Tuvieron que pasar 24 años para volver a ver a Immolation en Perú, pero esta vez la poca asistencia y la inopia escena capitalina demostró una vez más que el Death Metal en esa ciudad está a años luz de ser entendido. Porque dentro de casi dos horas de música extrema en su versión más pura y de influencia hacía otras bandas de manera mundial desde 1986 como Defcon. La gente despertó con un tema y medio tema que pertenecían a su primer disco “Dawn Of Possession” (1991), pero 12 temas pasaron desapercibidos como si se estaría viendo a una banda novel en vivo. Lo cual es lamentable porque es la segunda vez que esta banda pisa la capital peruana y ese desconocimiento es inapropiado para una banda de la trayectoria de Immolation; además de comparar otros eventos en Sudamérica dentro de esta gira. Donde la asistencia sobrepaso las 500 a 600 personas y el pogo seguido del conocimiento es de principio a fin. Porque saben el nivel de banda que tienen delante de ellos y como cambio la escena mundial del Death Metal, pero la escena de la capital peruana está condenada a tener bandas que solo tuvieron éxito en los 80s y se basan en ese sonido, de ahí en adelante no conocen y mucho menos están pendientes de que es lo que pasa en el mundo extremo de hoy del Heavy Metal. Lo cual es muy lamentable!!! 


Siendo así una lástima para Xaria Music y su buena organización en este evento, la cual tuvo que pagar con la poca asistencia y neófito conocimiento en la discografía de Immolation. Donde las bandas limeñas quedan fuera de esta organización, debido a que el nivel demostrado por Eternal Exhumation (la única banda que presencie) es realmente imperfecta en todo sentido y demuestra aún más lo estancado que esta Lima en el sonido extremo e insípido sonido Death Metal. Fuera de ese mal hincapié del telonero, el sonido fue excelente y se entendía toda la ejecución de los músicos de Immolation; a ello, bajo una sencillez inigualable de parte de Robert Vigna y Ross Dolan. Quienes desde el inicio mostraron su entrega hacía los asistentes y aunque ellos hayan sido ingratos en el desconocimiento de sus temas. Ambos demostraron ser grandes personas tomándose fotos con el auditorio desde su ascenso al escenario y bajada de este. 

Immolation fue una banda de pocas palabras y con un robusto repertorio de 14 canciones que incluyó 7 discos y 1 EP de su entera discografía de 10 álbumes y 2 EPs (no como leí por ahí, de toda su discografía). Seleccionando algunos resaltantes dentro de los álbumes tocados y otros que marcan el mismo contexto musical de los temas más cañeros de esa noche. Pero como todo amante de esta banda, siempre faltaron temas de los discos no ejecutados esa noche como son; “Burn with Jesus”, “I Feel Nothing”, “Passion Kill”, “World Agony”, “The Weight of Devotion”, “Of Martyrs and Men”, “Unholy Cult” y muchas más que cumplirían una presentación de 3 hrs de intenso y milimétrico Death Metal. Sin floriturerias de solos técnicos o bajadas de nivel para las experimentaciones respectivas de este siglo; Solo Immolation y su crudo Death Metal cuasi progresivesco que va directo al cerebelo!!!


Esa noche para muchos era la segunda vez que los veían, pero creo que no hizo mella en que fuera la primera o segunda vez. Porque igual fueron 10 personas o menos que conocían las canciones que se tocaron esa noche y no hubo el pogo masivo como en conciertos anteriores de Death Metal. Porque cabe resaltar que había gente que trataba de hacer headbanging, pero el tempo y cambios de Immolation no es el clásico Death, Pestilence, Obituary, Deicide, Cannibal Corpse, Entombed, Morbid Angel, etc. Los cuales cumplen ese patrón para hacer el pogo y el headbanging respectivo durante toda la presentación de la banda principal, lo cual hizo aún más sorprendente la apreciación de esta crónica. Porque se tenía a una banda de las mayores delante de todos, pero los asistentes no le encontraban congruencia para moverse o por lo menos atinarle al ritmo de Immolation en el headbaging, que por cierto y si no se dieron cuenta, lo marcaban Ross y Robert en sus movimientos dentro del escenario desde el inicio hasta el fin. 


