Género:
technical death metal
Origen: Nueva Zelanda
Fecha de Lanzamiento: 24 de Abril del 2020
Discográfica: 
Debemur Morti Productions







Muchas veces nos dejamos llevar por gustos muy cerrados y hasta infantiles, debido a que esperamos más de lo mismo de un estilo extremo o una banda en específico, lo cual no nos deja mirar más allá de lo que actualmente está pasando dentro de esta corriente extrema. Pero cuando uno se asoma por la ventana y escucha lo que está pasando en el mundo extremo del Heavy Metal, las cosas de hoy toman otra connotación y son llevadas a niveles superiores por las nuevas bandas que jamás se cansan de seguir viendo más allá de las bandas clásicas, y mejoran en todo sentido lo que hicieron ellas y le dan una perspectiva distinta de este estilo, demostrando que ya no estamos en los 80s u 90s de los estilos más brutales, donde bandas que siguen sacando el brillo a estilos viejos con bastantes influencias del pasado, ya tienen fecha de caducidad y el tiempo ya está formando a las nuevas cabezas de lo extremo en estos últimos años, lo cual es muy bueno, porque ya no te trae recuerdos de lo que fue, sino de lo que se viene.

Entonces, dentro de este cuadro innovador existen bandas como Ulcerate de Nueva Zelanda, que desde su primer álbum “Of Fracture and Failure” (2007) siempre se alejaron del común denominador y presentaron algo disonante, oscuro y de bastantes dosis técnicas que vienen a ser el detalle con el cual siempre se distinguió del resto. Y ese camino lo siguieron con sus siguientes producciones como en “Everything is Fire” (2009), luego de ello la banda decidió apegarse a un rollo mucho más abstracto en sus composiciones y comenzaron a expandir sus horizontes con esquemas progresivos y de bastante indagación musical, que seguía siendo extrema y oscura. Así, comenzaron a venir álbumes mucho más oscuros como “The Destroyers of All” (2011), “Vermis” (2013) y el impresionante “Shrines of Paralysis” (2016) en los cuales la banda desarrolló su propio estilo y se hizo un nombre de culto para los que buscábamos nuevas emociones dentro del metal extremo y no seguir con lo conocido; entonces luego de cuatro años, estos amantes de lo disonante, técnico y progresivo presentan su nuevo álbum en estudio “Stare Into Death and Be Still” bajo el sello francés Debemur Morti Productions.



Ulcerate siempre se tomó las cosas muy en serio con respecto a sus presentaciones visuales y el trabajo artístico del baterista de Jamie Saint Merat en todas las carátulas de la banda y en especial en éste “Stare Into Death and Be Still”, realmente presentan una obra maestra en todo sentido, enfocando la lírica de la banda y la inclinación progresiva, abstracta, disonante, oscura y técnica que tiene esta banda. Siendo una banda que enfoca todo esos problemas personales, pensamientos suicidas y problemas psicológicos en una expiación musical a través de casi una hora de recorrido, los cuales evocan todo ese desarrollo abstracto y oscuro que se acuña con elementos musicales de ensueño, y que solo lo podrás escuchar en Ulcerate. Se debe de adelantar, que para escuchar a esta banda, hay que tener un poco más de experiencia con este tipo de Death Metal, ya que no es el tradicional metal técnico que te ensartará piruetas guitarreras cada cinco segundos, o de aquellas bandas que te presentan universos matemáticos desarrollados bajo plataformas digitales, terminando de concluir un teorema imposible de la física. Pues no, para adentrarte a la música de “ Stare Into Death and Be Still” se tiene que es esperar lo inesperado y en medio de todo encontrar música adictiva y de alta gama que el mundo lo verá como clásico de acá unos 20 a 30 años, porque así es el mundo. Además, que quizá ese sea el punto en contra de la banda y su música, que no son de fácil digestión auditiva a primer oído.

