Halloween party ideas 2015
Mostrando entradas con la etiqueta Cronica Conciertos. Mostrar todas las entradas

 



Existen ocasiones que te hacen valorar más a fondo el hecho de vivir experiencias plenas, y dentro de estos momentos se dan ocasiones en que la música se hace cómplice de los recuerdos más memorables. Es así que gracias a la increíble gestión de la productora PMC Shows hemos tenido la oportunidad de ver a dos bandas que siempre han estado a otro nivel, la más reciente; Beyond Creation es como un meteorito que cada vez que tiene oportunidad colapsa el underground metalero actual. Con tan solo verlos sientes que  aún no lo has vivido todo, que siempre tienen algo escondido bajo la manga con esa enrevesada metodología que tienen para explorar el silencio y traer consigo el rumor constante del caos de la existencia, por otro lado Cynic llegaría con su rostro más reconocible: Paul Masdival, quien ha cultivado el noble arte de cuestionar y sobre todo de proponer nuevas formas de acercarse a la autocontemplación personal con una música impregnada de una melancolía extremadamente refinada, pero pesada al mismo tiempo, condensada para llegar directo a las fibras recónditas del alma.

El pasado viernes 21 de abril, Cynic demostró con esta nueva encarnación, que la conexión espiritual no es un quehacer exclusivo de los eruditos, sino una necesidad del ser humano, tal vez más elemental que el aire que respiramos o la música que tanto disfrutamos escuchar.  Esta es la crónica detallada de un acontecimiento que se vivió con la intensidad que merecía el momento, un encuentro de mentes maestras que no hacían más que regalarnos magia a cada paso. ¡Esto es Cynic & Beyond Creation en Lima!

 Por @Jedbanger



Beyond Creation


Nuevamente el teatro Kantaro es punto de encuentro para eventos de vital trascendencia. Esta vez la cita se dió a partir de las 7:00 pm, hora en que se abrieron las puertas del local y poco a poco los asistentes fueron acondicionándose en el interior del recinto. Mucho se había hablado de la banda telonera y de sus aportaciones al metal progresivo y técnico de los últimos 13 años. De su increíble capacidad de deslindarse del sistema de jerarquías tonales para construir estructuras funcionales de alucinante heterodoxia, salpimentadas de armonía salida del espíritu, de jerga estética y tecnicismos que emanan erudición por doquier.


Si te pinto todo este chamullo no es por floro, porque cuando se escucharon los primeros acordes de "Fundamental Process”  todo el teatro se vino abajo. Inevitable no sentir un estremecimiento frio subiendo por tu espina dorsal con tremendo despliegue de fuerza y energía, créeme, el tema sonó tan inmaculado que no dejó cabos sueltos a pesar de que para esta gira Philippe Boucher fue reemplazado por un baterista sustituto, por el contrario; todo estuvo programado para generar un espasmo brutal. Tanto Kévin Chartré como Simon Girard hacían gala de una lumbre interior de envidiable optimismo. Si con todo esto no te emocionas es porque eres simplemente de piedra o de cal mi hermano. 

Por si esto fuera poco proseguiría "Earthborn Evolution", no hay palabras para describir una canción en puro estado de gracia, como una poesía sombría y esperanzada a partes iguales. Frente al tono arrebatado y exclamativo de las dos primeras canciones, seríamos dominados poco después por el inquirir obsesivo de las interrogaciones existenciales que fijan su desgarradora intensidad en "Ethereal Kingdom" y su utopía tecno-científica. En la música lo imposible se hace posible, y en el teatro Kantaro, el tiempo y la vida se degradan en un sostenido duelo hímnico. Los bangers cantaban a todo pulmón y se desplazaban con movimientos errantes hacia el santuario de la brutalidad: ese espiral desmedido que no dejaba de abrirse paso frente al escenario.  



