Fecha de Lanzamiento: 17 de Enero del 2020 
País de la Banda: Estados Unidos 
Sello: Willowtip Records 
Estilo Musical: Brutal Death Metal








Odious Mortem es de aquellas bandas como Vomit the Soul, Severed Savior, Disavowed, Inherit Disease, Condemned, Inveracity, etc. Que hicieron las cosas mucho más complicadas a inicios del siglo XXI dentro del Death Metal, con grandes álbumes que mantenían una escuela técnica en sus composiciones, las cuales continuaban el legado de Deeds of Flesh, Disgorge, Suffocation y Broken Hope, pero lo llevaron a un nivel distinto, el cual era de elogiar en aquellos años, y por ende, muy difícil de igualar en todo el mundo. Porque no solo se tenía elementos brutales en su música, sino que además comenzaban a indagar con otros elementos que hacían de su música, un estilo que era intenso, fuerte y técnico en todo sentido. Pero luego de esa explosión en todo el mundo lleno de bandas que tenían un sonido brutal de los 90s, estas poco a poco desaparecieron de la faz de la tierra sin decir que pasó o porque no continuaron hasta estos años, donde el Brutal Death Metal comenzó a tener un sonido muy mezclado con otras ramas y comenzaron a salir las super denominaciones de Technical Brutal Death Metal, o cosas por el estilo que redundaban dentro del Brutal Death Metal, porque es sabido que toda banda que se ponía como estilo Brutal Death Metal, ya contenía dosis abusivas e innatas de tecnicismo, por lo tanto no era necesario decir técnico a un tema sobreentendido. Entonces, lo que se tiene en este nuevo tercer disco de Odious Mortem después de 13 años de silencio, es un disco que termina retomando lo dejado en su disco "Devouring the Prophecy" (2005), con ese sonido un poco más sucio y de escuela Suffocation-niana en todo sentido.   

Cuando se lanzó la propaganda sobre el regreso de Odious Mortem al ruedo de las largas duraciones con este "Synesthesia", y luego presentaron la primera canción del álbum, pues era de esperar como esa escuela brutal de Estados Unidos estaría regresando o renaciendo con ese sonido personal que solo un puñado de bandas en el mundo la tuvo a inicios del siglo XXI. Pero esta vez las cosas se verían mucho más dementes o con una visión mucho más producida de lo que hicieron hacer en el 2005, debido a que desde la portada hecha por el Adam Friedman, presento a la banda con una visión mucho más psicodelica y de influencia setentera. Lo cual se puede tomar de muchas maneras introspectivas, ya que depende de lo que estés buscando en la banda después de ver el digipack o después de terminar de escuchar el álbum completamente, porque así a simple vista es un retroceso cultural a lo que ya se conocía de ellos, pero visto con un enfoque mucho más progresista, el cual quizá afecte a los más acerrimos de la banda. Pero que si sabes enfocar una situación noventera musical a todo nivel, pues este "Synesthesia" cumple los parámetros que necesitas para volver a tener fe en esta corriente que se dejo un poco de lado y solo Indonesia estaba tratando de mover con el copia y pega de Disgorge y Deeds of Flesh en sus bandas y álbumes. 


Hasta el anterior párrafo, la banda ya como que estaba presentando una seguidilla de muchas ideas vertidas en sus discos pasados, pero una vez que uno se adentra en los casi 38 minutos de este "Synesthesia", se encontrará a una banda que en vez de avanzar con un disco mucho más brutal entre manos, después de la monstruosidad que dejaron en "Cryptic Implosion" (2007). Ellos deciden copiar muchos elementos de Suffocation y encerrarse con las mismos esquemas, hasta el punto de que la voz de Anthony Trapani  tiene mucho de Frank Mullen en su estilo de canto, lo cual antes no se sentía a grandes rasgos, pero ahora sí. Entonces, este tipo de canto puede llegar a quitarle unos puntos si esperabas algo más intenso que lo sucedido en el 2007; pero si le das vueltas al disco, todo comienza tener una formula que como se dijo antes estaba más presente en su primer álbum "Devouring the Prophecy" (2005), con bastantes dosis de música técnica entre manos y con el sonido clásico en la producción de finales de los 90s en este tipo de bandas. Además que a toda esta mixtura de 90s, los solos que en discos pasados tenían una esencia mucho más deather, esta vez la banda decide colocarle dulzura Heavy en sus raíces y escalas, para que el disco aportará un detalle extra en comparación de lo que hicieron. 

Desde que todo empieza en "Dormant Retribution" lo que esperabas de una banda que busca ese sonido añejo dentro del Brutal Death Metal primigenio se hace presente y comienza reventarte los tímpanos; y esta vez ellos comenzaran a poner dosis más deathers que brutales en su música, con cambios y esquemas que son más mosheables y pogueables, o como se diría le dan el sabor adecuado para que te pegues al disco horas y horas. Ya que basta la primera canción del álbum para que te des cuenta a donde va todo el álbum con las siguientes canciones como; "Condemnation Foretold", "Ruins of the Timeworn", "Ruins of the Timeworn", "Replenish the Earth", "In Abominable Form", "Eagle's Tower", "Cave Dweller", "Spirit Hole", "Synchronicity" y la final "Dissonant Theology". Denotando un detalle en toda la producción del disco, como el masterizado y mezclado, porque se siente un poco bajo en comparación de otras producción y con una producción bastante forzada en la voz; y quizá ese sea el sentido de porque el disco no termina de encajonarse después de una larga espera. 


Otro detalle del disco viene a ser que cuando se escuchaba a las banda en los años 2005 y luego el 2007, ellos ya tenían detalles modernos en un momento donde las cosas se estaban calentando para lo que ahora es el Death Metal técnico, pero ahora con "Synesthesia" y darle a un este tercer disco solos con escalas heavies, da mucho que pensar, porque era una banda de mucha intensidad brutal y ahora es como escuchar a una banda que quiere ir mucho más atrás y olvidarse de lo que lo hizo en un momento, y los efectos de sus guitarras no contrastan muy bien con todo el poder que le da la batería. Ya que el sonido de parche de tarola es un poco extraño en comparación de lo que KC Howard en sus anteriores producciones. Llegando a pensar que el trayecto de 13 años de silencio, hizo que la banda tuviera que pensar bastante en todos los detalles de este tercer álbum, y comenzar a ver que pasaba con la maduración de tantas ideas al aire, obteniendo un resultado muy básico para lo que ya se espera de ellos. Esperemos que este disco sea como el inicio para retomar las cosas de mucho mejor manera y hacer de que este nombre Odious Mortem no se pierda en el tiempo, porque se sabe que la banda aún tiene mucho que dar para esa parte extrema que el Death Metal necesita de vez en cuando. 

Calificación: 6.5 /10

1. Dormant Retribution 
2. Condemnation Foretold 
3. Ruins of the Timeworn 
4. Replenish the Earth 
5. In Abominable Form 
6. Eagle's Tower 
7. Cave Dweller 
8. Spirit Hole 
9. Synchronicity
10. Dissonant Theology

Páginas Oficiales:

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.