Muchos dirán que al ser un disco Death Metal y de casi una hora de duración, este pueda llegar a ser aburrido o de mucha experimentación dentro del estilo, pero se equivocan, cada segundo lo vale. Desde que todo empieza con “The Lifeless Advance”, la música ya comienza a atraparte en todo sentido, creando ese ambiente abstracto y nublado de muchas ideas disonantes y notas de guitarra que transitan por mucha zonas enfermizas, las cuales evocan miedo y terror a cada instante, pero no de aquel en el que esperas que un monstruo deforme te mate o te mutile, sino de aquel que cuando te miras al espejo es capaz de tomar otra forma, distorsionando la realidad en segundos y encontrar al enfermo cazador de pensamientos blandos y sanos. Luego entra al reproductor “Exhale the Ash”, con pequeñas dosis blackers en instantes y con potentes dosis de sonidos que a momentos parecen desordenados, pero no, la música comienza a tener un alcance distinto y los músicos una conexión astral de otra índole, los cuales solo encuentran bifurcaciones de ritmos previos para dividirse en más situaciones exasperantes y de miedo al vacío, comienza a deliberarse en luchas internas continuas que son resaltadas por la música de Ulcerate



La homónima “Stare Into Death and Be Still” es simplemente todo lo que la banda puede abordar musicalmente y de sentimientos en cada nota, porque a medida que avanza la canción, la historia se desarrolla entre partes aceleradas, cuasi melódicas, progresivas y al final siempre provistas de una lucha interna que no termina de desatarse, pero eso no significa que la canción no lo haga, por el contrario, se ponen disonantes más tiempo y todo a media que la historia termina, donde las laceraciones auditivas son cada vez más impresionantes con espacios que parecen imprecisos, pero al final solo son más cosas que ayudan a la banda en seguir con su música y así encontrarse con la misteriosa “There is No Horizonte”, la cual probablemente sea la más consistente en sus sentimientos oscuros y en la que no se escuche tanta parafernalia  en comparación de las anteriores. Luego sigue “Inversión”, donde las cosas se ponen de otros colores y la densa afinación de cuerdas se torna un poco más limpia, pero siempre manteniendo ese aspecto oscuro que su música tiene de manera innata. 

Con “Visceral Ends” las cosas nuevamente se calman en su inicio provisto de bastante delay en su efecto de guitarra, avanzando con pasos lentos con los ritmos exasperantes y al final tener en mayor protagonismo los guturales graves que evocan horror pertubador que se conecta nuevamente con sus partes blackers y luego encajar hacía “Drawn Into The Void”. La cual es la más arraigada a ritmos blackers, que se atestan de sus riffs disonantes en cualquier situación antes mostrada, donde lo importante en esta parte del álbum, es nuevamente presentar otros universos que no tienen relación ante lo antes escuchado, pero como se dijo, ese siempre fue el propósito de Ulcerate. Encontrar con cada canción un universo que pueda seguir la misma línea del álbum, pero recorriendo neuronalmente muchas otras instancias sensitivas que no son simples de entender, ya que todo en esta banda se pone más complejo con cada segundo qué pasa y los sentimientos se dispersan más y más para que finalmente se termine con “Dissolved Orders”, siendo otra obra maestra que no tiene pierde de principio a fin, cerrando un disco que muchas veces puede parecer difícil de entender, pero que gracias a otros esquemas todo se entiende perfectamente.

Stare Into Death and Be Still” se erige como un digno contenedor de la música de Ulcerate, demostrando originalidad y momentos que solo serán captados por ellos. Viendo nacer una nueva leyenda que no necesita de canciones o ritmos pegajosos para tener una obra maestra musical.

Calificación: 10 / 10

Lista de Canciones:

01. The Lifeless Advance
02. Exhale the Ash
03. Stare into Death and Be Still
04. There Is No Horizon
05. Inversion
06. Visceral Ends
07. Drawn into the Next Void

08. Dissolved Orders

Páginas Oficiales:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.