Fecha de Lanzamiento: 15 de Octubre del 2021 
País de la Banda: Suecia 
Sello: Metal Blade Records
Estilo Musical: Death Metal





Serenety in Chaos” (1999) fue un disco que estuvo en mi reproductor muchas horas, días, meses y hasta el día siempre lo escucho unas cuantas veces a la semana. Entonces, cuando Defaced Creation desapareció se formó Aeon, una banda que seguía la misma línea de la banda, pero sin Jörgen Bylander en la guitarra. Creando un hibrido interesando agresivo y de muchas dosis modernas desde aquel milenario EP llamado “Dark Order” (2001), y ahora tenemos su quinto álbum en estudio llamado “Gods Ends Here” después de 9 años de ausencia a nivel general y nuevamente bajo Metal Blade Records. Donde los últimos miembros que quedan desde que se llamaba Unorthodox en 1993, luego Defaced Creation en el 1994 y ahora Aeon son Zeb Nilson en la guitarra y Tommy Dahlström en las voces. Manteniendo las cosas como se conoció por primera vez en 1999 y con toda la discografía de la banda desde su primer EP. 

Leí buenos y malos comentarios de Aeon desde la primera vez que salío con “Bleeding the False” (2005), que era una banda alejada del sonido sueco y que no presentaba nada interesante en su momento, pero desde mi perspectiva lograr una carrera pulcra con 5 álbumes, es algo de tomar en cuenta. Donde elementos rock and roll de estilo sueco, no los vas a encontrar, y por mi está bien, ya que Suecia siempre se caracterizo por tener un tremendo abanico de estilos dentro del metal extremo que no necesariamente suenan a cosas allá, sino que elevan la valla para otros estilos, e inclusive podemos decir, que mientras Luciferion cambiaba de estilo en “The Apostate” (2003) y luego Deicide se hizo una maquina aburrida de discos que solo llenan el ego de su bajista y vocalista. Entonces, Aeon supo cómo mantener esa intensidad bien detallada y agresiva de sus influencias, y ser hoy en día una grande entidad dentro de ese estilo que le decían Blackened Death Metal en los 90s por solo tener letras satanistas o anticristianas. Porque cada álbum es intenso, moderno en su manera de hacer las cosas y jamás bajan la intensidad a nivel general, por lo que cada álbum hasta este “Gods Ends Here" es un puñete en la cara, y eso es un sentimiento que muchas veces se perdió de esta generación y se dedicaron bastante al refinamiento de los ritmos, y solos más pulidos, más allá de ser buenos o malos músicos. 


Uno de los detalles que siempre me agradaron de Aeon es que la música siempre madura, por más que ya sepas en muchos sentidos la formula de esta banda sueca, y con esta sepan entregarte una gran dosis poderosa de Death Metal de grandes ejecuciones. Entonces, “Gods End Here” tiene todo ese sentido agresivo y brutal que tuvo desde la primera vez; y de antemano comento que acá no vas a encontrar cosas progresivas, modernas dentro del Death Metal, técnicas o que tengan que ver con Opeth y derivados, pues no y tampoco interesa. Ya que desde que todo empieza con “The Nihilist”, el aura oscura y anticristiana es más que obvia y luego los encajes a las siguientes canciones como “Liar's Den”, “Let It Burn”, “Church of Horror” y así hasta llegar a “Queen of Lies” son de lo mejor. Y como dije, aunque la misma intensidad se mantiene en cada canción, la aproximación rítmica es muy conocida en toda su música. Pero aun así el disco no decepciona, y entrega lo mejor de la banda a los oyentes, porque con detalles como redobles de platillos, partes con triadas en el doble pedal, y luego aceleración de estos mientras la tarola marca un compás sencillo, es que encuentran el perfecto camino para motivarte a mover la cabeza sin cesar. Y acá no importa que lo hayas escuchado miles de veces, solo la sensación que esta te produce cada vez más sin perder un ápice de intensidad o que tenga cada cierta canción introducciones para lo que se viene entre canciones. 

Quizá un detalle que pueda afectar a los oyentes dentro de tanta extremidad, es tener que parar el tren de puñetazos con las introducciones como “Opheus Indu Inferis”, “Into the Void”, “Mephistopheles” y “Overture: Magnum Reginae”. Pero este es un factor que la banda tuvo desde “Path of Fire” (2010) y luego en “Aeons Black” lo hicieron más intenso con cortes instrumentales cada 2 a 3 canciones en todo disco, y esta misma idea se repite en “God Ends Here”. Por lo que, si te parece extraño, te recomendaría regresar en el tiempo con la banda y encontrar ese detalle de gustos que te lo perdiste, y con este nuevo álbum solo es continuar con toda la maquina agresiva y anticristiana que Aeon tuvo desde sus inicios en los 90s. 


Termino de decir que “God Ends Here” tiene grandes elementos dentro del sonido de la banda que lo hacen único, y por lo menos ya supero a su mayor influencia de los 90s que era Deicide. Y ahora son los nuevos encabezados del estilo, con esa idea personal que músicos como Alex Webester recomiendan de escuchar junto a los noruegos de Blood Red Throne. Por ende, no hay pierde en su música, y es lo que esperas de Aeon con esa dosis brutal que no te va a dejar de patear en la cabeza a cada segundo y dedicado para esas almas noventeras que esperan que el Death Metal sea una patada en la cara a cada segundo, y este lo es en todo sentido dentro de lo 49 minutos de música que vas a encontrar aquí. Y repito, si quieres cosas modernas o corte Opeth elevado a la quinta o séptima, pues no, y tampoco interesa. Esto es Death Metal cañero en su versión agresivo y contundente. ¡Nada Más! 

Calificación: 9.2 / 10

Lista de Canciones:

1. The Nihilist 
2. Liar's Den 
3. Let It Burn 
4. Opheus Indu Inferis
5. Church of Horror
6. Deny Them Eternity 
7. Forsaker
8. Into the Void
9. God Ends Here
10. Severed 
11. Just One Kill
12. Mephistopheles 
13. Let the Torturing Begin
14. Despite the Cross 
15. Overture: Magnum Reginae
16. Queen of Lies

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.