Fecha de Lanzamiento: 31 de Julio del 2020
País de la Banda: Estados Unidos
Sello: Century Media Records
Estilo Musical: Black Metal / Jazz







Muchas veces cuando el mundo se concentra en estancarse en el pasado y decir que el Heavy Metal en la actualidad es una cuestión cíclica o que ya todo está hecho, siempre existen bandas que rompen el molde de los conocedores del estilo y quebrantan las opiniones de muchas de esas personas que le gusta vivir eternamente del pasado. Siendo ese el primer motivo, por el cual Imperial Triumphant es una banda que no sigue modas, no sigue inclinaciones y lo mejor de todo no sigue a nadie, llegando a ser una de las últimas bandas originales en todo sentido de la palabra, llevando la idea de hacer metal extremo hacia niveles insospechados y sin necesidad de decir que ellos tiene influencias de bandas conocidas. Porque una vez que te adentres en su música y crees que el Heavy Metal siempre avanza, pues terminarás encantado con todos los álbumes de la banda, ya que es algo original, novedosos, enfermizo y hasta terrorífico. Además de ser una de las pocas bandas a nivel mundial que cada vez que produzcan un nuevo álbum, se tiene que estar con todos los sentidos abiertos y entender la clase de experimentación y enfermedad que la banda presenta. Debido a que no es una banda para escucharla tomando cerveza con los amigos o fin de semana para desestresarte, pues no, lo que se tiene con Imperial Triumphant es el siguiente pasó a llevar dentro de la música extrema y a niveles insospechados para que esto siga creciendo cada vez más en cada álbum, porque cada nueva presentación de ellos, es materia de estudio.




Algunos podrán decir que al hacer la música cada vez más compleja y que no cumpla la idea o patrones de canciones blackers, deathers o thrashers. Pues representa que están perdidos en el tiempo y no entienden que es el metal extremo, pero eso es una idea equivocada, porque solamente son persona que no entienden que Imperial Triumphant es el siguiente pasó dentro del metal extremo y que no necesita tener coherencia para ser bueno o que estés cantando con sus canciones en la ducha, pues no, solo tener las ideas necesarias para que la música sea de avanzada y no tengas que mirar al pasado para encontrar sus influencias, porque dentro de la línea de tiempo e influencias de la banda, es que no se encuentra ninguna influencia conocida para poder desarmar desde ese sentido un nuevo álbum de Imperial Triumphant. Lo que se encuentra en cada álbum de la banda, es una proto masa pestilente, técnica y horrorífica que solo ellos lo pueden hacer, y a medida que te encuentras con cada canción, es que todo se pone más extremo y bruto, pero al mismo tiempo todo se puede poner más relajado o como lo sientas al final de todas las canciones en cada álbum. Entonces, que es lo que se encuentra en este cuarto álbum de Imperial Triumphant “Alphaville”, solo la evolución de la música extrema a niveles sociales, dimensionales, infernales y de muchos más sentidos que el intelecto de estos tres músicos siga produciendo, donde lo último que llegarás a decir, es que si el Heavy Metal existió antes, porque mientras más vueltas le des al disco o las horas que puedas pasar escuchando este nuevo álbum, demuestran que no hay un antes en la banda, pero si habrá un Imperial Triumphant después.     


Alphaville” al ser música del fin del mundo y que demuestra la saturación social a través de sus notas musicales, es que se tiene un disco magnánimo y de muchos sentidos, teniendo que escucharlo varias veces para poder encontrar el sentido a lo que está sonando en los parlantes y según las palabras del vocalista, ese es el sentido que siempre han buscado. Que el oyente tenga la curiosidad de adentrarse en nuestra música y tomarse el tiempo necesario para encontrar lo que a el le guste más, y sino le gusta, pues no importa, porque igual seguiremos haciendo música. Entonces, lo hecho en este “Alphaville” es algo que va más allá de lo común y lo único que tiene cierto grado de coincidencia a propósito, es que el nombre del álbum proviene de la película del mismo nombre, que fue hecha a blanco y negro en 1965. De ahí el diseño de la portada estuvo a cargo de Zbigniew Bielak (Absu, Acephalix, Azarath, Behemoth, Deicide, Deströyer 666, Diabolic, Dimmu Borgir, Enslaved, Entombed A.D., Ghost, Gorguts, Immolation, Lantern, Mayhem, Nocturnus, Obtained Enslavement, Paradise Lost, Possessed, Vader, Vltimas, Watain), representando el caos social que existe en una de la mayores metrópolis del mundo que es Nueva York; luego este disco tiene como invitados a Tomas Haake, Yoshiko Ohara, R.K. Halvørson, Sarai Chrzanowski, Andromeda Anarchia, Colin Marston, J. Walter Hawkes y Phlegeton; quienes le dan mayores matices a toda esta magnánima ejecución de Imperial Triumphant al incluir, guturaciones, instrumentos raros, sonidos psicóticos y muchas más cosas que elevan la imaginación cruda, abstracta, disonante y enfermiza que tienen estos tres estadounidenses.