Fuera de la inexpresiva escena limeña, la banda comenzó el desmadre promocionando su nuevo disco “Atonement” (2017), con “The Distorting Light” y “When the Jackals Come”, donde el éxtasis auditivo explotaba a su máximo nivel y los años que se haya tenido que esperar sus regreso y otros verlos por primera vez, no valían nada y solo las letras “We seek the divine”, “Assassins of peace” y “Enforcers of power” resonaban a todo volumen y en directo dentro de estos dos temas. Llegando a hacer un pausa de 5 segundos para que entre una de las más canciones icónicas de ImmolationFather, You're Not a Father” de su destructor álbum “Close to a World Below” (2000) y todo esa introducción bajo los golpes de china y redobles de Steve Shalaty en la batería daban el hincapié para que desde el corazón saliera “Father, you're not a father, Rapist, selfish taker of youth, The fires you cast out, I promise you for Eternity” y luego el desorden musical (por así decirlo) en todos los instrumentos destruían los tímpanos para que los solos de enfermizos y frenéticos de Robert se apoderaran de todo el C.C. Festiva


Otra pausa y Ross anuncia “Swarm of Terror” de su aclamado disco “Harnessing Ruin” (2005), donde todo comenzaba a acelerarse más, pero Lima seguía tomando su emoliente afuera esperando que se toquen algo que conocieran. Y saliendo del micrófono “A swarm of terror, Across the land, Spreading sickness to curse the world” y viendo cómo se desenvolvía Robert y Ross en el escenario y marcando el paso para los cambios de tempo. Y de manera pegada presentan otra canción icónica de ellos “Majesty and Decay” del álbum del mismo nombre “Majesty and Decay” (2010), elevando aún más la noche bajo el doble bombo intenso y lento de Steve, además de los asimcopados golpes de platos dentro de las guturaciones que decían “A vile disturbance will move us all, Its will is iron, a blackened soul, Innocent blood will fill its need, Watch you faith turn and flee”. Ese instante se desconecta la corriente neuronal y todo los riffs de Vigna comenzaban a mover el cuerpo de manera a sincopada y solo los golpes de bajo de Ross marcaban que el éxtasis tenga control.



Terminando la canción, todo se vuelve a conectar en las neuronas para saber lo que continuaba e Immolation presenta un clásico inicial “Once Ordained” de su monstruoso disco “Failures for Gods” (1999) y nuevamente las neuronas se desconectan, pero los datos almacenados de años escuchando este disco volvían a la garganta y la expresión vocal salía de manera natural pronunciando “You will all be fooled (x2), When he reveals himself (x2), You will all be fooled(x2), He sees within your hearts, He sees within your souls”. Donde inconscientemente mi reproductor memorial esperaba la segunda canción de este tercer álbum “No Jesus, No Beast” y gritar a todo pulmón: “Can you hear us...Death to Jesus(x8)”. Pero en vez de ese tema hacen un pare y dejan correr la introducción de “Thrown to the Fire”, quinto tema de su último álbum y todo comienza a calmarse en el cerebro para tener casi dos minutos de calma y puro ateísmo político en sus líricas que siempre fueron marca de casa de Immolation y de completo repudio hacia la religión. Siendo el tema exacto para bajar la dosis extrema y dura en la presentación de Immolation, que luego continuaría con “Kingdom of Conspiracy” del disco del mismo nombre “Kingdom of Conspiracy” (2013). Donde las letras del coro se entendían claramente “Kingdom of conspiracy, Knowledge now contained, Building up our weakness, Subduing us with awe”, seguido de los cambios desenfrenados y abruptos de Steve. Quien se encargaba de producir toda esta infranqueable locomotora de grosas magnitudes y que hacían un precedente exacto para que “Destructive Currents” de su nuevo disco nuevamente bajará un poco la revolución a su presentación y brinden esos momentos necesarios para tomar aire; y aunque fueran de unos segundos con redobles y golpes de platos de Steve, lo valían al máximo para poder continuar con toda la masacre anti cristiana y de poderío excesivo en todo los temas hasta el momento. 



