Fecha de Lanzamiento: 14 de Agosto del 2020
País de la Banda: Estados Unidos
Sello: Relapse Records
Estilo Musical: Funeral Doom Metal / Noise







Primitive Man es quizá uno de los nombres más originales que puedes encontrar dentro de esta corriente Funeral Doom, Doom Metal y Noise, porque representa perfectamente esa saturación de sonidos prolongados que esta vez no solo pueden ser melancólicos, sino guardan una rabia o ira que pocas bandas del estilo tienen. Ya que, si recordamos bandas como Thergothon, Skeptecism, Inverloch y Disembolwement, todas estas bandas están enfocadas en presentarte sentimientos oscuros que están arraigados a la muerte, oscuridad, melancolía, tristeza e inclusive provista de bastante misticismo en muchas presentaciones de esas bandas. Pero esta banda proveniente de Denver, Colorado; no tiene una manera de ver las cosas dentro del Funeral Doom como algo triste o algo misterioso, sino enfocarse en que su música pueda ser la más rabiosa y amargada de todas, sin la necesidad de tener bastantes notas o escalas, cambios de ritmos acelerados o técnicos, sino, llegar a enfrentarte auditivamente contra la psicosis y esquizofrenia social que puede tener esta banda. Donde cada uno de los álbumes de Primitive Man son evocaciones a lo ermitaño y lejano en la vida de cada ser humano, y que esta vez bajo el nombre de “Immersion” es que la banda presenta toda esta rabia hacía la humanidad. 

Immersion” es posible uno de los discos más densos de este 2020, porque a medida que los efectos chocan con los amplificadores, luego el tumulto de notas densas que hacen de la música de Primitive Man algo enfermizo de escuchar, porque como se dijo en el primer párrafo, acá no hay melancólicas sintonías, sino furia enclaustrada en notas sencillas y prolongadas que en un momento pueden llegar hasta fastidiosas para el oído. Pero ese es el sentido de tener a una banda bajo el nombre de hombre primitivo, donde todo es esencial, rabioso, arcano y salvaje cuando debe de serlo. Porque la banda siempre fue así desde “Scorn” (2013), con una caratula directa evocando a matar por rabia a cualquiera que piense distinto a ti y si no te gusta, pues ahí se tiene el enfrentamiento directo en cada una de las canciones de ese álbum. Entonces, esa idea de odio masivo en cada célula de los integrantes, demuestra que sigue vigente esa aversión por lo triste o alegre. Donde la caratula de este nuevo álbum es toda una muestra clara de que el ser humano solo es una parte visible de algo asqueroso socialmente hablando, y el enfoque a blanco y negro de esta imagen chamusqueada, tiene la enfermedad necesaria para adentrarte al mundo de tinieblas y aborrecimiento de todo lo que es conocido como ser humano. 


Todo empieza con la densa y estrepitosa “The Lifer”, con solo una a dos notas saturadas al máximo, las cuales en vez de provocar algo fúnebre, presentan algo rabioso y bullicioso, llegando a ser exasperante de escuchar por instantes, pero es ahí que el sentimiento de aborrecible se hace intrigante y llamativo. Porque luego con “Entity” la psicosis de las notas iniciales son ensordecedoras y te encuentras en un momento en que todo puede ser atemorizante y cargado de bastante energía psicodélica horrorizante en cada nota, y aunque esta pueda ser solo unas cuatro notas en toda la canción, el sentimiento de quedarse atónito y pegado al parlante es lo que demuestra la furia de la banda para hacer las cosas simples con solo poco más de cinco minutos. 

Existen canciones dentro del Doom o Funeral Doom que tiene esa idea de mezclarse con el lado Death del Heavy Metal y eso será lo primero que se te viene a la mente cuando escuches “Menacing”, pero termina siendo equivocada esta apreciación, porque en ningún momento la banda añade riffs Death Metal, ya que solo se concentra en ser una banda bulliciosa y amargada, donde las notas solo evocan ruidos aberrantes y prolongados que encajan perfectamente en aquello conocido como Noise. Porque estos esquemas, no tienen esa seguidilla musical que esperas para poder moshear o mover la cabeza, sino que expresa solo ruido insoportable y visceral de las guitarras y bajo en la música de Primitive Man. De ahí con “∞” las formas ruidosas y estrepitosas de esta canción solo llegan a los parlantes para enfermarte los oídos y sacarte sangre de ellos, para luego conectar con “Foul”; la cual entabla sentimientos disonantes y guturaciones asquerosas que terminar siendo la fresa de la torta, y que dan hincapié a la final del disco “Comsuption”. Siendo la que varia un poco más de tempos y ritmos, pero que no dejan de estar enfocados en hacerte sangrar los oídos de rabia. 



Primitive Man y este “Immersion” termina de catapultar a la banda como la respuesta estadounidense hacía el funeral doom de Europa, porque contiene casi los mismos elementos, pero al llevar la música a un estado de odio puro por los seres humanos, es que la banda encuentra el camino original que desde su disco del 2013 estuvo pregonando y esta se basa de pocas notas, pero si muchas sensaciones, porque la banda se coloca como una gran representante de este estilo enfurecido dentro del Funeral Doom de incursiones Noise. Impresionante despliegue de odio masivo en treinta y cinco minutos de pura psicosis. 


Calificación: 9.5 / 10

Lista de Canciones:

1. The Lifer
2. Entity
3. Menacing
4.
5. Foul
6. Consumption

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.