Devourment - Obscene Majesty - 2019 (Relapse Records)

Lista de Canciones:

1. A Virulent Strain of Retaliation
2. Cognitive Sedation Butchery
3. Narcissistic Paraphilia
4. Arterial Spray Patterns
5. Profane Contagion
6. Dysmorphic Autophagia
7. Sculpted in Tyranny
8. Xenoglossi
9. Modem Sui Morte
10. Truculent Antipathy







Para conocer a Devourment hay que tener un poco más de curiosidad por el lado grotesco y brutal del genero de muerte, quizá a algunos las voces guturales profundas y de evocación interna no sean de su agrado, pero eso no quita que esta banda a finales de los 90s se pronunciará al mundo con su primer álbum en estudio llamado "Molesting the Decapitated" (1999). El cual hasta el día de hoy es una joya innegable del Slam Brutal Death Metal y que posiblemente no pudo ser igualado por ninguna banda en años posteriores, y "ojo" tenemos que tener en cuenta que esos años la escena neoyorquina era la que más exportaba este estilo con Internal Bleeding, Afterbirth, Embrionic Death, Immortal Suffering, etc, teniendo potentes producciones y un año antes Dying Fetus lanzó su obra maestra "Killing on Adrenaline" (1998). Pero aún así el primer álbum de Devourment fue lo que se conoce como una obra insuperable, donde la fusión Brad Fincher y Ruben Rosas fue lo mejor que le pudo pasar a esta banda proveniente de Dallas, Texas; pero cuando esa mezcla termino su camino, los siguientes discos de esta banda estadounidense estuvieron en picada a nivel compositivo y las cosas se pusieron un poco alegres en su música y algunos riffs comenzaban a tener ese toque groove. 

Es así que 10 años después de esa ruptura, Brad Fincher y Ruben Rosas se unen nuevamente para presentar el quinto disco en estudio de Devourment llamado "Obscene Majesty", bajo la producción de  D. Braxton Henry, quien grabo con la banda uno de sus temas más representativos "Babykiller" y donde se incluye la excelente caratula de Stefan Todorović o más conocido como Khaos Diktator (Hoath, Nordjevel, Temple of Evil, The Father of Serpents, etc), donde se retrata una nueva faceta en la banda a nivel visual y mucha más madura que discos previos, que trae de vuelta esa pesadez que se había alejado de la banda y que gracias a las 8 cuerdas de Chris Andrews para la grabación de este nuevo disco y la nueva inclusión de Dave Spencer con su bajo de 5 cuerdas,  regresan el sonido de la banda a su estado inicial y presentan un disco que los devuelve al juego del metal extremo lleno de sangre, muerte y mutilación que los coronado una vez en 1999 como banda de las grandes ligas y ahora "Obscene Majesty" es lo que sigue en su camino!!!



"Obscene Majesty" es la versión actualizada de "Molesting the Decapitated" y aunque para muchos sea difícil reconocerlo, así es, pero con un toque de modernidad e inclusive que se asoma a riffs djents, gracias a la afinación que utiliza y la guitarra de 8 cuerdas que usa Chris Andrews. Claro que estas modificaciones son mínimas y hay que desglosar tema por tema a nivel rítmico para darse cuenta de esta adición que le cae muy bien a la banda y que denota una superación en esta, lo cual hace interesante este regreso y que se desliga de lo hecho en sus 3 discos anteriores. Porque desde que empieza "A Virulent Strain of Retaliation" con su ensordecedora introducción de sonido en algún tren subterraneo de su ciudad, los riffs entran directos y el blast beat de Brad Fincher es lo que se extraña de Devourment. Porque tiene casi nada de producción digital en estudio y se denota el esfuerzo de este para que la batería suena aniquiladora y monstruosa; a ello, la voz de Ruben Rosas en vivo y estudio es una de las más profundas que este estilo puede tener.   

"Cognitive Sedation Butchery" fue el primer sencillo del disco y que manera de empezar esta presentación en todas las redes sociales, blast beat intenso y acelerado, riffs ultra densos y potentes y por ultima la voz más profundo que el mundo pudo escuchar a finales de los 90s. Toda una exposición de que la fusión de músicos de su primer álbum valió la pena esperar su reencuentro, porque los devuelve arriba y que continua en "Narcissistic Paraphilia". Es aquí que un poco de su matriz groove de años anteriores se posesiona por momentos en este disco y ya se comienza a escuchar los indicios cuasi djents al final de cada quinta que utiliza Chris, además de darle más espacios al bajo para que cambie los esquemas de la canción. Luego sigue "Arterial Spray Patterns" y la agresión grotesca de su música continua con riffs simples, pero que cuentan con lo necesario para mover la cabeza y que no para en "Profane Contagion", "Dysmorphic Autophagia", "Sculpted in Tyranny", "Xenoglossi", "Modem Sui Morte" y la del cierre "Truculent Antipathy". 

Un disco logrado al máximo, que se aleja de su zona de confort de hacer 3 presentaciones completas y que esta vez gracias a muchos elementos la banda presenta una obra maestra en todos los sentidos. Dejando lo caricaturesco de antaño para posicionarse como una agrupación de peso y madura que se adapto a lo mejor que puede hacer Devourment estos años Slam/Brutal Death Metal de corte personal y de influencia nuevamente a la infinidad de países donde ellos pisaron y dejaron su marca. "Obscene Majesty" no será un disco más, sino es el regreso triunfal de esta banda estadounidense. Disco ultra recomendado. 



Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.