Género: death metal
Origen: Rusia
Fecha de Lanzamiento: 27 de Abril del 2020
Discográfica: 
Memento Mori






Pyre es de esa clase de bandas que a pesar de tener un primer álbum lleno de bastantes influencias, supieron cómo captar todas ellas y presentar un álbum que lo dijera todo sin necesidad de estar descubriendo nuevos estilos o poniéndole más tecnicismo al Death Metal, siendo música sincera y balanceada en todo sentido. Para los pocos que conocen esta banda de rusa y el alcance que está tuvo, pues es muy recomendable escuchar su primera producción “Human Hecatomb” (2014). Álbum que en solo un poco más de cuarenta y dos minutos, se presentó como una gran candidato a mejor debut en ese año en lo que se refiere a Death Metal; además de que conseguir él disco durante esos años fue un poco complicado por este lado del mundo, debido a que muchos vendedores de mercancía extrema se enfocan más en lo conocido del estilo, pero eso no significa que dentro de ese desconocimiento, siempre haya un vendedor en cualquier parte del mundo que tiene el CD a la venta y puedas adquirirlo. Siendo así que la búsqueda durante ese año trajo la adquisición del álbum y tener esa satisfacción de escuchar los promocionales de manera completa en el reproductor de CD. Para los que no conocen a la banda y no pudieron conseguir copias en su momento, los rusos decidieron relanzarlo por distintos sellos para que tenga mayor alcance hacía el público y puedan escuchar esta devastadora placa. 

Luego de seis años de silencio, estos rusos están de vuelta con su segunda larga duración “Chained to Ossuaries”, presentando más de cuarenta minutos de puro y directo old school death metal,  con la misma esencia de su primer álbum y esta vez bajo el extremo sello español Memento Mori, quienes ya nos tienen acostumbrados a lanzamientos intensos y de esta clase de estilo musical, seleccionando perfectamente qué bandas y álbumes estarán bajo el listado de producciones en un año. Siendo así que está segunda producción de Pyre, es todo lo que esperamos por medio de la banda, donde lo más importante para los rusos, es nuevamente apostar por lo que conocen y no complicarse al momento de presentar nuevas canciones. Presentando desde la parte visual en sus fotos promocionales y en la carátula del álbum hecha por Artem Grigoryev (Akrotheism, Baptism, Necrophiliac), son un digno sucesor de su primer álbum; donde el masterizado de Javier Bastard (Altarage, Ataraxy, Atavisma, Avulsed, Bokluk, Cardiac Arrest, Decapitated Christ, Insepulto, Nasty Surgeons, Nominon, Praise the Flame, Teitanblood, Vidres A La Sang) es todo lo que se conoce de este músico y esa esencia fétida y purulenta que le puede poner a los detalles finales en volúmenes de esta nueva obra de muerte de Pyre



Fuera que el disco empieza con la introductoria “Exordium”, el disco realmente empieza con “Impaler de Redeemer”. Donde la parte de salvaje de la banda se apropia del álbum y todo esa intensidad agresiva de riffs sencillos que toman mayor predominancia con las guturaciones rasposas de Dym Nox son impresionantes. Porque enfocan esa rabia que tiene la banda de hacer todo rudo y salvaje en su música, sin la necesidad de ponerse técnicos, solo old school death metal directo al cerebro y que te mutila los oídos sin misericordia. Luego con “Wreath of Crucifix” las cosas bajan un poco las revoluciones en tus riffs iniciales para darle algo de calma a la música de Pyre, pero en medio de estas dosis calmadas de tupa tupa, la banda decide colocarle blast beats intercalados y acelerados de ride con tarola que terminan en un riff psicodélico que eleva la canción a su máximo placer; y de ahí con “Across the Shore of Emerald Fractals”, los rusos se ponen densos en sus ritmos y deciden calmarse aún más para que estés cómodo escuchando su salvajismo. Continuando con este mismo sentimiento con “Ornaments of Bones”, pero la cual se intercala mejor con su salvajismo de tupa tupa en batería y elementos que dan libertad a las partes pegajosas de una banda de Death Metal

Luego de cinco canciones, donde Pyre presenta varias cartas de estreno en sus esquemas musicales, la banda decide seguir con las siguientes canciones del disco en esta misma sintonía y brindar al oyente un álbum equilibrado de sus propias dosis musicales que ya demuestran un camino a seguir como banda y que estará en más de un reproductor, una vez esté al aire en formato físico. Porque las canciones que vienen a continuación como la homónima del álbum “Chained to Ossuaries”, luego “Crown of Death”, “Disgraced and Dethroned”, “Antae to the Nothingness” y la final “Death’ Dawn Call”, presentan por momentos muchas cosas para tomar en cuenta, y que si se habla de pasos grandes hacía un sonido personal, estará teniendo las cosas más claras a futuro, alejándose del común denominador por segundos. Y tener una banda salvaje en su estilo de ejecución dentro del Death Metal. 



Chained to Ossuaries” es un buen sucesor de Human Hecatomb” (2014), que no necesita mejorar las cosas en la banda, sino mantenerlas y estar enfocados en querer buscar ese sonido que la banda tiene en mira, disfrutando de esto y haciéndolo cada vez más agradable, oída tras oída. Buen regreso de Pyre y esperemos que para su tercera larga duración no se demoren mucho. Recomendado para los amantes del género de muerte con brotes salvajes a cada instante.

Calificación: 8 / 10 

Lista de Canciones:

01. Exordium
02. Impaler the Redeemer
03. Wreath of Crucifix
04. Across the Shores of Emerald Fractals 
05. Ornaments of Bones 
06. Chained to Ossuaries 
07. Crown of Death 
08. Disgraced and Dethroned 
09. Antae to the Nothingness

10. Death's Dawn Call

Páginas Oficiales:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.