Devind Towsend -  Empath - 2019 (InsideOut Music) 

Lista de Canciones:

1. Castaway  
2. Genesis  
3. Spirits Will Collide
4. Evermore 
5. Sprite
6. Hear Me
7. Why
8. Borderlands 
9. Requiem  
10. Singularity
       Part 1: Adrift 
       Part 2: I Am I  
       Part 3: There Be Monsters 
       Part 4: Curious Gods 
       Part 5: Silicon Scientists 
       Part 6: Here Comes the Sun

Cada vez que sale un disco de Devin Townsend, el mundo metalero tiembla ante tal suceso, porque cada disco que lanza este señor puede remecer las bases del mundo metalero de hoy en día. Sin la necesidad de estar pegado a una escuela vieja u ochentera como otras de nombres fantasmales, solo Heavy Metal de vanguardia y sin ningún ápice de otros estilos, siendo quizá uno de los últimos artistas originales y de gran influencia para la generación que se viene. Quizá para muchos su música sea complicada de entender por el tremendo grado de experimentación progresiva y sonora que logra en cada uno de sus discos, pero ahí reside el principio de su música, debido a que su manera tan compleja y sencilla-aunque no lo crean- de hacer las cosas, hace de su polifonía algo que no estuvo antes en el genero metálico pero que si estará en el mundo del futuro. Lo cual lo convierte a este señor junto a Mastodon, como los nuevos encabezados del Heavy Metal y con música capaz de llenar estadios como las grandes bandas del pasado, pero esta vez con un sonido más atrevido y con mucho más diversidad de este centenario y lo mejor de todo que aún sigue mejorando con los años; obteniendo de este "Empath" lo que estas esperando para años venideros.

"Empath" es la nueva metamorfosis de este señor, el cual tiene mucho de mucho y de si mismo, creando más atmósferas bajo esquemas musicales que residían en otro proyectos y que ahora son anexados a este nuevo álbum y que no dejan de ser grandes sinfonías que esta vez tienen muchos más invitados que de costumbre y quienes son; Sam Paulicelli (Decrepit Birth), Steve VaiAnneke van Giersbergen (The Gathering, Vuur, etc), Ché Aimee Dorval (Casualties of Cool), Elliot Desgagnés (Beneath the Massacre) y muchos más. Quienes le dan una inmensa paleta de posibilidades instrumentales a Devin Townsend, porque a medida que avanza el disco, las inclusiones de estos invitados reflejan un amplio espectro de sonidos y compendio de características -quizá únicas- que este señor las aprovecha al máximo para desenvolver las ideas majaretas que cada vez más son indescifrables en muchas mentes de conocedores y músicos de esta época. Lo cual sigue denotando originalidad en tiempos donde lo mejor es copiar estilos viejos o realzarlos con monstruosas producciones para que se digan que estamos en años modernos. Entonces "Empath" es un disco que busca algo más allá de lo que el mismo esta proponiendo y quizá ese sea el único lado intrínseco del álbum, porque a medida que se escuchan las mezclas abultadas de todos los instrumentos, Devin Townsend propone demasiadas.  

Sea cual fuere el caso "Empath" es un disco que entra dentro de lo más experimental de Devin Townsend hasta el momento, porque aunque este señor haya hecho discos magnánimos. Su potencial creativo para seguir innovando y presentando nuevas obras maestras, es de nunca acabar, y este nuevo álbum es un peldaño más para lo que se viene, porque aún se cree fervientemente que su mejor expresión musical recién esta por llegar en años venideros. Es así que cuando te introduces a escuchar el disco desde el breve instrumental de "Castaway", la música se torna relajante e inclusive se asemeja a un villancico de navidad pero que a poco se conecta con "Genesis". Canción que dice todo lo que escucharás en este disco, pero con bastantes dosis de su viejo proyecto Strapping Young Lad y algunas veces con versiones Ziltoid-sianas de corte trastornado y que no dejan de sorprender al máximo cada vez que se escuchan y como al final de la canción, por medio de frases de otro planeta se conectan con "Spirits Will Collide". Y sí!!!... Este tema recordará a alguna canción de algún tipo de unión evangélica o mormona que se tiene que hacer los Ziltoid, disminuyendo la experimentación, pero con un corte mucho más gospel que en ideas pasadas. 

"Evermore" es la canción para prender el encendedor en el estadio, pero luego la transformación circense se aprovecha de todo y se quema todo en el campo. Porque mister Townsend comienza nuevamente con sus partes irregulares y llenas de erotismo musical que suena desarticulado en algún instante, pero que regresa al inicio de las llamas y luego se torna bizarro y agradable. Luego sigue "Sprite", con una breve explicación de Steve Vai al inicio, donde todo era tranquilo antes del consumismo masivo y aunque parezca insípido por momentos, llega a ser la canción que se pone adictiva con sus cambios musicales y voces que van desde coros hasta guturaciones que envolverán a más de uno, aunque no quieras!!! Pero si querías seguir inseguro a través de este nuevo disco por el grado de enredo mental que tiene este señor, pues en el reproductor sigue "Hear Me"; canción que te volará el cerebro desde el inicio y te recordará, que con este señor no se juega a hacer música o que esperes lo mismo de él en algún instante. Porque lo que escucharás es una versión SYL mucho más psicótica, desenfrenada y enfermiza-por momentos- que solo te dará miedo  y te esconderás debajo de la cama pidiendo que pare tanto desenfreno musical, pero no lo hará y solo te afrentas a tanta psicodelia musical.   




"Why" es de esas canciones angelicales tipo Disney, cuando el héroe o heroína sale a cantar con los animales y todo funciona en armonía, pero de vez en cuando sale los pequeños sonidos incestuosos de algún trastorno gutural encerrado en la mente del protagonista y que terminará de destruir algún canal viable para salvar a los animales o a la naturaleza. Luego entra "Borderlands", con la misma esencia de su predecesor, pero que en once minutos con tres segundos, todo llega a ser una gran mixtura de riffs cortos y coros sobrepuestos en efectos y sintetizadores de esta mente maestra que termina con una desternillada en  segundo tema instrumental llamado "Requiem". Pero ojo, ese no es el final del disco, porque esta mente maestra presenta uno de los temas más largos del álbum y que esta compuesta de seis partes, las cuales son un gran compendió de ideas que se estuvieron presentes en todo el disco y que esta vez narran una historia de singular y por ello esta canción se llama "Singularity". Donde toda magistral composición entra en acción y demuestra al mundo que solo existe el en ese mundo llamado "Empath", y sí, muchas veces puede sonar arrogante y egoísta en sus composiciones, pero que se le puede decir a este señor si todo suena impresionante en este nuevo álbum y sin ninguna migaja de sanidad cerebral. Un gran candidato a disco del año y que si no le dan este año, pues ya se vendrá otro que si lo hará, porque las ideas demostradas en este disco son infinitas y hasta incalculables desde su punto vista.    

Publicar un comentario

Comparte tu opinion, comenta este articulo

Con la tecnología de Blogger.