en la escala prog muestran su lado más hipnotizante, la maestría musical del bajo cede lugar a la criminalidad de la voz de Steffen Kummerer quien trabaja desde el armazón de riffs que suman poder con la regresión entre el estado de gracia melódica y la brutalidad. Sin apenas recuperarnos del impacto, "Emergent Evolution" continuaba la 'masterclass' de estos abanderados del death metal técnico, no obstante; las revoluciones bajarían con "Devoured Usurper" y un tempo medio que eleva esa notoria herencia proveniente de Morbid Angel, tras su término continuaría "Akróasis", seguida por "The Beyond" y la incomparable "Ode to the Sun" una canción que describe al astro rey con un profundo respeto y una sensibilidad que tiende a hacer dignas de compasión aquellas crudezas que se incrustan en nuestros oídos.




Con "Orbital Elements" se obtuvo un momento sublime en el que la melodía  hace que literalmente esta canción  instrumental vibre hasta nuestras fibras más personales, colmando nuestro ser de un estado de gracia subliminal. Esto es lo que hace única a esta banda y es la principal  razón por la que destaca sobre sus contemporáneos, y no es solo eso, porque en el caso de las temáticas que abordan sus letras, hay mucho que elogiar también, es de admirar la manera cómo se utiliza el verso poético para dar sentido a la existencia y todo lo que la rodea, tanto si se contempla desde la inmensidad del cosmos o desde las escalas más reducidas, todo tiene una causa y efecto para esta agrupación que parece encontrarle el significado a lo que permanece invisible ante los ojos mortales. Escuchar atentamente "The Anticosmic Overload" te hace consciente de ello, en tanto que "When Stars Collideesboza tales ideas en una manifestación casi melodramática de que todo está propenso a desaparecer, es aquí donde se luce la sapiencia de unos tipos bregados por la música clásica, y a los que no les tiembla la mano si hay oportunidad de acondicionar novedades como el acompañamiento especialmente limpio en las voces durante el estribillo. Ya bien preparados para la emboscada final, "Septuagint" expande sus tentáculos con ansias de que crucemos sobre su superficie, protuberante y sofisticada, aquel tentador abismo en donde el mundo se divide entre lo real y el anti-cosmos.




Finalmente el set cerraría con un himno que fue recibido por todos los mutantes como si de una revelación divina se tratara, de esta manera "Incarnated" tomaba posesión de todo el recinto para hacerlo volar por los aires con un azaroso circle pit que se acrecentaba a la par que el público se unía a Steffen Kummerer con el canto de este temazo de gran acervo literario. Así concluye la presentación de una banda inmersa en la búsqueda del cambio permanente, incluso cuando el curso de los acontecimientos está en pleno proceso de evolución, Obscura no para de reformular y ampliar sus horizontes más allá de lo que conocemos como death metal.



Galería de Fotos 1:

O1 O2 O3 O4 5O

Setlist

Forsaken
Emergent Evolution
Devoured Usurper
Akróasis
Ode to the Sun
The Beyond
Orbital Elements
The Anticosmic Overload
Ocean Gateways
When Stars Collide
Septuagint
Incarnated




I am Morbid 

Pasada las 10:00 pm, I am Morbid sube al escenario con David Vincent al frente, acompañado por la otra referencia indiscutible para el género, Pete "Commando" Sandoval, ambos vienen con mucha historia a cuestas, son más de 30 años musicalizando las calamidades del mundo, con un tanto de altas y bajas claro está, pero nadie puede negar que ambos saben hacer muy bien su trabajo, por algo no han sentado las bases de esta maldita música del diablo a su antojo. Ellos simplemente movieron los hilos y todo cambio a su alrededor, al ritmo que se les dio la gana y esto por alguna extraña razón sigue dando el mismo resultado, aunque los ciclos se repitan innumerables veces pareciera que una mano negra siempre intercede para que estas canciones no caduquen al oído jamás.



Así comienza "Immortal Rites", blasfemo hasta el tuétano, adecuado para alguien tan dotado para el pensamiento perverso como David Vincent, su voz permanece solida al molde, las descripciones enfermizas y, cabe decir, todas las ficciones logran su cometido. Ya todo el mundo sabe que cuando "Fall From Grace" hace su aparición se sobrepasa lo racional, es un viaje pavoroso dentro de un laberinto de riffs que se canibalizan unos a otros dentro de una hipérbole de rapidez despiadada. Canciones como "Visions From the Dark Side" o "Blessed Are the Sick" tienen la merecida relevancia que se le otorga en la actualidad. Son canciones fundacionales que sacuden, perturban y atormentan sin mediar distinciones, a la vez que se mantiene la dureza de un sonido enfáticamente vibrante. A partir de "Rapture", la gira hace patente su denominación de "30th anniversary of Covenant" generando vapores tenebrosos entre los mutantes que deliran con "Pain Divine", "Vengeance Is Mine", "The Lion's Den", "Sworn to the Black", "Blood on My Hands" entre otros trallazos que iban a ser guardados para la acometida final. Ya es sabido que Bill Hudson ha tomado un papel relevante dentro de una formación que no alberga dudas acerca de sus capacidades, esa misma certeza la comparte el público que reconoce la ardua labor de compilar de manera aguda y magistral todo un legado histórico, impregnándolo hasta cierto punto con su propia personalidad. Del mismo modo Richie Brown ha sabido empaparse del sonido de aquella institución del metal extremo que es Morbid Angel, adecuándose a un estilo complejo del que no puedes titubear ni por un instante si no quieres ser lapidado por una turba endemoniada a la espera del más mínimo error para funarte.



Finalmente no hubo ningún ser vivo que no haya sido tocado por el malditismo de estas aterradoras historias que parecen sacadas de un grimorio secreto, oculto a ojos impávidos, que estoy seguro, no soportarían la vorágine agitada de sonidos extremos acaecidos con "God of Emptiness". La exploración de tempos más lentos y armónicos alcanza su nivel más bajo en esta caída hacia los abismos que culmina con "World of Shit (The Promised Land)". 

No hay nada que objetar, literalmente un cierre así merece el desquiciante desenlace de un pogo descomunal que los traga de un solo bocado, para hundirnos en las entrañas ardientes del mismísimo infierno.



Galería de Fotos 2:

M1 M2 M3 M4 5M M6

 

Setlist

Immortal Rites
Fall From Grace
Visions From the Dark Side
Blessed Are the Sick
Rapture
Pain Divine
Vengeance Is Mine
The Lion's Den
Sworn to the Black
Maze of Torment
Dominate
Where the Slime Live
Blood on My Hands
God of Emptiness
World of Shit (The Promised Land)


De esta forma se dio cierre a un concierto que no puede ser considerado uno más del montón. Aquí no solo se puso en evidencia a lo mejor del death metal en su más variada expresión, hay algo más que rescatar de todo esto, y es la trascendencia que implica vivir el pasado y el presente por un instante. Esa colisión de fuerzas ha sido indudablemente devastadora y estoy seguro que su vibración nos abrirá nuevos caminos a explorar en un futuro. Nada de esto hubiera sido posible sin la dedicación de PMC Shows quienes parecen vivir las mismas fantasías perversas que nosotros. Esperemos que esta iniciativa no acabe nunca porque aún hay muchas abominaciones que esperan ser sacadas del inframundo metálico.


Con la tecnología de Blogger.