Fecha de Lanzamiento: 13 de Marzo del 2020 
País de la Banda: Estados Unidos 
Sello: Unique Leader 
Estilo Musical: Brutal Death Metal





Una de las escenas extremas dentro del Death Metal estadounidense que logro un sonido interesante y personal en los 90s, fue la escena neoyorquina, debido a que las bandas procedentes de ese estado no se parecían a otras bandas de ese país y el mundo. Pero pocas personas dentro del genero de muerte se adentraron en este sonido y conocieron los beneficios que estas bandas dan a los oídos, porque su sonido y esquemas son únicos a nivel general; además que tampoco se pudo expandir más esta escena debido a que las bandas que estaban saliendo con ese sonido característico de ese estado, solo llegaron a un álbum o recopilaciones de demostraciones, y las únicas que continuaron con una parte de ese sonido fueron Internal Bleeding e Immolation. Enmarañando la técnica cavernaria en ritmos, con ejecuciones brutales que muchas veces se transforman en partes progresivas y de ahí colocar las voces guturales que podrían ser internas o externas en su mayoría, dentro de progresiones rítmicas impensables y que solo se escucharon en los fineses de Demilich.  

Esa escena neoyorquina enmarañada de muchas cosas técnicas, brutales, cavernarias y cuasi progresivas, se centraron en solo una banda y es la que ahora se tiene el agrado de escuchar en su segunda producción "Four Dimensional Flesh". Demostrando que las ideas de la banda en dos álbumes y después de 27 años de formación, Afterbirth tiene algo muy personal entre manos, e inclusive se podría estar hablando de una banda que no tiene copia de otras bandas o que invoca algunas influencias en su música; ya que los más de treinta y cinco minutos de música que tiene este segundo álbum, presentan a una banda única en su estilo y que no tiene pierde al momento de escuchar cada segundo. Lo cual en estos tiempos de experimentación, evolución o como sea que sea vea, es casi imposible; siendo así que el trabajo de Afterbirth es aplaudible en cada segundo de este "Four Dimensional Flesh". Donde la banda toma nuevamente los servicios de Kishor Haulenbeek para la presentación de la portada, la cual dice todo lo que vas a escuchar, música híbrida y extrema de muchos sentidos y que no necesita ser fina o delicada para que tenga originalidad; y al mismo tiempo siga manteniendo esa esencia cavernaria de sus demostraciones, las cuales fueron recopiladas en "Foeticidal Embryo Harvestation" (2013). Encontrando un segundo álbum plasmado de originalidad por donde lo veas y que a groso modo puede ser las respuesta estadounidense de los fineses de Demilich. Comenzando por la voces de Will Smith, pasando por los riffs de Cody Drasser en la guitarra, luego con David Case en el bajo y terminando en los arreglos generales de Keith Harris en la batería, donde el trabajo de Colin Marston a nivel grabación y producción del álbum es correcta, sin la necesidad de exagerar en arreglos digitales o reamplificador todos los instrumentos para que la música suene bruta extrema y seca.  


Desde que el disco abre con "Beheading the Buddha", es idea seca se apropia de los parlantes y los ritmos cuasi progresivos comienza a tomar la esencia de Afterbirth para mezclarse con detalles que son resaltables en los armónicos con el bajo, luego los cortes completos de la batería que diversifican la música de los estadounidenses hacía lados con blast beats y riffs disonantes. Luego con "Spiritually Transmitted Disease" los medios tiempos comienzan a tomar parte de los esquemas y de ahí algunos detalles groove se enmarañan con sentimientos frenéticos y porno gore, que en un instante de la evolución rítmica, no pensarías que conecta muy bien con las partes cuasi progresivas de la banda y abran el camino a que todo comience a ponerse un poco más melódico, bajo las ultra guturaciones de Smith, las cuales hacen de la canción, algo más bizarro y cochino en medio de aquello que es atractivo y que termina en la primera instrumental del álbum "Girl in Landscape". 

Luego Afterbirth regresa a sus inicios en "Everything in Its Path", comenzando de una manera psicodelica y acelerada, luego complementándose de partes técnicas que se endosan con situaciones casi progresivas, que son resaltadas en medio de redobles brutales y de más de veinte y cuarto golpes en tres segundos y así terminar machacando con blast beats de 270 bpm. De ahí las cosas se pones pesadas en "Never Ending Teeth", tratando de bajar las tonalidades en los ritmos y complementar secuencialmente con dosis disonantes y cambios no avisados en los ritmos de guitarra, sino por una mixtura de cambios que siguen el progreso de la banda y expanden sus limites a dimensiones desconocidas, que muy pocos van a entender, porque la mayoría cree que experimentar con otros estilos es lo que hace distintivo la evolución de la banda. Pero con Afterbirth no, las cosas son por momentos intrínsecas de sentimientos secos que no necesitan de un solo ultra técnico o de partes llenas de tempos complicados, sino música que puede ser pogueable en instantes y de ahí comenzar a sentirte frenético con lo que se viene  con "Minimum Safe Distance". Cerrando un segundo capitulo monstruoso y provisto de solo Afterbirth


Entre sonidos de fabrica producidos por la coalición de metales pesado entra a los parlantes "Rooms to Nowhere", canción que emana sensaciones diversas y que son de lo mejor para que la banda siga incrementando su dilatación pesada en cada nota, que a medida que uno se adentra en el disco, encuentra como característica personal de la banda, esos detalles provistos de bastante rudeza y de notas profundas. Los cuales gracias a las afinaciones de parches de tones y bombos, se tiene como una aplanadora brutal de solo riffs contados, pero que encuentra en esta matriz una manera de ser intensa y grave; dando como siempre hincapié a que esta idea continué en "Swallowing Spiders" y la banda siga con su originalidad a borbotones. Luego la banda continua cierra el último capitulo de este "Four Dimensional Flesh" con "Dreaming Astral Body" y de ahí de manera adicional brindarnos el tema adicional a un esquema de tres capítulos, por así decirlo como la fuga del álbum con "Black Hole Kaleidoscope". Siendo posiblemente la nota adicional para terminar de apreciar un disco impresionante y que no se cansa de seguir experimentando en su estilo propio y que como se dijo en un inicio, es algo muy difícil de hacer hoy en día.

Entonces la banda se despide con el homónimo del álbum "Four Dimensional Flesh" de manera instrumental, y con la cual dice que habrá una tercera larga duración de esta banda proveniente del estado de Nueva York. Cerrando un disco integro, original y de sonido personal que hace muchos años no se veía dentro del Death Metal, el cual no necesita ponerle cosas interespaciales o tener escalas de ensueño para tener un álbum de grosas proporciones. Gran regreso de Afterbirth que mantiene las cosas intactas en desde su primer álbum "The Time Traveler's Dilemma" (2017) y ahora con este "Four Dimensional Flesh" se confirma que están más que inspirados. 


Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones: 

1. Beheading the Buddha
2. Spiritually Transmitted Disease
3. Girl in Landscape 
4. Everything in Its Path  
5. Never Ending Teeth 
6. Minimum Safe Distance 
7. Rooms to Nowhere 
8. Swallowing Spiders 
9. Dreaming Astral Body 
10. Black Hole Kaleidoscope
11. Four Dimensional Flesh

Páginas Oficiales:


Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.