Fecha de Lanzamiento: 23 de Agosto del 2020
País de la Banda: Colombia
Sello: Rotten Cemetery Records
Estilo Musical: Brutal Death Metal






Esa idea de estar en busca de bandas brutales que te sigan proveyendo ese sonido visceral a los oídos, era una de las cosas más interesantes a inicios de este siglo, y el país que tenía en cada esquina bandas de este tipo, era Colombia, porque desde la primera que uno escuchaba Internal Suffering o Purulent, quedabas enamorado a primera oída de este sonido, y querías volver a escuchar este soniod en nuevas producciones. Siendo esa la razón de porque uno se adentra en este estilo por muchas años y encuentras bandas de allá que siguen esa idea como Suppuration, Bacteremia, Melting Flesh, My Plague, Ancient Necropsy, Goretrade, Decarabion, Saproffago, Mindly Rotten, Carnivore Diprosopus, Amputated Genitals, Kinguts y lo mencionados en este reseña Nihil Obstat. Ya que todas estas bandas pertenecieron a ese movimiento visceral, brutal y carroñero que no lo ibas a escuchar en otra parte del mundo, y aunque ellos tuvieron una matriz Brodequin-esca en sus composiciones, todas estas bandas se alejaban de ese sonido creado por lo estadounidenses y encontraban la manera de hacerlo algo personal y que solo su país lo tuviera. Entonces, el primer disco de Nihil ObstatInherited Primitive Behaviors” (2004) tiene todos estos patrones y añade en breves segundos algunos elementos industriales que ya se iban a sentir en mayor sentido en su segunda producción “Disintegration” (2010), donde la banda ya buscaba un sonido alejado de lo visceral y quería perfeccionar su sonido a algo mucho más personal. 


Lo interesante del progreso en Nihil Obstat, y tiene mucho que ver con los años de diferencia entre los mencionados discos y este nuevo álbum “Antimatter”, es que gracias a las grandes brechas que existen en tiempo, demuestran que la banda se toma una cantidad de tiempo para desarrollar algo interesante entre manos para alejarse del común denominador de su país. Porque, el primero fue visceral con esa corriente que tuvieron y tienen muchas bandas en Colombia; luego de seis años, ellos presentaban un sonido mucho más moderno e industrial que se alejaba en algunos instantes de hacer algo brutal y estar más enfocado en tener canciones más acorde al Death Metal, pero al momento en que la banda le colocaba blast beats, ritmos técnicos (innatos dentro del Brutal Death) y voces guturales internas, es que la banda triunfaba en presentar una faceta más moderna en su música. Entonces, luego de diez años y estar alejados de producciones de larga duración, ellos regresan con “Antimatter”, disco que es muy distinto a lo que se escucho en su debut y deciden seguir la línea de su segunda producción, pero con cambios muchos más apegados ya no al brutal death visceral, sino vistos de una manera cuasi industrial que es llamativa, donde de la guturación de Mauricio Correa es la que termina de catapultar este cambio en Nihil Obstat



Desde que todo empieza con “Fragments”, Nihil Obstat tiene una manera directa de expresarte su música y su Brutal Death Metal, aunque tenga algún momentos ultra técnicos, pues demuestra que este puede ser directo como un golpe en la cara, ya que de ahí con “Antimatter Warheads”, las aceleraciones descienden un poco, pero siempre mantienen ese nivel rítmico bruto que es adornado con algunas notas disonantes y escalas con cadencia más limpias y propias de este estilo en estos años. Luego con “The King Of Plagues” es la mezcla de las dos primeras canciones, blast beats por bastantes instantes, luego partes con bastantes breakdows en los esquemas rítmicos y al final siempre ese detalle de terminaciones cuasi limpias que los hace mucho más digeribles al oído de cualquier metalero. De ahí con “Teratomachy” las cosas se ponen un poco más calmadas y su matriz Death Metal se comienza a fusionar de una manera más notoria con su lado industrial que quisieron darle desde su segundo álbum, pero esto es por segundos, porque luego la banda decide ponerle hincapié a partes técnicas y dentro de ellas colocarle brutalidad, intercalando con algunas dosis limpias y partes con quintas en las notas potentes para darle un poco más de variedad a su música; porque cuando todo esto termina y entra a los parlantes “The Fifth War”, todo comienza a ser más extremo, técnico, brutal y posiblemente sea la mejor canción de todo el disco, porque logra combinar la aceleración, con lo groove, lo técnico y siempre acotando algunos destiempos que se asientan bien en la música de Nihil Obstat

Comenzando con la segunda parte del álbum, se presenta en el reproductor “Death Is a Human Construct”, el cual es la breve introducción a esta evolución que tiene la banda para encontrar más detalles en su música y aunarlos como parte de su ladro industrial, los cuales siguen con “Arrival of the Planet Grinder”. Ya que es con esta canción que todas estas mezclan se sienten mucho más, y la banda ya comienza a estilizarse en un estilo más cañero y que en vivo se pueda disfrutar de manera integra todo el concierto, porque se escuchan perfectamente en los compases de la tarola la influencia industrial que le quisieron dar y estos encajan de una manera excelente. Luego con “Quantum Reactor” la banda sigue ese proceso extremo, pero no brutal, ya que su música comienza a asociarse con elementos técnicos de carácter limpio en esta canción, pero de ahí con “A Flesh-made Clockwork”, las cosas en cierto grado toman su camino y ya se siente a una banda que no quiere ser solo brutal, sino que quiere tener muchos más ambientes y estos al momento de escucharse produzcan las ganas de adentrarse a un pogo brutal. Porque luego con canciones como; “The Infinitesimal Gods” y “Opresor”, las cosas se ponen más calmadas y la banda se enfoca en ser mucho más intensa y directa para los oídos, donde el final del álbum termina en el cover a la canción “Guerra y Guerreros” de Angel Negro de su único álbum “Guillain Barre” (1996). 




Antimatter” es un disco más calmado en comparación de sus anteriores presentaciones e inclusive las adiciones técnicas de carácter limpio en los efectos, demuestran que la banda quiere seguir en otros movimientos musicales que nutran su música cada vez más y tengan a futuro algo que los destaque en el tiempo. Siendo ese el sentido real que tiene Nihil Obtstat de hacer las cosas en este tercer álbum, con mucha pegada, intensas y fuertes. Buen regreso, teniendo como único punto negativo después de las doce canciones, es que no pierdan mucho el lado brutal que estaba de manera innata en su música. 


Calificación: 8 / 10


Lista de Canciones:

1. Fragments
2. Antimatter Warheads
3. The King of Plagues
4. Teratomachy
5. The Fifth War
6. Death Is a Human Construct
7. Arrival of the Planet Grinder
8. Quantum Reactor
9. A Flesh-made Clockwork
10. The Infinitesimal Gods
11. Opresor
12. Guerras y guerreros (Angel Negro - cover)

Enlaces:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.