La primera vez que una banda toca en territorio peruano siempre es especial y va a despertar mucho interés, sobre todo si se trata de una banda como Atheist quien nos regaló en su momento algunos de los mejores discos de Death Metal de aquella generación de inicios de los 90s. Y si bien tendríamos a otra de las grandes bandas del género de la muerte como lo es Suffocation, creo que la atención se centró más en ver a Atheist por primera vez tocando en Lima. El evento se llevó a cabo en el C.C Festiva del Centro de Lima, que si bien no es el mejor local para conciertos, es el más céntrico y se presta para estos eventos. Grande fue nuestra sorpresa cuando al llegar vimos que la cola de bangers indicaba que el concierto se haría en la cochera y no en el salón, lo cual nos habla que hubo una respuesta aceptable del público. El dato curioso de la noche sería el payaso que estuvo en la cola un buen rato antes de que ingresemos al Festiva.


El concierto lamentablemente empezó con 1 hora de retraso, lo cual nos perjudica pues era día de semana, y al día siguiente volveríamos a tener concierto en el mismo lugar. Esto finalmente perjudicó la presentación de la banda nacional Eternal Exhumation quienes tuvieron que acortar su setlist y por lo que supe, tocaron a pesar de los problemas técnicos que se presentaron, eso sí la respuesta del público limeño resultó algo tibia en algunos momentos y fría la mayor parte del tiempo, quizás esperando a las bandas extranjeras. A pesar de todo sonaron temas de su primer álbum "The Great Conquest". En lo personal, considero que si bien es importante darle lugar a bandas nacionales para mostrarse en estos eventos; también es importante considerar que en día de semana y con 2 bandas estelares, sería mejor prescindir de más bandas. Muchas veces hay retrasos y quienes terminan perjudicadas son las bandas nacionales quienes por supuesto merecen respeto y no pasar por este tipo de situaciones.

Luego de esperar a que prueben un momento el sonido, sale Atheist al escenario y nos aplastan con su sonido Death / Thrash bastante técnico, con ritmos que por momentos parecen ritmos latinos. La banda no se guardó nada y puso la carne en el asador tocando temas de sus primeros 2 álbumes que deben los más recordados por estos lares. Temas como "On the slay", "Your life's retribution", "Unquestionable Presence" o "Piece of Time" despertaron al público que seguía algo frío. Aunque sonaron también temas de "Elements", que en su momento fue un disco muy complejo; y tampoco podía faltar temas de "Jupiter" que fue el último lanzamiento que nos regalaron, hace ya 9 años. Sobre el sonido, pues no quedé muy conforme ya que se saturaba por momentos o sonaba un acople que no permitía apreciar a esta banda en toda su magnitud, sobre todo a una banda de esta calidad y con temas tan complejos. Y como dato curioso, el vocalista mencionaba que olía a "mota" o que Lima olía bien, luego prometió bajar del escenario y lo cumplió pues accedió a tomarse fotos (y quizás la "mota") con algunos de los fanáticos de la banda. La presentación a pesar de todo fue muy buena, salvo el sonido por momentos, los integrantes de la banda son de gran nivel técnico, es más era impresionante ver cómo el baterista manejaba esos cambios de ritmo sin problema, una locura en vivo haber presenciado estos temas.


Llego el turno para Suffocation, por cuarta vez en Lima, presentando un show avasallador. Esta vez no nos acompaña Frank Mullen (nuevamente) sino Ricky Myers (actual baterista de Disgorge) quien tuvo la difícil labor de reemplazar a una de las voces más icónicas del género, y lo hizo bien. Desde comienzo a fin, Myers nos trae toda la potencia y brutalidad de los temas en los primeros discos hasta el último, con un mejor sonido en comparación a Atheist. Terrance Hobs, Derek Boyer, Eric Moroti y Charlie Errigo sincronizados con el público. El punto negativo fue ver que la mayoría se retiró ni bien terminó Atheist pero esto no fue impedimento para que Suffocation nos regale una magistral descarga de Brutal Death Metal bastante técnico por cierto. Sin lugar a dudas, Suffocation nos destrozó el cuerpo y un par de neuronas con temas como "Thrones of Blood", "Pierced from Within", "Infecting the Crypts", "Effigy of the Forgotten" y "Catatonia" donde el pogo y el headbanging se apodedaron del frío público limeño que despertó sobre todo con los temas más clásicos de los estadounidenses. Así terminaba esta gran noche donde el Death Metal tomó Lima gracias a la apuesta de Lima Live Sessions quienes siguen arriesgando y apostando por bandas que difícilmente veremos por el Perú, y es satisfactorio ver que están apostando por bandas extremas y no solo del género progresivo.



Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.