Fecha de Lanzamiento: 02 de Noviembre del 2021 
País de la Banda: Suecia 
Sello: Candlelight Records 
Estilo Musical: Experimental Music / Metal / Avant-Garde






Aunque mi encuentro con Diablo Swing Orchestra fue en su segundo álbum llamado “Sing Along Songs for the Damned & Delirious” (2009). Al inicio me puse a pensar si su música encajaba en la gran variedad de estilos que tenía ese álbum, porque no era fácil de entender en su momento. Ya que no tenía ese gancho metalero o clásico que esperabas escuchar de bandas como Iron Maiden, Meshuggah, Fear Factory, Sepultura, Death, Dream Theater, Mayhem, Metallica y más bandas del inmenso mundo metalero que ya había. Porque en cierto modo, la música de estos suecos si tenía elementos metaleros distinguibles en los riffs o efectos de guitarra, pero no se podría decir que es 100% metalero o hasta llegar a decir que es 50% metalero, porque no lo es, y esto va más allá de que sea buena música o mala, o decir que no es metal y no importa, porque eso no viene al tema. Entonces, luego de muchas vueltas a su discografía antes de este “Swagger & Stroll Down the Rabbit Hole”. Su música siempre tuvo bastante experimentación de muchos estilos que van desde tap dancer, folclor de muchos países, Metal, Rock, progresivo y la parte más importante de todo, estar inmerso en ese bello mundo de Warner Bros y Paramount Pictures de los años 30s hasta los 60s, que eran conocidos como los Merrie Melodies

La música de Diablo Swing Orchestra no es como escuchar una banda de progresivo de muchos sabores, o decir metal a ciencia cierta. Porque no es así, es música que solo quiere experimentar con ese maravilloso mundo de dibujos desde los años 30s hasta los 60s, y que estuvieron repitiéndose hasta inicios de los 90s. Entonces, desde aquella vez que los escuche por primera vez, y estar pendiente de sus largas duraciones a través del tiempo, por ello, tenemos su quinto álbum en estudio llamado “Swagger & Stroll Down the Rabbit Hole”; donde se tiene que mencionar que antes de colocarte los audífonos, tienes que tener una amplia base de estilos musicales que no solo sean metaleros o rock, y estar dispuesto a cambiar ese mundo en cada canción, porque de lo contrario estarás perdido en el universo de ritmos y notas musicales que tienen estos músicos en cada canción. Porque es una de las pocas bandas en el mundo que tienen este nivel de experimentación en cada canción, y aún así tener 13 canciones que pertenezcan al mismo álbum, y estes más de una hora escuchando todo ese universo vibrante y mixto que tienen para ofrecer estos 8 músicos suecos. 


Desde que todo empieza con “Sightseeing in the Apocalypse” como introducción del disco y con ese ambiente retador en los teclados y con ese ambiente vigoroso de estar ante una producción gigante, o como estar ante una canción del mundial, con las notas correctas para animarte a quedarte sentado y conectarte con “War Painted Valentine”. El cual fue el primer sencillo de este álbum, que ya te regresa a esa etapa tap dancer y de dibujos, donde hay coros e instrumentos de viento acompasados con el ritmo metalero con todo ese fondo alusivo a los dibujos mencionados en el primer párrafo o estar escuchando a Betty Boo cantando en algunos instantes, o empezar alguna misión de “Cuphead” (2017). Aquí la percusión y las voces femeninas juegan un rol importante, sin olvidar que Stephen Hawking se adentra en la diversión y todo se pone vibrante y enérgico gracias a los instrumentos de vientos. Luego con “Celebremos lo inevitable”, dedicado al día de los muertos de cultura mexicana y con letras en español, con un vals típico de ese país al inicio, pero luego lo metalero se adentra de una manera agresiva, y esta fórmula es muy parecida a producciones pasadas como “Sing Along Songs for the Damned & Delirious” (2009) o “Pandora's Piñata” (2012). Donde la parte bailable se une con toda la instrumentalización magnánima y de enganche inmediato. 

Speed Dating an Arsonist” está dentro de esa época dorada para los dibujos estadounidenses, donde la narrativa vocal de Kristin Evegård es excelente, y va de la mano con el video del sencillo. Teniendo esas dosis bailables de muchos sabores, donde Pontus Mantefors, Martin Isaksson, Daniel Hedin y Johannes Bergion tienen una gran diversión musical, y literalemente escuchar como cada uno disfruta con toda esta parafernalia de estar dentro del Cocobongo de “The Mask” (1994) y toda su música de cabaret. Luego con “Jig of the Century” comenzamos a tener ritmos irlandeses, y la mandolina y la voz varonil de estar recolectando tréboles de cuatro hojas o estar en busca de la olla de oro al final del arco iris en medio de duendes y elfos, es inmensamente genial de como se mezcla con su parte rockera de la banda. Pero al momento de contar la historia y escuchar el desenvolvimiento de la música, su lado metalero comienza a introducirse y tener partes cuasi progresivas, las cuales sirven de partes oscuras o de las pequeñas peripecias que tendrás en algún bosque encantado antes de encontrarte con la olla de oro o los tréboles de la fortuna. De ahí con “The Sound of an Unconditional Surrender”, continuamos con una sintonía muy parecida a estar escuchando una gaita, pero son los violines, trombón y cello que toman ese universo escoces en muchos sentidos. Y de como de estos comienzan a tornarse oscuros y presentar sensaciones lúgubres a nivel de toda la canción. 

