Fecha de Lanzamiento: 26 de Marzo 
País de la banda: Nueva Zelanda 
Sello: Independiente 
Estilo Musical: Technical Progressive Extreme Metal






Como lo dije muchas veces, tratar de seguir las producciones anuales dentro del metal extremo, puede ser un trabajo cansado, más aún si encuentras bandas como Blindfolded and Led to the Woods. El cual pensé que era un nombre de película de terror o alguna serie de televisión de AMC que tenían como base algo oscuro o satánico de por medio, pero la sorpresa del nombre y la idea de mezclas de estilos que tiene la banda, es la consecuencia de que el metal extremo sigue evolucionando y creciendo con más amalgamas que no tienen nada que ver con bandas de los 80s y 90s. Siendo esa la parte interesante de estos neozelandeses, y que junto a Ulcerate vienen a ser las bandas más extrañas dentro del metal extremo de estos años, porque su música bebe de muchos ríos para encontrar un factor personal en su música. Ya que, desde “My Vaseline Diaries” (2014), luego “Modern Adoxography” (2017) y finalmente este “Nightmare Withdrawals”, la música de la banda es difícil de catalogar en algo concreto, pero eso levanta la idea de su música, porque es música no común y tampoco para sujetos enchapados en bandas clásicas de cualquier sub estilo del Rock o Heavy Metal

La música de Blindfolded and Led to the Woods es aquella que tienes que escucharla unas tres a cuatro veces para entender lo que tienes delante de lo oídos, porque al tener muchas cosas dentro de su música, es que este “Nightmare Withdrawals” es un disco de grandes proporciones en la música extrema, y eso que la banda no tiene buenos lugares en los medios conocidos de Heavy Metal o quienes dicen promover el metal extremo en todas sus diversificaciones. Pero eso no importa, porque dentro de treinta minutos de música extrema, de dosis técnicas, otras progresivas, otras Death Metal y Black Metal, cambios abstractos y finalmente una ejecución poblada de grandes dotes humanos. Es que la música está a la altura de grandes nombres como The Faceless, Origin, Ulcerate, Katalepsy, y muchas más que mezclan un sinfín de universos extremos para encontrar un universo personal, y con este tercer álbum lo logran en muchos sentidos. 


Nightmare Withdrawals” me sorprendió completamente, ya que lo treinta y nueve minutos que dura el álbum, la idea de ensalzar la música con detalles de muchos estilos es algo de quitarse el sombrero. Donde las voces Stace Fifield a nivel general, son excelentes para los distintos riffs y baterías que tiene la banda, luego la ejecución de la batería que tiene esos detalles asimcopados en casi todos los instantes y luego partes sencillas en su ejecución por parte de Tim Stewart, son de maravilla. Luego el trabajo de Stuart Minchington, Ben Atkinson y Nick Smith en el conjunto de guitarras y bajo, son de lo mejor, porque demuestran que, si son necesarias, y eso no pasa a menudo con este tipo de bandas, porque usualmente tienen 5 músicos, pero no existen muchos detalles que contrastan dentro de su amalgama de estilos y que estos puedan seguir diciendo muchas cosas. Y dentro de armonía de sintonías y ritmos en las cuerdas, la idea armónicos en este tipo de bandas, no cumple con las clásicas ideas de tener agudos y graves, sino aplicar esta idea a momentos disonantes con frenéticas escalas bajo una misma apelación de notas en guitarras de siete cuerdas, los cuales le dan esa cadencia distintiva a la música. 

Cada canción es un universo musical, desde que todo empieza con “The Inevitable Fate of the Universe”, la fusión black y death metal se escuchan perfectamente, donde los neozelandeses le añaden en sus encajes, ese toque técnico moderno que siempre tuvo la banda desde su primer álbum, pero esta vez la música comienza a ser más progresiva en muchos puntos. Luego con “Black Air” y “...And You Will Try to Speak”, la idea deathcore de su primer álbum comienza a sentirse, donde las cadencias de guitarras de 7 a 8 cuerdas proveen a la música esa idea cuasi djent que muestra banda en todo su esplendor, mezclándolo con sus distintos guturaciones. De ahí con “The White of the Eyes”, toda la majestuosidad de la banda se hace increíblemente intensas, donde las escalas producen más detalles en su música y estas divergen en momentos crudos en las notas, y con esa idea, las cosas prosiguen en “Atop the Wings of a Magpie”. Encontrando esa idea simultánea de notas extrañas y disonantes, junto a lo brutal de su música; donde se podría decir que es la más completa de todo el álbum. 


Luego con “Lucid Visitations”, “Nightmare Withdrawals”, “The Obscured Witness”, “Rorschach and Delirium” y la final “Sic Mundus Creatus Est”, la banda presenta la misma idea enfermiza, presentando lo detalles técnicos y progresivos de muchos sabores blackers, deathers y por ende Deathcore. Pero en este último sentido, es que las cosas no se escuchan mal, por el contrario, la adición por instantes de ese estilo, hace que la música de Blindfolded and Led to the Woods tenga otra ruta y no se pueda catalogar fácilmente en una vertiente determinada. Quizá haya personas que sí lo hagan, pero si dejamos volar la mente y nos dejamos llevar por los distintos universos y sensaciones que tienen estos neozelandeses en su música. Se encontrará a una banda no común que sigue elevando los parámetros del metal extremo con este “Nightmare Withdrawals”. Candidato a uno de los mejores discos del año, y espero que algún sello lo edite en físico, porque este álbum no puede quedarse en versión digital y no poder escucharlo a toda su amplitud en CD.  

Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

1. The Inevitable Fate of the Universe
2. Black Air
3. ...And You Will Try to Speak
4. The White of the Eyes
5. Atop the Wings of a Magpie
6. Lucid Visitations
7. Nightmare Withdrawals
8. The Obscured Witness
9. Rorschach and Delirium
10. Sic Mundus Creatus Est

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.