Fecha de Lanzamiento: 23 de Julio del 2021 
País de la Banda: Inglaterra 
Sello: Hopeless Records 
Estilo Musical: Extreme Metal / Djent






El día que conversaba con Luke y Katie de Pupil Slicer, Luke me recomendó que escuchará a una banda nueva de Inglaterra que se presentó en el Knotfest virtual junto a ellos de hace unas semanas atrás, y me dijo escúchalos en sus videos que hay en su canal de Youtube. Entonces, con esa idea, me puse a indagar que es lo que había detrás de tremendo nombre Lotus Eater, y es así que me encontré con “Narco”, “Vermin” y “Obliterate”, canciones que me habían dado un puñetazo directo a la cara. Y que hasta el día de hoy no puedo recuperarme de esos golpes, porque la descargar de esas tres canciones es directa al cerebelo, no tiene cosas extremadamente técnicas o que se compliquen haciendo cosas progresivas, pues no, esto es una mezcla entre lo más duro que Meshuggah hizo en su momento, mezclando muchas dosis Hardcore, donde Paul canta como endemoniado en cada canción de estas tres canciones. 

Es como ver a una persona psicótica que te busca para reventarte la cara a puñetes, esa es la agresividad que vas a sentir en la música de Lotus Eater en esas tras canciones. Luego de eso vi el Knotfest con Pupil Slicer, Capra y Lotus Eater, y me quede maravillado con la puesta en escena de estas jóvenes bandas, porque es curioso que estas tres bandas hayan lanzado sus primeras largas duraciones este 2021 y al mismo tiempo estas bandas tengan un potencial enorme para desplegar a las bandas del pasado, porque se podrá tener algunos elementos que se conocen dentro del metal extremo y otros estilos extremos, pero la manera en cómo se unen para crear más bulla irracional, es algo que me tiene muy interesado. Porque de eso es al final de lo que se trata la música extrema, que puedes tener muchos matices y estos puedan reventarte el cerebro con cada nueva escuchada del álbum, y no haya parámetros para que se siga expandiendo en más cosas. Ese es el triunfo de estas bandas que no tienen miedo a que las cosas se compliquen, se hagan sencillas o como se hagan las cosas, esto es extremo y tiene como objetivo sacarte de tus casillas. 


Regresando al tema, vi la presentación de Lotus Eater y todo era un caos frenético, abusivo en muchas ideas radioactivas que solo querían reventarte la cara, y como lo dije a ellos directamente, la música que ellos hacen no es para escucharla sentado en un televisor, esto es música para que estés en el pogo y te revienten a puñetazos. Porque fue como ver a un pájaro enjaulado, donde la intensidad y agresividad tanto de Lotus Eater, como de Pupil Slicer y Capra, no esta hecha para tocarse en un concierto por transmisión en las redes. Ya que, cuando vi temas como Emperor, Dark Tranquillity, Voïvod y muchas más que me agradaron, es música que ya se asienta por su lado tradicional, pero haber escuchado más de tres canciones de Lotus Eater y de su primer álbum “Where Th Body Goes”. Quería entrarme a la pantalla y escucharla en vivo junto a otras personas para estar en el pogo, porque quería toda esa adrenalina que la música transmite, y con esta idea, la única parte extraña que tiene este álbum, es la portada de un maniquí de texturas verdosas. Pero que al final se complementan con su concierto digital y luego la música que vas a encontrar en poco más de treinta minutos. 

Enfocándonos un poco más en la música de este primer álbum, se tiene como punto de partida a “Daft”, canción que empieza entre sonidos enrarecidos que van acechando para que la música empieza directa y agresiva en todo sentido, con ese sonido frenético que hay en el sintetizador de fondo, es implemente increíble y luego el demonio de Paul gutura con una intensidad impresionante, expulsando a todos los demonios que se encuentran en su ser, y con esta idea conectar con “Vermin”, uno de los primeros sencillos del álbum. El cual tiene detalles en sintetizadores impresionantes, enfermos psicóticos y toda esa aura verdosa se apodera de la mente, viendo como la radioactividad de la música es adictiva, porque luego con “All of a Sudden”. La música es de lo más agresiva, y con muchas dosis de sintetizadores y partes djent que son enfermizas a nivel general, y luego poco a poco desenvolverse en partes Hardcore, pero eso no es todo, ya que la música tiene un punto máximo cuando todo se inclina a su lado pop, y eso es sorpresiva. 


