Fecha de Lanzamiento: 14 de Febrero del 2020
País de la Banda: Suecia
Sello: Invictus Productions
Estilo Musical: Death Metal










Ensnared junto a Degial son las 2 bandas suecas que no tienen ese sonido rock and roll en sus esquemas musicales, y por ende no esta influenciado por todo lo que se conoce de ese país. Entonces, que es lo que se tiene en estas bandas, pues un sonido mucho más sudamericano y de corte mucho más salvaje que las conocidas, circundando ritmos deather, blackers y thrashers, pero que en su mayoría siempre se denota con una idea mucho más Death Metal; las  cuales son parte de una nueva ola que esta creciendo fuertemente en todo Europa y esta ganando mucho más adeptos año tras año. Siendo el caso de los citados en esta reseña Ensnared, quienes en su primer álbum "Dysangelium" (2017) presentaron una producción excelente, el cual aunque tuviera mucho de otras bandas del pasado, estos suecos pudieron captar esa esencia clásica y ponerla en una producción de sonido moderno. Algo así como lo están haciendo Necrowretch y Exhumation, pero Ensnared le introduce mucho más misticismo al momento de darle más cabida a partes con arpegios de índole opaca y de lamento post mortem. Además que la presentación visual hecha en su primera producción por el mexicano David Herrerias (Akhlys, Akrotheism, Nightbringer) fue toda una delicia visual por parte de la banda. 

Ahora con este nuevo disco en estudio "Inimicus Generis Humani", la matriz sudamericana esta intacta, pero esta vez la banda presenta una caratula un poco más acorde al tema ideológico de la banda que va ligado a los estigmas actuales, que son el lado ocultista de las relaciones ideológicas de muchas bandas en el mundo de hoy. Manteniendo un sonido igual de clásico en su música, sin alterar las cosas hechas en su primer álbum y esta vez manteniendo los instrumentales a solo 3 interludios, los cuales nuevamente presentan ese viaje ancestral y lleno de misticismo añejo. Se podría decir que al tratar de hacer de su música más enraizada en vestigios de cultura antigua, la banda comienza a tener algo interesante entre manos, el cual hubiera sido mejor aprovechado con una caratula mucho más resaltable para lo que se encuentra en estos más de cuarenta minutos de música salvaje. Porque ese es el error que comente últimamente la escena subterránea a nivel mundial, presentando caratulas donde haya cosas a blanco y negro, haya humanos sufriendo y algún tipo de entidad demoníaca que se jacta en la tortura de los humanos, lo cual resulta muy trillado en estos días, debido a que son una infinidad de bandas latinas y pocas europeas que quieren vivir con ese tema. Pudiendo producir un viaje mucho más intimidante como lo que fue en su primer álbum "Dysangelium" (2017), es por ello que este disco musicalmente es lo que se espera de ellos, pero a nivel gráfico, se tiene a una banda más del montón y se dice esto, por la excesiva manufactura de álbumes al año que salen con esa idea retro y de índole de dibujitos satánicos.   




Entonces, haciendo la separación entre lo gráfico y musical, Ensnared sigue tras el sonido salvaje y sudamericano de viejas esencias, donde el aspecto misterioso que estuvo desde su primer álbum esta presente en esta segunda producción y de muestra existen los interludios I, II y III, pero esta vez la banda decide hacer de su sonido en general, algo mucho más añejo y roído a nivel general. Con la voz de H.K. mucho más raspada que antes, evocando demonios a mil por demonios por doquier; desde el que disco comienza con "Interlude I", el riff inicial se te queda pegado en la cabeza desde el primer segundo, debido a que tiene esa esencia de muerte y como la peste que va cambiando de pocos dentro del mismo esquema rítmico para abrirle paso a "Spiritual Necrosis". Canción que invoca a todos los demonios del inframundo con la machacante batería de J.K., quien no deja de azotarte con sus blast beats, luego los riffs de H.K. mantienen esa vibra de muerte que presentaron en el primer interludio, la cual se comienza trastorna mucho más blacker en "The Throne of Transformation". Pero en medio de esta transformación, las cosas se ponen un poco calmadas y muy tediosas de escuchar, debido a que el ritmo final mucho tiempo y no tiene un desenlace interesante para luego entrar al segundo momento instrumental "Interlude II".




Con "Disciples of the Whip" se vuelve a activar con esa sensación salvaje que tenía desde su primer álbum y que es la mejor de todas las canciones del disco, porque presenta mayores esquemas variables. Pero la voz es en este sentido que la voz de H.K. es el problema del disco en general, porque cuenta con un pared vocal que de haberse mezclado bien, se sentiría genial, pero como esta tiene mucho efecto a nivel digital, además de que la banda por tratar de tener un sonido crudo y añejo, se les escapo la producción al nivel de la voz. Lo cual ocurre en todo el disco; luego con "Interlude III" las cosas se mantienen misteriosas y lugubres, las cuales ya son como su sello de casa de Ensnared y así presentar las dos ultimas canciones que viene en este "Inimicus Generis Humani". Las cuales son "Katharsis Through Terror" y "Black Hole Acolytes", manteniendo los parámetros salvajes y de índole antes mencionada. Donde la idea de sonar añejos y oscuros, les jugo una mala pasada, porque desde la presentación gráfica, el disco ya no es llamativo y al terminar los cuarenta minutos, uno encuentra a una banda que abuso de esa esencia y no supo balancear sus elementos distintos que tuvieron en su primer álbum. Pero si eres de aquellos que se deja llevar más por la idea de simbolitos diabólicos o enésima vez copia y pega de bandas del pasado, pues este será tu álbum. 


Calificación: 5 / 10

Lista de Canciones: 

1. Interlude I  
2. Spiritual Necrosis 
3. The Throne of Transformation
4. Interlude II 
5. Disciples of the Whip
6. Interlude III
7. Katharsis Through Terror
8. Black Hole Acolytes

Páginas Oficiales:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.