Malign Monologues” es perfecta para empezar una partida de “Cuphead” (2017) y ver a los hermanos Cuphead y Mugman tener sus vicisitudes, y de como el diablo les engaña para hacer misiones y no quitarles su alma. Teniendo esa sensación de estar viendo una película de aquellos dibujos añejos, y todos aquellos detalles que se presentan a través de su recorrido para que el demonio no consuma sus almas. Por lo que, es impresionante como Diablo Swing Orchestra recrea ese universo de cabaret junto a los universos de cada instrumento que son impensados, y llegar a estar viendo muchas partes de “Moulin Rouge” (2001). Luego con “Out Came the Hummingbirds” las cosas se ponen metaleras y duras, donde los riffs hechos por guitarras de 7 cuerdas y el bajo de 5 ayudan a que todo sea potente y cuasi moderno, pero lo llamativo de esta canción, es la amalgama electrónica de los años 80s, fusionándose con lo siniestro de alguna discoteca subterránea de los 80s y 90s, con todo ese ambiente de luces estrombóticas que vaticinan la venida de “Snake Oil Baptism”. La cual te invita a salir de ese mundo, y te enfoca en los gloriosos 60s y 70s del rock and roll, porque la música tiene mucha influencia de Led Zeppelin o Deep Purple, donde la voz masculina tiene mucha cercanía con la de Robert Plant. Debo de decir, el álbum comienza a tener un giro de 360 grados, y ya no tiene ese ambiente nostálgico, sino que siguen con una idea grosa y mucho más espectro que lo escuche en su antecesor “Pacifisticuffs” (2017). Sin olvidar que esa idea gospel / blues de golpe de cadenas encaja a la perfección en esta canción. 


Les Invulnéables” es otra canción pasiva y de diferente enfoque a lo presentado, pero tiene el efecto de frenar un poco la experimentación y ubicarte en un plano de despedida musical de pocas notas. Donde la fusión de teclados, violines, cello e instrumentos de viento me hicieron recordar el maravilloso mundo de Tim Burton y sus películas de terror, porque se me vinieron imágenes de “Edward Scissorhands” (1990) y estar viendo la genial actuación de un joven Johnny Deep multifacético. Además de sentir ese movimiento 90s a nivel mundial con esa idea lúgubre y dulce al mismo tiempo que solo este director captura en sus películas. Luego con “Saluting the Reckoning” la sensación de regresar al pasado nuevamente se hace presente, pero esta vez estar dentro de series de los 60s como la de Batman y Robin de 1966, y otras series como "Scooby Doo" (1969) o “Charlie's Angels” (1976). Con es mezcla musical de la gran ola de aquellos años, voces varoniles duras y que se mezclan con voces femeninas improvisadas, pero de gran espectro. Algo así como estar escuchando música de Ray Charles y su clásico “Hit The Road Jack” (1961), pero lleno de bastante orquestación y sabores latinos que se apegan al tempo de una manera genial. 

Casi llegando al final del álbum tenemos "The Prima Donna Gauntlet” con un ambiente misterioso que va creciendo poco a poco para tener una breve semejanza en las notas con “Guardians Of Asgaard” de Amon Amarth, pero solo segundos. Porque luego de eso, la música se pone más metalera, de corte un poco más Heavy Metal clásico, pero de gran escala, y que solo puede hacerla esta banda sueca. Luego y al final de todo el álbum, se tiene “Overture to a Ceasefire”, con esa introducción de Tango y que me trae muchos recuerdos a su primer álbum “The Butcher's Ballroom” (2006) y con muchas dosis de su segunda producción. Por lo que, Diablo Swing Orchestra cierra este álbum de manera fantástica, y tengo que resaltar que la voz de Kristin en esta última canción tiene esa sensación orquestal y sinfónica de corte francés hecha por la grande Edith Piaf en muchas de sus canciones. Tiene un timbre muy parecido que termina la sensación de belleza del álbum entre ritmos rimbombantes y de estar en la despedida de un circo de los primeros años, o estar viendo las canciones de circo en “Dumbo” (1941). Excelente cierre musical de este álbum. No tengo más que agregar a un disco completo de influencias y sensaciones que me llevaron a escuchar grandes canciones como “Non Je Ne Regrette Rien”, “La Vie En Rose”, “Casey Junior” o grandes clásicos del pasado que por lo visto, aún me siguen sacando una lagrima.

Calificación: 9.7 / 10 

Lista de Canciones:

1. Sightseeing in the Apocalypse
2. War Painted Valentine
3. Celebremos lo inevitable
4. Speed Dating an Arsonist
5. Jig of the Century
6. The Sound of an Unconditional Surrender
7. Malign Monologues
8. Out Came the Hummingbirds
9. Snake Oil Baptism
10. Les invulnéables
11. Saluting the Reckoning
12. The Prima Donna Gauntlet
13. Overture to a Ceasefire

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.