Fecha de Lanzamiento: 29 de enero del 2021 
País de la banda: Australia 
Sello: Prosthetic Records 
Estilo Musical: Technical Black Death Metal






Una de las cosas más sorprendentes de la tecnología a nivel mundial, es que esta, te puede traer una banda que no la tenías en tu radar; pero una vez entra a tu circulo de música continua, es difícil que pueda salir por semanas y semanas. Siendo ese el caso de los australianos de Werewolves, banda donde militan puro genio australiano del metal extremo como David Haley en la batería, Matt Wilcock en las guitarras y Sam Bean en el bajo y voz. Quienes pertenecen a la flor innata de su escena y residen en otras bandas como Abramelin, The Berzerker, The Antichrist Imperium, The Amenta y Psycroptic. Por lo que, son personas que saben perfectamente como debe de ser la música extrema. Porque son músicos de mucha sapiencia en lo que hacen y siempre le dan en clavo, porque los elementos que se van a encontrar en esta novel banda, son Black Metal, Death Metal, Industrial Metal, Technical Metal y con sabores de muchas cosas más en sus dos largas duraciones que son “The Dead Are Screaming” (2020) y el citado en la reseña “What a Time to Be Alive”. 


Seré directo, la música de “What a Time to Be Alive” es inclinada para personas que desean agresividad en su vida, así de simple. Música que sea rabiosa, acelerada, brutal y que contenga muchos universos extremos en ella, ya que, si eres de los que quiere música clásica dentro de cualquiera de sus raíces, pues te recomiendo pasar a escuchar otra corriente musical. Porque la descarga es impresionante a nivel de ejecución de estos tres músicos, quienes tienen en la mente, solo destruirte los oídos desde el primer segundo. Y es acá donde se tiene que decir que la tecnología a nivel de estudio ayuda bastante para que todo sea una pasada infernal de dosis aceleradas, brutales, extremas y técnicas que no tienen fin. Las cuales se despliegan de manera magistral en todas las canciones que contiene este álbum de Werewolves, y a ello, el diseño de la carátula hecha por Mitchell Nolte (Aborted, Vampire, Wode), es simplemente la correcta para la música que vas a encontrar dentro de treinta y dos minutos. 

Desde que el disco empieza con “I Don't Like You”, la barbaridad musical se hace presente y todo comienza a ser intenso en los parlantes, con una gran ejecución de los músicos, que encuentran a través de esa fusión blacker y deather algo muy atractivo. Ya que, dentro de lo mencionado, hay partes técnicas de instantes cortos, que le dan esa divergencia abusiva muchas veces para que tu cerebro entienda que debe de meterse un balazo en la cabeza después de la intensidad de ritmos. Y luego de eso, la idea sigue potente con las canciones que vienen a continuación como “Sublime Wartime Voyeurism”, “Mission Statement” o “A Plague on All Your Houses” (por citar algunas), las cuales no te dejan respirar en ningún instante y demuestran que esto no es para tomarse a la ligera, porque es música abusiva a nivel auditivo y bien pulida para que sientas el fin del mundo en el lugar donde estés escuchando el álbum. 


Como alguna vez lo dije, no sé en qué mundo me encontraba para haber dejado pasar a una banda como esta en su primera producción el pasado 2020, ya que es igual de destructiva que esté “What a Time to Be Alive”. Por lo que, para contener las sensaciones agresivas de la música que se encuentran acá, se tiene que conocer muy bien el pasado de estos tres músicos y saber a qué te estás adentrando, porque vas a escuchar influencias de las bandas a las que pertenecen, pero llevadas a un grado más extremo y satisfactorio. Y eso es lo mejor de todo. 

Calificación: 9.7 / 10

Lista de Canciones:

1. I Don't Like You
2. Sublime Wartime Voyeurism
3. Mission Statement
4. Crushgasm
5. Unfathomably Fucked
6. Antisocial
7. Traitors and Bastards
8. A Plague on All Your Houses
9. They Will Pay with Their Own Blood

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.