Fecha de Lanzamiento: 05 de Mayo del 2020
País de la Banda: Alemania
Sello: Nihilistische KlangKunst
Estilo Musical: Black Metal






The Last Seed es de aquellas bandas blackers que tiene un detalle que no se puede explicar escribiendo o tratar de decirlo en sus influencias, debido a que tiene algo que te llama la atención y que otras bandas no tienen, por más que esta idea a nivel musical tenga mucho de otras bandas (quizá), pero aun así no se tenga ese mismo sentido. Solo ideas que transmitan lo que la música debe de hacer, sentimientos, que pueden misteriosos, tristes, fuertes, intensos, brutales o lo que desees encontrarle a una banda de este tipo, ya que, esa fue la premisa con la cual se adentró den lo que presentan estos alemanes. Debido a que los sencillos expuestos en las redes sociales, tenían ese detalle que te impulsa a descubrir que es lo que esta banda presenta, o que es lo que hay detrás de su enigmática caratula, que, por cierto, es la segunda vez que tiene esta misteriosa idea en su música. Obvio que en este sentido de temas misteriosos, se dirá que la idea de no conocer mucho de los integrantes, tener caratulas subjetivas y encima de todo que estén bajo el estilo musical Black Metal; pues viene a ser algo muy discutible y que muchas bandas lo hacen hoy en día, pero cuando ese sentido cotidiano tiene una esencia distinta y que te llama a escucharla, sin la necesidad de ver lo de afuera y solo concentrarte en lo que hay dentro del álbum, pues es que hay parar la oreja y encontrar la manera de que te guste. 

Por ello, The Last Seed no está descubriendo la pólvora a nivel musical o visual, es más, se podría decir que ni les interesa que sean conocidos por eso, lo cual puede ser otro cliché dentro de lo conocido. Pero una vez que te adentras dentro de los más de sesenta minutos que tiene el álbum, pues encuentras esa idea indescriptible que solo te atrae de su música y la cual la seguirás escuchando muchas veces. Además, que ese detalle te incita a buscar más de la banda y saber que es lo que está pasando en su música, siendo ahí que encuentras con un poco más de información de la banda y te chocas con su primer álbum “Hellboy” (2018), pero de ahí más detalles de la banda, pues queda en el misterio. Porque, aunque sea un cliché dentro del Black Metal, pues la música ayuda a que se tenga dudas de cómo es la banda y que es lo que pasa dentro de ella, y hasta quizá saber un poco más de esta, pero no se encuentra un detalle consistente de esto, solo música que es disfrutable a cada segundo, donde el factor misterioso es lo que ayuda a la banda para que se digiera mejor su música. Entonces, esta segunda producción “Revenant” sigue con esta idea misteriosa en su presentación visual y con todo un sistema amorfo de canciones que, aunque tengan un hilo definido dentro del Black Metal, se tenga algo cuasi novedoso y que discrepa del resto de bandas que se tapan las caras o se ponen túnicas, mascaras. Porque la música de este álbum habla por si solo y tiene muchos ambientes que la banda disfruta haciéndolos.


Desde que todo empieza en “Asylum” con la idea en la producción de hacerlo misterioso en el ambiente, con los instrumentos en la mezcla y masterización con un sonido natural, donde poco se puede apreciar el doble pedal o bombo, es quizá lo que a algunas personas no les llame la atención, pero es aquí que el conglomerado de ideas juegas un rol importante, porque dentro de los desniveles de sonido se encuentra una bruteza percepción interesante de la música, porque aunque algunos parajes quieran sonar medio depressive o esa corriente suicida de moda que muchas bandas millenials están comenzando a adoptar, el desorden de The Last Seed es llamativo y crea un ambiente que no es ni lo uno, ni lo otro, sino una mezcla de ideas que tiene muchas cosas que aportar a su música y ambientes. Donde a medida que avanzas por “Watchers”, “Ghost” y “Nomad”, encuentras como se dijo, elementos antiguos, pero al mismo tiempo elementos extraños que al tener ese ambiente desordenado en los volúmenes y ese detalle crudo en algunos instantes, es que se tiene algo que se dijo “inexplicable”, pero que al mismo tiempo transmite mucho más que otras bandas que quieren hacer este tipo de mezcla.

Luego con canciones como “Arise”, “Wilderness”, “A Promise of Darkness”, “Arcane Festfalls” y la final “Our Seed”, es que este “Revenant” tiene ese detalle que termina siendo adictivo para el oyente e impulsa a adquirir el CD para saber cómo es la idea de la banda en su presentación en físico. Siendo esa la motivación necesaria para encontrar lo que siempre se busca en el metal subterráneo, ese detalle que ayude a tener más curiosidad sobre una banda o sobre lo que pasa en sus mentes, y esta vez es hecho con mucho más talento de que otras que solo siguen el ruedo crudo, satánico y lo que sea de simbolitos religiosos de cualquier índole.


Revenant” es toda una aventura musical de sensaciones que no son fáciles de olvidar, y que a causa de esos se tiene un disco increíble, siendo una completa sorpresa para el mundo Black Metal. Porque, aunque repita muchas cosas de manera visual y musical, pues la esencia es distinta al común denominador de sufridos millenials llorando en la parte trasera de su casa porque sus papás no les compraron el Play Station 5. Siendo esa la diferencia que existe entre hacerlo bien y hacerlo por pura monería.

Calificación: 9 / 10

Lista de canciones:

1. Asylum
2. Watchers
3. Ghost
4. Nomad
5. Arise
6. Wilderness
7. A Promise of Darkness
8. Arcane Gestalts

9. Our Seed

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.