Narco” empieza nuevamente con sonidos instintivos en la música agresiva y extrema de estos años, donde los faros de estar en zona de radioactiva son más que provechosas, pero darle a esta idea, una idea dulce en los sintetizadores en instantes y luego tener muchos enfoques Hardcore y Djent son de lo mejor, y al final terminar dopado en algún sillón escuchando la música de Lotus Eater. Luego se tiene “Mayhem”, donde la psicosis Matchore comienza a notarse en la banda, y de como se conecta dentro de toda la enfermedad musical que vas a encontrar acá, de muchas dosis Djent nuevamente, pero que tenga lados disonantes en muchos instantes es algo para destacar, porque la música comienza a evolucionar en cosas más complejas, donde lo técnico y progresivo de tiempos cortos y 3 sencillos es notable de escuchar, y estos produzcan cosas adictivas para el oyente es de lo mejor que terminan conectándose con la hip hop “6am”, pero que tiene otra perspectiva con los sintetizadores en medio. 

Obliterate (Feat. Oli Sykes)” es de aquellas canciones que te impregnan esa idea de no querer caminar solo en lugares donde no llega la luz, porque sientes que existe algo ahí que te va a hacer daño, existe alguna entidad maligna no humana que de un momento te va dar un puñetazo y toda esa sensación se enrolla en lados djent, matchore, Hardcore, música extrema de muchas indoles que terminan terminando en frenetismo absoluto y esta vez Oli Sykes en las voces limpias de ciertos instantes es de lo mejor. Con esta idea se conecta a la misteriosa “Living Host” y esta sigue un trayecto de sufrimiento a nivel general que no deja de lacerarte en la canción que continua como lo es “Colours Down The Drain”. Donde su matriz Djent aflora en mayor grado, y la música se pone más jugosa en texturas y ritmos, como diciendo que la mejor parte nos la guardamos para el final y no puedas saltarte el álbum hasta llegar acá, porque es de lo mejor cuando escuchas todas las canciones en secuencia y encuentras detalles propios de la banda, como al minuto con treinta y ocho segundos. Y verás que el momento electrónico encaja de manera perfecta para que suavice todo y tengas en los parlantes la parte final del álbum con “The Shallow Demur”, una canción que vive de muchas influencias y muchas texturas, porque no es lo mismo de canciones previas, pero cierran con broche de oro todo lo que esta banda novel tiene para mostrar. 


Where Th Body Goes” es un excelente primer inicio de Lotus Eater, no puedo esperar a escucharlos en vivo alguna vez, porque la impresión de este álbum es de lo mejor. No tiene puntos flujos, es música que va más allá de sus influencias, y solo quieres encontrar más de ellos cuando se acaba el disco. Y nuevamente menciono, esto es música para gente que quiere que el metal avance en muchas facetas y no quiere verse acribillado de solo escuchar lo clásico, porque esto es música de avanzada y que vas más allá de lo que esperas como amante de lo extremo. Y en ese sentido tener momentos contagiosos que se te quedan en la cabeza, es lo mejor que vas a encontrar a nivel general. Entonces, si quieres algo clásico, te digo que no los vas a encontrar acá, y mucho menos algo metódico, porque acá es todo mezclado y revoloteado para pegarte en tu cara, así de simple, y sino te gusta chico extremo de demostraciones, pues no importa. Sigue escuchando cosas de los 80s y 90s, porque no haces falta. 

Clasificación: 10 / 10

Lista Canciones:

1. Daft
2. Vermin
3. All of a Sudden
4. Narco
5. Mayhem
6. 6am
7. Obliterate (feat. Oli Sykes) 02:38
8. Living Host
9. Colours Down the Drain
10. The Shallow Demur

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.