Fecha de Lanzamiento: 02 de Octubre del 2020 
País de la Banda: Finlandia 
Sello: Dark Descent Records / Me Saco Un Ojo Records
Estilo Musical: Death Metal 





La primera vez que escuche Gorephilia fue en su primer álbum “Embodiment of Death” (2012), donde los finlandeses le ponían intensidad y fuerza a su manera de hacer Death Metal, teniendo muchas cosas interesantes en ese estreno, aunque aquella vez esta banda era muy apegada al guion conocida de bandas deathers con voces ultra guturales y oscuras, bajo una producción un poco floja para cosas que ya existían aquellos años. Aún así, esto ya era brutal y distinto a lo que se conoce del sonido finlandés, porque esta banda esta mucho más influenciada por bandas estadounidenses que de su propio país, y quizá ese fue el sentido de no prestarle mucha atención a sus dos primera producciones, ya que esa esencia finlandesa de bandas del pasado en su país tenía un sonido más crudo y oscuro que Gorephilia. No me malinterpreten, las dos primeras producciones de esta banda son buenas y son capaces de sustituir a cualquier otra banda del mundo Death Metal de adquirir nueva música en formato físico. Entonces, “Severed Monolith” (2017) fue un disco directo y extremo para los canones de su país, bien ejecutado, bien mezclado y con esa intensidad que necesitaba su primer álbum para encontrar un sonido fuerte y decisivo que no necesita ir más allá de influencias, sino solo apegarse a hacer bien las cosas y encontrar en eso, algo que destaque en muchos sentidos sobre el resto de bandas Death Metal esta nueva ola. 


Luego de tres años, estos enfermos a lo intenso y brutal de Finlandia, regresan con una tercera producción en estudio llamada “In the Eye of Nothing”, donde la banda siempre evoca esos sentidos mencionados y esta vez el trabajo de Dan Lowndes (Absu, Ascended Dead, Blood Incantation, Bloodsoaked, Burial Invocation, Carcinoid, Cenotaph, Cerebral Rot, Chthe'ilist, Convocation, Corpsessed, Cosmic Church, Cosmic Putrefaction, Cruciamentum, Decomposed, Deiquisitor, Depravity, Desolate Shrine, Filtheater, Grave Miasma, Imprecation, Infester, Lantern, Lie in Ruins, Live Burial, Mortiferum, Necrophiliac, Obtained Enslavement, Pallbearer, Phrenelith, Sarpanitum, Sigh, Spectral Voice, Timeghoul, Toxaemia, Toxodeth, Triumvir Foul, Undergang) en la masterización es una de las mejores, en comparación de sus dos producciones previas, y el arte de Raúl González (Ataraxy, Centinex, Dead Congregation, Death Fortress, Dissect, Frightmare, Horrendous, Infectology, Master, Morbus Chron, Remains, Sarcasm, Venom Prison), es excelente para lo que vas a encontrar dentro de los cuarenta y dos minutos de este nuevo álbum de Gorephilia. Ahora, uno de los detalles que será impactante en esta nueva placa de los finlandeses, es que hay muchos cortes que ya no son tan brutales como en sus dos producciones y esta vez existe una interesante mezcla con raíces de su propio país, lo cual demuestra que están tratando de abordar más campos musicales y ya no necesariamente tenga que ver con lados estadounidenses, y eso es como la fresa de la torta en este nuevo álbum. 

Walls of Weeping Eyes” es la encargada de abrir el álbum y encontrar a través de secuencias del mismo riff, momentos que te conectan desde primera instancia con cada ritmo de batería, porque esta vez la batería es la encargada de cambiar los estados anímicos de la banda y proveer a las cuerdas como se debe de escuchar esta nueva canción. Luego con “Perpetual Procession” la banda decide continuar con los pesado de su música, y ya no complicarse con acelerar música, porque encuentra riffs más duros que agresivos, y la música de pone en modo análisis para cualquier que lo escuche, porque ya no vas a escuchar solo brutalidad como en su segunda producción, sino una breve inclinación hacía parámetros más lúgubres en su sonido y como se dijo, eso viene a ser lo más llamativo de la banda, porque aunque no lo crea, existen golpes de tarola que al tener secuencia de golpes groove este encuentre una mejor manera de apreciarlo y luego la dosis finlandesa que le da lo pesado y denso. De ahí con “Ouroboran Labyrinth” las cosas se ponen mucho más predecibles, porque la banda a través del ritmo inicial de esta canción, ya tiene como una cierta semejanza con la idea de esquemas de su primera canción, pero eso lo hace interesante, porque es como sacarle el jugo a un mismo riff y añadirle algunas cosas distintas para encontrar algo mucho más destacable a nivel de toda la canción. 


Devotion Upon the Worm” es la canción distinta al resto de canciones de todo el álbum, y en lo personal es aquella que tiene muchas más raíces escandinavas que estadounidenses, lo cual atrae más en principio, porque como se dijo, están comenzando a diversificarse en otras corrientes Death Metal-eras, y eso es de aplaudir, además de que a través de esta breve simulación de influencias, la banda encuentra un sentido disonante que lo fusiona con lo técnico y hasta casi progresivo de sus esquemas, porque es una de la canciones más trabajadas para el baterista y provista de unos tempos distintos. De ahí entra “Consensus”, la instrumental del álbum, provista de sonidos gruesos y terroríficos, parte de este tipo de música y que abren la fosa común para “Simplicity of Decay”, otra de las canciones con partes más evolutivas en su música, que solo aceleraciones, porque a través de los punteos resaltados al inicio de la canción, se encuentra a una banda más brutal y que quiere crecer en cuanto a composiciones se refiere. Luego se tiene “Not for the Weak”, la que continua con la misma cepa de canciones como la cuarta de este álbum, encontrando de juntar mas corriente y poder distinguirse a través del tiempo, porque el tema es quizá una mezcla entre lo que conoces de Morbid Angel de un "God Emptiness" y luego una densidad escandinava que se mezcla de una manera magnifica. 

Este “In the Eye of Nothing” termina su recorrido con “Death Dream” como la otra instrumental del álbum y la cual da hincapié a que esta sea más misteriosa y apegada a lo que se conoció con la banda en su primer álbum en este “Ark of the Undecipherable”, la cual cierra un álbum de crecimiento musical positivo dentro de Gorephilia, porque ya no los vas a conocer como solo brutales o extremos, sino una banda que dentro de algunos pasos mencionados, esta queriendo encontrar un camino distinguible en el tiempo y que digas al final de todo, que solo lo escuchaste en esta banda finlandesa. Esperemos que una siguiente producción tenga más de estos pequeños avances para encontrar a una banda personal y de sonido directo. 

Calificación: 8.5 / 10

Lista de Canciones:

1. Walls of Weeping Eyes
2. Perpetual Procession
3. Ouroboran Labyrinth
4. Devotion Upon the Worm
5. Consensus
6. Simplicity of Decay
7. Not for the Weak
8. Death Dream
9. Ark of the Undecipherable

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.