Dentro de “Alphaville” encontraremos nuevas canciones y aproximadamente casi una hora de recorrido abstracto que se divide en siete canciones que pertenecen completamente a la banda y dos covers que pertenecen a bandas como Voivod y The Residents con las canciones como “Experiment” y “Happy Home”. Los cuales como siempre tienen un nivel delirantemente enfermizo y psicótico, que son parte del viaje personal que tiene Imperial Triumphant en cada álbum. Luego hablar de canción empezando con “Rotted Futures”, es adentrarse a las fauces del mismo demonio para encontrarse con elementos psicóticos, infernales, abstractos y disonantes que al usar las notas musicales, tienen una psicosis única e incomparable que se lleva a niveles supra técnicos y progresivos, que no cumplen con lo conocido, sino con aquello que poco a poco de atormenta y te crea una parafernalia intensa que puede ser expresada a través de cualquier sonido en el vacío de la oscuridad; los cuales llegan a conectarse con “Excelsior” y el terror musical comienza a dominar tus parlantes cada vez, porque la idea de tener una entrada jazzera en la batería a modo de fuga ayudan a que todo sea más crónico en el miedo dentro de las neuronas y todo comience a ser cada vez más oscuro y exasperante. Luego con “City Swine”, la tranquilidad que puede transmitir la canción, es la sensación eficaz de miedo constante y de estar caminando solo en un callejón oscuro y apestoso, donde los rebrotes de masa vivientes inertes comienzan a salir de las paredes en formas de gases para delirantes en dolor y vicio del ser humano, donde cada nota musical de las guitarras te rompe los tímpanos y solo el retumbar de los pulsos comienzan a ser cada vez más misteriosos.

Para los que jugaron alguna vez FallOut, “Atomic Age” tiene un inicio parecido a las partes donde todo a desaparecido y solo al activar algunas radios escuchas música apocalíptica que se transformar en machaques de batería, guturaciones oscuras y al final sintonizar otra estación para encontrarte con las predicaciones de lo que es una especie de ente dominante en las transmisiones radiales para que tener más súbditos en el lado asqueroso y aberrante de una ciudad que se cae en pedazos. Luego de haber sucumbido ante la enfermedad radial, se tiene “Transmission to Mercury”, canción que presenta el lado del recuerdo humano, de como las cosas eran mejor cuando la vida tenía camino leal y sin malicia, donde todos eran amantes de lo mismo y todos podían decir a sus familias que estén bien saliendo de lo cotidiano; pero esta se transforma en algo mucho más exasperante y enfermizo que cada vez más te tortura en ese idealismo ancestral que ahora solo pertenece a la existía humana encarcelada en cuarto paredes y todo el caos se escucha a corta, mediana y larga distancia. Demostrando que las cadenas sometidas a una sociedad avanzada se exponen perfectamente en la homónima del álbum “Alphaville”, tiñendo de sangre y oscuridad las paredes del mismo cuarto para crearse grandes agujeros mentales en el mismo cuarto, que terminan explotando musicalmente en la final “The Greater Good".


Imperial Triumphant y este “Alphaville” es la muestra clara que el metal extremo es uno de estilos que sigue presionando al Heavy Metal para hacerlo crecer en todas sus formas y facetas, sin la necesidad de esperar algo conocido en sus acordes o tener algo que te recuerde al pasado. Solo metal que avanza ferozmente como le da la gana y sin medir las consecuencias de lo que esto produzca, así de simple. Siendo la propuesta ideal a mejor disco del año y donde no hay necesidad que haya coros para que se te queden en la cabeza. Porque así es como debe de ser la música del fin del mundo.


Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

1. Rotted Futures
2. Excelsior
3. City Swine
4. Atomic Age
5. Transmission to Mercury
6. Alphaville
7. The Greater Good
8. Experiment (Voivod cover)
9. Happy Home (The Residents cover)

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.