Fecha de Lanzamiento: 26 de Junio del 2020
País de la Banda: Estados Unidos
Sello: Maggot Stomp
Estilo Musical: Technical Brutal Death Metal






Pocas veces dentro del lado extremo del Heavy Metal o para ser más específicos dentro del Death Metal, uno se siente atraído por solo una canción promocional que tiene una larga duración de una banda desconocida en estos últimos años, porque algunas veces, las cosas fallan a nivel general cuando se presenta el disco o quizá se repite la idea de muchas cosas antes hechas. Pero existen pequeñas joyas en estos últimos años que aún tienen mucho que decir dentro de lo brutal del Death Metal, mezclando muchas cosas y trayendo de nuevo estilos que se olvidaron en el pasado por lo nombres conocidos dentro del Death Metal, ya que en sus momento se hizo muy común hacerlo estándar el sonido pegajoso de ritmos cuadrados y de miles de borracheras, ya que cuando uno escuchaba algo que no cumplía con lo usual de los 90s y de esos ritmos, pues era una banda que se iba a olvidar en el tiempo, siendo así que muchas bandas desaparecieron en el tiempo como Timeghoul, Dripping, Bound and Gagged, Lykathea Aflame, Afterbirth e inclusive hasta los mismos Demilich no tenían el alcance de bandas conocidas hoy en día, quedando solo para aquellos que tenían curiosidad de escuchar esos ritmos y que se habían cansado de lo usual dentro de lo brutal del Death Metal

Ahora con la explosión de experimentaciones dentro del metal extremo y del regreso de bandas como Afterbirth, la inmensa revaloración de Demilich y su único álbum, la aparición de bandas como Imperial Triumphant, Pyrrhon y Ulcerate en el mundo extremos, pues ha dado al estilo técnico, aberrante y de muchos lados enfermizos, una nueva idea de como se deben de hacer las cosas dentro de lo extremo y esta vez toman la batuta del estilo para hacerlo más increíble, con producciones en estudio de gran envergadura y que tiene mucho para dar en estos años,  donde lo clásico es volver al pasado, pero lo aberrante y disonante es el camino a seguir dentro de lo extremo. Ya que muchas bandas conocidas y desconocidas están comenzando a seguir este camino que tiene mucho por explotar, y como siempre algunas son de oro y otras solo acumulan una producción a esto que esta sucediendo en el mundo actualmente, donde nuevamente en este año se tiene a una banda proveniente de Nueva York, lugar donde este sonido se acoplo perfectamente desde inicios y hasta mediados de los 90s. Y este año volvió a aparecer en esta ciudad con bandas como Pyrrhon, Imperial Triumphant, Afterbirth y los noveles de Thaetas, quienes presentan su primera larga duración “Shrines to Absurdity” a través de Maggot Stomp Records, quienes este 2020 recrean intensamente ese sonido disonante y de muchos elementos enfermizos que caracterizo a la escena neoyorkina. Quienes además tomaron los servicios de Paolo Girardi (Acheronte, Armageddon, Artificial Brain, Black Fucking Cancer, Blasphemophagher, Chaos Inception, Decaying Purity, Degial, Diocletian, Embodied Torment, Esophageal, Excoriation, Firespawn, Forgotten Tomb, Inquisition, Obscenity, Plague, Profanatica, Psychobolia, Runemagick, Temple of Void, Tyrants Blood) para la portada y el trabajo de Colin Marston (Afterbirth, Agalloch, Altar of Plagues, Altars, Animals Killing People, Antediluvian, Artificial Brain, Atheist, Baring Teeth, Behold the Arctopus, Cerebrum, Chaos Motion, Defeated Sanity, Defilementory, Dysrhythmia, Feral, Gorguts, Imperial Triumphant, Morgue, Origin, Panopticon, Phobocosm, Pyrrhon) en estudio. 


