Fecha de Lanzamiento: 2 de Febrero del 2020 
País de la Banda: Ucrania 
Sello: Ashen Dominion 
Estilo Musical: Black Metal





Ygg es de aquellas bandas que tienes que estar muy bien metido dentro del metal extremo para poder descubrirla, porque tiene muchas cosas en contra para que sea de fácil deducción dentro del amplio espectro de bandas que se tiene dentro del Black Metal. Y eso fue porque en el año 2010 que se fundo la banda, pocas eran las bandas que ponían todo el álbum c0mpleto para ser escuchado en las redes de ahora. Siendo eso como primer punto, pero a ello se unen dos cosas a la banda, uno es el nombre y el otro es el país de donde vienen. Porque ni en mil años te hubieras imaginado que una banda llamada Ygg sacaría su primera larga duración de nombre homónimo y a un año después de haberse formado, sin olvidarse de su país de procedencia, ya que Ucrania era el lugar menos pensando para hacer Black Metal en la tierra hace diez años. Pero esto no significa que "Ygg" (2011) sea un álbum malo, por el contrario, al tener las limitaciones de muchas cosas en su ciudad y país, ellos se esfuerzan bastante en hacer que su música tenga lo necesario para que te quedes atrapado a sus ritmos, y es escuchar en poco más de una hora, sentimientos que te envuelven en muchas cuestiones personales enfatizadas por lo clásico del Black Metal y de adiciones instrumentales folclóricas de su país como son el VarganShakuhachi. Donde el detalle de haberlo escuchado en su momento, es lo que llama más la atención, porque ahora después de tanta tecnología y el sinfín de producciones dentro del estilo, las cosas se tergiversarán y se entenderá como una banda más. 

Luego de nueve años, Ygg regresa con su segunda larga duración llamada "The Last Scald", demostrando que no se han olvidado lo que saben hacer mejor, exponer los sentimientos gélidos de una manera que te apegas a cada segundo de estos más de cincuenta y dos minutos, preservando su sonido intacto y que no quieren avanzar más allá de lo que ellos conocen, dejando de lado los blast beats y aunando las voces de Vrolok y Helg de sentidos más profundos y angustiantes, teniendo como premisa sentir todo el dolor y acongojamiento de la misma música de estos ucranianos. Siendo ese mismo el detalle que difiere mucho de lo que se conocía de ellos, porque ahora Ygg decide irse por lados más sencillos y ponerle en ciertas situaciones los instrumentos folclóricos del Vargan y  Shakuhachi para no olvidarse de los pequeños detalles que los hizo interesantes en el 2011. Luego la caratula y todo el detalle en físico de este nuevo álbum, es una de las mejores cosas de todo amante a coleccionar debe de tener, porque la edición en digipack A5 que viene con el arte de la portada expandida, el libreto con términos sobrenaturales y el detalle del logo hecho en madera a pocas unidades, es una de las mejores cosas que puedes tener en este 2020. Porque demuestra el esmero de la banda por tratar de decirte las cosas de otra manera en su adquisición, y ver que se toman en serio como puede pensar la mente de un coleccionista. 





El disco empieza con "Мёртвые топи" que al español significa "Pantanos Muertos", donde Ygg habla de sus costumbres ancestrales enfocadas dentro del sentido Black Metal y melancólico de esta nueva etapa de la banda, donde la variación rítmica de solo subir y bajar las notas dentro de los mismas escalas y trastes continúan con la sensación triste, porque luego en medio de todo se ponen un poco más densos y darle el realce necesario para que puedas seguir con este sentimiento por tiempo prologando. Lo cual muchas veces puede ser hostigante, porque no se escucha variación en la rítmica de las guitarras, pero si existen algunos sentimientos que se denotan más que otros. Luego sigue "Последний cкальд", que al español viene a ser "el último poeta", encontrándonos con los sonidos de la banda en su etapa folclórica, que poco a poco se mezclan con sus partes frías y de un solo corte rítmico, pero es aquí que la canción comienza a dotarse de sintetizadores que se mezclan en mar del suicidio masivo segundo a segundo, que se abre para adentrarse en lo más gris de las sensaciones humanas y encontrar a una banda dispuesta a presentarte más penas y tristezas, como si la vida misma te aburriera y solo quedará pocos metros para el patíbulo innecesario de cosas envueltas en alambres de púas para seguir con la laceración auditiva.  

"В надежде о Вечном"  significa "En la esperanza de lo eterno", que nos comienza a hablar acerca de de Wotanismo y sobre la superioridad de la raza blanca ante todo nivel de existencialismo, basado en muchas creencias folclóricas de Ucrania y de la ex Unión Soviética. Donde cae como anillo al dedo el Black Metal como estilos musical, porque desde los principios de este estilo polifónico, siempre se inclinaron a cosas de identidad cultural que estaban alejadas del satanismo o esos detalles que nacieron pasado los 90s para darle más estructura controversial a su ideología.  Ya que este sería el principio ideológico con el cual nació el Black Metal, de que pueden ir ante cualquier creencia ajena a su propia versión de como se vive el día a día en su propia cultural. Entonces, lo que se encuentra en esta canción es mayormente esa situación de poner las cosas grises y gélidas en su música para que ningún dios o esas cosas puedan llegarle a hacerle frente a la superioridad de raza blanca. Luego nos encontramos con "Віса пробудження" que significa "Eterno, Eterno", que sigue con lo mencionado antes, pero esta vez en una fraseo lírico de suicidio en su forma más sencilla, que se aúna con lo gris de sus ritmos y que no necesita de mas para ser lo que esperas de la última canción del álbum. 

 
"The Last Scald" es un disco que se disfruta con una buena copa de vino helada, al ritmo del del viento más gélido y en medio de un bosque de pinos de grandes tallos, que ayudan a provocar la oscuridad necesaria para que te infiltres con los sentimientos de la naturaleza y termines compenetrando con ellos para seguir en miles de tertulias dignas de un buen álbum de Black Metal. Pero por otro lado, la carencia de más directrices en sus esquemas compositivos, terminan cansando al oyente por más de cincuenta minutos, donde no siempre la resolución de un sentimiento gris dentro de una misma corriente tiene que ser pacifica para que se entienda, porque en una quebrada profunda, los rápidos son los que le ponen mayor libido al recorrido. 




Calificación: 7 / 10

Lista de Canciones:

1. Мёртвые топи
2. Последний cкальд
3. В надежде о Вечном
4. Віса пробудження

Páginas Oficiales:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.