Fecha de Lanzamiento: 05 de Abril de 2021

País de Origen: Perú

Sello: Thrashirts 

Estilo Musical: Doom Metal 



Si tuviese que resumir el impacto de este disco, definitivamente es una profunda sensibilidad. Por su puesto, muy dado a su género, grandes momentos de silencio, sonidos naturales que crean atmósferas de profunda tristeza, por su puesto en un bellísimo marco sonoro armonizado en violines y pianos. Notas lentas, casi pesadas, y de hecho reflexivas a medida que el disco avanza. 

Lament Christ presenta así su primer Full Length, con un intro meramente instrumental y lluvioso durante casi 4 minutos de un paisaje silencioso y pausado, para dar inicio así, al corrido del resto de su álbum. Un disco de una hora y un poco más, en el que se aventuran a componer y lanzar canciones de más de 10 minutos, que aunque muy propias del género, bastante arriesgadas aún en la industria de la música extrema y en varios sub géneros metaleros. 



"He who despites life is not afraid of death... and not afraid of dying…"; este fragmento, parte de mi tema favorito del disco, The Aonaran, con el que a propósito finalizan,  resume la línea poética de las letras; más allá de reflejar un eterno dolor, -que sí, lo hacen a través de las atmósferas que presenta el disco más aún en el juego de voces rasgadas que logran durante toda la placa-  plasman un claro desprecio por la vida, por su puesto un sentir en exceso nihilista que minimiza al Ser y por su puesto a su existencia y su significado a su trascendencia sólo lograda a través de la muerte, a la que por su puesto más que enfrentarse, no le teme porque es el único momento cierto durante todo el ciclo. Es un disco que busca presentarte la muerte no desde lo más profundo de un sentimiento extremo, sino desde la sensibilidad de saberse vacío y sin ningún tipo de significado. 




A nivel sonoro, valoro dos cosas de manera bastante sobresaliente:  Logran adecuarse al género y producir la emoción que desean transmitir, sin saturar por demás sobre explotando una voz lírica femenina que a la fecha de hoy, es la clásica de todas las bandas del género: Vender el concepto audiovisual de su música a través de una chica que en últimas sonará igual a todas las chicas que cultivaron su voz siendo sopranos; la segunda: No sólo se encuentran voces guturales, también se encuentran gritos rasgados muy similares a los constantes en el Depressive Black Metal, que sin innovar, le agregan no sólo la pesadez, sino ese sonido desesperado que logra conectar con la emoción que transmite la integridad del álbum.  

Sin embargo, a pesar de contar con grandes momentos durante todo el disco, resaltando por su puesto las sensaciones que ya describí, debo decir que no es un disco de las calidades que se merece en su resultado final: La interpretación de los instrumentos en varios puntos se mezcla con la atmósfera al punto en que se saturan al lado del paisaje de las canciones, las voces guturales, si bien son guturales, se pierden de manera constante en ruidos que opacan las letras; por su puesto temas que poco o nada tienen que ver con la interpretación de los instrumentistas, pero que opacan al oído todo el gran trabajo compositivo que hay detrás, y que hacen que incluso el disco se torne monótono, no por la escogencia de su género, sino porque todo logra sonar exactamente igual, y no de la buena manera. 




Quisiera extenderme en honores, porque es un álbum que me conectó completamente como ya dije párrafos arriba, pero estos pequeños detalles que pudieron afinarse en el proceso de mezcla y producción, cambian de manera radical la experiencia general que te brinda escuchar un disco que incluso puede ser cercano musicalmente a bandas tan grandes como Tristania en su mítico Widow's Weeds,  teniendo este último una mejor masterización siendo grabado en el 98, más, siendo que la banda lanza su primer álbum completo después de un EP del año 1999.  

Finalizo esperando con ansias un próximo lanzamiento, no en aras de generar una exigencia sobre los artistas que recién estrenan su disco, pero sí generando un abrebocas a algo que pudo ser magistral, y simplemente se quedó en la sensación en lo que pudo ser mejor de lo que ya es. Lament Christ es Juan Carlos Sotelo, en la guitarra y las voces,  Roberto Palacios en la guitarra, William Castillo en el bajo, Diego Manrique en el violín, Luber Elend en los Teclados y el piano, Ronald Tinieblas en la batería. The Agonic Fall of Mourners fue lanzado por el sello peruano Thrashirts. 


Calificación: 6.5/10

Listado de Canciones

1. Loss
2. This Unbearable Pain
3. Drowned
4. So far from Paradise
5. Cursed into Eternal Void
6. Alone in my Dreamylands
7. The Aonaran


Duración: 01:05:03

Redes Sociales Oficiales: 

https://www.facebook.com/Lamentchrist

https://instagram.com/lamentchristofficial?igshid=1588s3apatx4x


Puedes adquirir material de la banda:

https://www.facebook.com/thrashirts

No olviden que la forma de apoyar a los artistas, es consumir su música. Si les gusta algo, ¡Cómprenlo!


Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.