Fecha de Lanzamiento: 01 de Setiembre del 2021 
País de la Banda: Canadá 
Sello: Nuclear War Now! Productions 
Estilo Musical: Extreme Metal






Antediluvian junto a Adversarial son las bandas canadienses que me llamaron la atención desde sus primeros álbumes, y en este tema, “Through the Cervix of Hawaah” (2011) es hasta el día de hoy una muestra de porque Canadá tiene ese lado experimental o caótico que en otras partes del mundo no vas a encontrar. Entonces, a 10 años de su primer álbum tenemos su tercera larga duración “The Divine Punishment”, el cual como siempre es un disco difícil de digerir, pero esencialmente envasado en oscuras conjunciones musicales, porque acá la música retrata perfectamente lo que vas a encontrar en poco más de una hora, y si eres persistente en su música, vas a encontrar una joya musical que no amigable al medio auditivo de cualquier persona. Y eso es debido a lo crudo, seco e intrínseco que puede ser su música, pero como lo dije, tienes que darte el tiempo necesario de unas 7 a 8 hrs para entender lo que la banda quiere dar a entender. 

The Divine Punishment” es quizá el mejor nombre que pude encontrar para un álbum, y de como este encaja perfectamente con la idea musical de Antediluvian. Porque todo ese caos, sonidos experimentales con cosas oscuras y lúgubres que tiene ese fondo extremo que puede colindar con el Death Metal o Black Metal, es quizá lo más llamativo de la música de estos canadienses, y así como hice la reseña de Act of Denial y decía que la banda no tiene nada de propio y todo es la gloria de Soilwork en determinados álbumes, existen bandas como Antediluvian que no necesitan tener un precedente y solo quieren hacer metal extremo a su estilo y sin necesidad de ver el pasado o decir que ciertas partes se parecen a algunas bandas. Y claro, si existe algún reconocimiento sudamericano en muchas canciones, pero también existe esa matriz que solo la vas encontrar en Antediluvian para hacer las cosas más horribles o malvadas. Y ese es el punto a favor que tiene todo el álbum, porque como lo dije, muchas veces te da ese sonido crudo o chusco en los instrumentos, y especialmente en la batería de Mars Sekhmet, que pareciera mal mezclada, pero no, cuando escuchas más de una hora de pura locura, dices que esto es a propósito y es ahí que la curiosidad crece con cada nueva escuchada de este tercer álbum. 


Desde que todo empieza con “Obscene Pornography Manifests in the Divine Universal Consciousness”, y el ruido blanco de los parlantes se va presentando con una voz distorsionada, como si alguna entidad divina te estuviera hablando y luego la música comienza con ese ambiente sepulcral en las guitarras que poco a poco te dan ese enfoque de estar ante un álbum conceptual, y vaya que así lo es, según lo que se converso en la entrevista con Haasiophis. Porque avanza lento los ritmos, pero ya tienen un ambiente terrorífico que al final terminan explotando caóticamente. Luego con “All Along the Sigils Deep”, la barbarie musical sigue presente y la música se pone cada vez más aberrante y grotesca, donde algunos solos de guitarra son como gritos desoladores en medio de la inmensa bulla de conversaciones con los mismos demonios, y con esa misma sensación entrar a “How the Watchers Granted the Humans Sex Magick in the Primordial Aeon”. La cual ya es una abusiva muestra de poder divino musical, donde las voces con efectos y en coro demuestran la enfermedad de la banda en todo sentido, y como esos sollozos puede ser terroríficos si los enfocas de una manera ancestral y mágica. 

Guardians of the Liminal” es un poco más inclinado al Black Metal en algunos momentos, pero lo tosco de la música y especialmente en la batería, pero no de esa manera cruda de escuchar Darkthrone del ‘94, Burzum del ‘92 o Beherit del ´93, sino una manera enfermiza de hacerlo, solo dándole golpes toscos y bombazos sencillos en los blast beats; y por si fuera poco, existe un intermedio musical con el lado experimental de la banda reluce con violines, chelos, guitarras con bastante flanger en los efectos y notas colocadas en orden desorientador que terminan una psicosis innata en la música de Antediluvian. Luego se tiene “Tamasic Masturbation Ritual”, de un corte más caótico y conocido en la banda, pero el fraseo en las guturaciones es lo interesante, porque tiene como si un perro estuviera ladrando, luego empiezan los aullidos y de ahí eso encaja con partes disonantes y finalmente darle el toque técnico y cuasi progresivo de manera cavernícola en la batería para que explote en un solo de guitarra sin el brillo de un Slayer, sino con ese lado burdo en la ejecución; los cuales continúan en “Sadomaniacal Katabasis (Last Fuck of the Dying)”, canción corta del álbum, pero con ese feedback en la guitarra pegado a los amplificadores que se hacen insanamente desnucadores. 


Temple Prostitute” es la continuación del tema corto, pero esta vez los seres divinos comienzan a caminar dentro del templo y extirpar las almas para que los músicos comiencen a ver esa parte oscura y frenético que tiene el Black Metal como estilo. Luego se tiene “Circumcision Covenant”, y acá el detalle de una voz enardecida por instantes es lo que levanta la canción completamente, y las guturaciones nuevamente son como ladridos dentro de toda la música, y siempre dándole ese enfoque disonante que es parte de la nueva generación de bandas brutales y extremas en cualquier rama Death Metal o Black Metal. De ahí con “White Throne” nos encontramos con la voz inicial y de cómo vaticina los universos paralelos entre números y poderes entre otros mundos, explicando de quienes pueden ver estas manifestaciones y que todas están relacionadas al número 6 y sus derivados para encajar con “The Liar's Path”. Otra brutal presentación musical, y al final todo se pone misterioso en la música de Antediluvian, pero al final con “Winged Ascent unto the Twelve Runed Solar Anus”, las cosas vuelven a su carro bizarro y horrorífico. 

Estos canadienses acaban de producir un disco de grandes magnitudes con “The Divine Punishment”, y lo interesante dentro de todo, es que no es música del recuerdo o que tenga ese pequeño detalle conocido para que te adentres, sino ese detalle tosco, brutal y personal que solo Antediluvian puede hacer. Toma su tiempo entender todo el mapa completo, pero una vez comprendido, la música no esta hecha para aficionados al metal extremo o para aquellos que escucharon solo dos bandas o aquellos que se quedaron con las bandas conocidas. Esto va más allá de solo música, acá existe una idea conceptual que es un punto de quiebre para esa corriente nostálgica de Black Metal o Death Metal, porque acá se denota mucho trabajo esquizofrénico y enfermizo que no para de sorprenderte. Repito, si no estas acostumbrado a las masas extremas de estos tiempos, y quieres escuchar solo cosas clásicas, es recomendable no escuchar este álbum, pero si eres de aquellos que siempre ve que hay de nuevo en el metal de hoy, pues tienes uno de los mejores expositores de la música extrema en Canadá de estos últimos años dentro de lo gamberro del Metal. 

Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

1. Obscene Pornography Manifests in the Divine Universal Consciousness
2. All Along the Sigils Deep
3. How the Watchers Granted the Humans Sex Magick in the Primordial Aeon
4. Guardians of the Liminal
5. Tamasic Masturbation Ritual 
6. Sadomaniacal Katabasis (Last Fuck of the Dying)
7. Temple Prostitute 
8. Circumcision Covenant
9. White Throne  
10. The Liar's Path
11. Winged Ascent unto the Twelve Runed Solar Anus

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.