Fue aquí que Immolation se detuvo un poco más de tiempo para poder hablar y recordar a un viejo conocido en su listado de canciones de esa noche, fue así que, “Into Everlasting Fire” comienza a ser ejecutado por esta máquina neoyorquina. Siendo el tema que recién los neófitos de temas anteriores de la escena limeña despertaron y comenzaron a poguear recordando el primer disco “Dawn of Possession” (1991). Lo cual es lamentable porque durante la noche habían salido temas que destronaron a esa canción desde 1991, pero que al fin y al cabo no importaba. Por lo menos la neófita escena limeña le regalaba el primer pogo de la noche a Immolation, pero no fue uno prolongado, porque en las partes intrínsecas de la canción nuevamente Lima comenzaba a mostrar su atraso en Death Metal ese calibre. Pero como se repite, no importaba a estas alturas del evento porque lo mejor era esperar que siga la masacre auditiva, y fue así que Immolation anuncia “Den of Thieves” de su EP “Hope and Horror” (2007). El cual destruye los tímpanos nuevamente con su lírica anticristiana en el coro “Den of thieves, Rule with greed, Steal our faith, Watch us bleed”. Mientras que todo en las neuronas se salía de control y el éxtasis inicial continuaba a borbotones por todo el cuerpo de Robert y Ross. Quienes continuarían promoviendo el nuevo disco de la banda con “Above All”, relajando los músculos por momentos y enfrentándose a toda esa furia a sincopada y de lírica anticristiana que estuvo presente desde “Into Everlasting Fire” pronunciando “Angels fall their wings decayed, Their hymns of praise sung from the graves, Unspoken prayers cease to confort, The objects of his rage...” y ahora con el noveno tema de su último disco que decía “I am the Devil, I am their God, I hold the power, I hold their hearts, Die for me... Raise me above all”. 


La noche llegaba a su fin y el listado igual, pero no sin antes regresar nuevamente a 1991 y escuchar su tema homónimo “Immolation” que contenían los arreglos realizados en la regrabación de este tema en su disco del 2017. Donde los coros “Disemboweled... Desecrate, Death divine... Morbid fate, Creeping pestilence... Spreads with hate” y “Dogma crumbles... Carnage is cast, Misery plague... Forgotten our past, Wrath of hell... Forever will last”. Estaban más pausados y se podía entender perfectamente lo que Ross Dolan blasfemaba y se podía cantar a voz en cuello toda la canción. Siendo así el segundo tema -de manera completa- que se pogueo durante toda la noche y pudo entender la bisoña escena limeña. 



La banda hacía un pequeño pare y recién la gente gritaba Immolation para que se tocarán un tema más y fue así que sin mucha complicación, la banda accede a tocar una canción más y vaya que se despidieron con otra magnificencia musical “Close to a World Below”. Siendo uno de las canciones más largas de toda la carrera musical de Immolation y la única que no contiene coros repetidos para poder aprendérselas de memoria y solo continuar con toda la blasfemia lírica que decía “A world of hate...A world of pain, A world too blind to see, A world of judgments ...A world of sadness, A world void of truth, A world of the power mad...A world of corrupted lives, A world destroying itself ahead of its time, A world of lust...A world of corrupted lives, A world destroying itself ahead of its time, A world of lust...A world of greed, A world with no hope…… We'll beg for life, We'll beg for forgiveness, We'll beg for pity, We'll beg to be closer to God, Foolish souls will never see, The closer to God the closer to our end, For Christ can't undo this sorrow and pain, For when he died his soul went below……. Glorious flames...Come us all, Bring us closer...To a God Below, Far are we...From everlasting joy, Close are we...To a world below”. 



Cerrando una noche magnifica a nivel de organización, horarios exactos, sonido excelente, luces de acuerdo a los diversos esquemas musicales de Immolation y todo un conglomerado musical que será difícil borrar de la cabeza por muchos años bajo la premisa de I-N-O-L-V-I-D-A-B-L-E



Solo queda agradecer a Xaria Music por el tremendo despliegue de responsabilidad que brindo esa noche para que Immolation tocará a plenitud sus 14 canciones. Y como detalle paran remarcar, es una pena que la escena limeña y deather no haya brindado el respeto adecuado a Immolation. Porque gracias a la poca asistencia y el desconocimiento de su discografía; es que está banda, regrese en un futuro y hasta se podría decir complicado.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.