Al tener las variables de Colin Marston, Paolo Girardi y Nueva York; Thaetas con este “Shrines to Absudity” tiene un disco impresionante como inicio de carrera, y de ese estilo que no defrauda en ningún sentido, además que es imposible tener un resultado negativo con estas variables, porque la caratula expresamente completamente la idea del nombre del nombre y sobre lo saturado que se encuentra esa metrópoli, luego el sonido en estudio es de lo mejores porque guarda las escalas de volumen y aunque subas el audio al máximo no satura los parlantes y se encuentra un álbum con todos los elementos que conoce este productor y bajista. Siendo así que así que en un poco más de treinta minutos de música, encuentras desde los breves segundos introductorios en “All Consuming Dread”, a una banda que va directo a lo intenso y aberrante, con ritmos y melodías secas que no lleva a ver la luz de la misma manera, sino como estar dentro de una alcantarilla y desde ahí comenzar a emitir algún sonido monstruoso que termina lacerando tus oídos en cada segundo; para luego pasar a “Blood Distillery”, la cual sigue ese camino tortuoso e inexacto en sus ritmos para provocar brutalidad en los parlantes que hieren los tímpanos y se encuentre a una banda caótica y abstracta de esquemas, que solo inquietan los nervios y hacerlo más tenebroso a medida que se avanza con los segundos y seguir con la enviciante “Dearth”. La cual fue la necesaria para tener curiosidad en lo que iba a pasar en este “Shrines to Absurdity”, con dosis enfermizas, frenéticas, psicóticas y colocadas con bastante brutalidad al mismo de New York, porque luego en la homónima, las cosas se ponen más abstractas y el terror comienza de otra índole, porque, aunque algunas notas rocen con partes Slammers, estas no terminan de serlo. 

Un detalle de Thaetas es que las cosas se ponen más bizarras y enfermizas con cada canción, donde el uso de efectos de esta índole se aplica a cualquier tipo de situación, y una vez que estos armónicos intrínsecos se fusionan, salen canciones como “Thith” y “Disassociated”. Llegando a decir que la razón y de cómo debería de ser el Brutal Death Metal, pues se deja de lado y se encuentra a una banda que actualmente da miedo y no necesita hacerlo a más 270 bpm o tener la técnica brillosa que se escucha en otras técnicas, sino que solo sea música aberrantemente brutal y terroríficamente frenética, donde la plaga de voces guturales externas agudas, luego las voces guturales internas, encuentran a una banda que de miedo de verdad y su música sea la más asquerosa que puedas escuchar, siendo algo que hace mucho no se escucha dentro del Brutal Death Metal estadounidense, ya que hoy en día todas son técnicas y progresivos estilizadas al corte Death y Necrophagist. Pero cuando encuentras bandas cochinas y realmente apestosas, y que con cada segundo solo te de pavor de escucharla, pues eso es lo que pasa con Thaetas y canciones como, “Envy the Stillborn”, “Isixhenxe” y la final “Greenhaven”. Donde la música esta sonando desde alguna alcantarilla y es así como debe de seguir dentro de la metrópoli; además de mencionar que la última canción, viene a ser la más experimental de todas y que tiene muchas cosas más anexas a ese sonido que pregonaron desde la primera canción. 


Shrines to Absurdity” es un disco que tiene una sintonía no muy peculiar para personas enchapadas a la antigua, porque no tiene ese elemento Death, Morbid Angel, Entombed, Dismember, Sinister, Bolt Thrower y muchas más. Ya que lo que encontrarás en este debut de Thaetas, es música del fin del mundo y hecha para los mutantes de las alcantarillas que seguirán buscando nuevos sonidos y desesperantes momentos que solo lleguen a ser asqueroso y cochinos, Siendo el principal concepto de una banda Brutal Death Metal, hecha en la calle y para gente que busca más cochinadas en ella. 

Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

1. All Consuming Dread
2. Blood Distillery
3. Dearth
4. Shrines to Absurdity
5. Thith
6. Disassociated
7. Envy the Stillborn
8. Isixhenxe
9. Greenhaven

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.