Hasta donde alcance a ver fueron muchos los momentos en donde se armó un pogo descomunal. "Algorythm" incentivó aún más ese collage en movimiento con alusiones intratextuales que daban una visión de cómo la catástrofe puede entrar -o no- en nuestras burbujas existenciales debido a la insana codependencia que tenemos por la tecnología. Tremendo frontman Simon Girard, siempre alentando al público a moverse, a que entendamos que tanto la música como los cuerpos tienen que buscar el colapso por efecto de su propio peso. Una pena que el setlist haya quedado corto, esta banda tiene para armar unos 5 diferentes cada noche y ninguno nos aburriría. Al escuchar "Coexistence" caí en cuenta de la fastuosidad de una agrupación que me hace sentir orgulloso de seguir escuchando este tipo de música, que el metal extremo nunca morirá, siempre habrá alguien que tomará la posta para aportar su granito de arena y así engrandecer a este género. Fueron un poco más de 7 minutos y medio en los que me imbuí en una especie de meditación esperanzada sobre el inicio y el fin de las cosas.




No me cansaré de brindar elogios para Hugo Doyon-Karout, un tipo digno de ocupar la plaza de quien fuera un superdotado en la ejecución del bajo, Dominic Lapointe, una responsabilidad que atañe tanto al campo del saber como al de obrar con extremo profesionalismo. "Omnipresent Perception" es un cambio de ruta orientado a reencontrarnos con la humanidad que aún habita en nosotros, lejos de cualquier percepción errónea, la realidad sucumbe ante una serie de confrontaciones fascinantes y necesarias. Es la primera vez que el público peruano se compenetra tanto con una banda que tiene un portafolio filosófico tan amplio bajo el brazo y que proviene de 4 músicos humildes que comparten espacio con sus seguidores y dedican tiempo a interactuar con ellos, tomarse fotos o firmarles cualquier souvenir dada la ocasión. Tras finalizar la presentación de Beyond Creation me prepararía para el segundo subidón de la noche, esta vez a cargo de un icono con etiqueta de leyenda.



 Cynic


Cynic se presentaba en nuestro país celebrando una de sus obras más aclamadas, por la que son reconocidos como iniciadores de toda una corriente musical, y que representa una especie de vademécum para todo lo que vino después. Hablar del álbum "Focus" (1993) es una cosa, escucharla en su totalidad; es todo un privilegio que pocos se jactarán de haberlo logrado, de contemplar su noción del arte como una práctica espiritual, autónoma y orgánica, atemporal incluso para quienes ingenuamente piensan que algo así es fácil de lograr en estos días, apoyados como no, de todas las ventajas que la modernidad les ofrece, no obstante; esto hace que valoremos más la música de este tipo y a las mentes que le dieron vida: Paul Masdival , Jason Gobel, Sean Reinert y Sean Malone, figuras a las que en su momento no se les brindó el reconocimiento que merecían, ya que en un inicio este disco fue empañado por la mezquindad personal y el irrespeto irracional que les negaría cualquier mérito, estigmatizando a algunos de sus integrantes a ser la comidilla de rumores de otra índole antes que ser valorados por su talento musical, marginando todo lo relacionado a esta nueva forma de hacer "metal". Es justamente por esta razón que esta gira en homenaje se hace tan emotiva. Es una celebración para quienes han partido (Reinert & Malone), pero que hasta el día de hoy ocupan un lugar preponderante en los corazones de los amantes de la buena música. Tal vez no fuimos muchos esa noche, pero el sentir generalizado que se vivió fue único.



Minutos antes de las 10 pm, quedaría todo listo para presenciar los singulares ámbitos del conocimiento musical de esta camada de artistas de buen nombre dentro de la escena. El guitarrista Max Phelps (Exist, Death to All), el bajista Brandon Giffin (ex-The Faceless, The Zenith Passage), el baterista Matt Lynch (Nova Collective, Intronaut), y el tecladista/guitarrista Zeke Kaplan tomaban posiciones para arrancar con la interpretación integra del "Focus" y Paul Masdival se preparaba para argumentar su pensamiento con una sobrecarga emocional. “Veil of Maya” iniciaba desprendiendo magia derivada de su encadenamiento preciso a verdades prosaicas que no ocultan secretos cuando llegan a nuestros oídos, no hay en ella otra diligencia más que la crítica introspectiva a la dualidad que aqueja al hombre, un tema de inicio beligerante que por momentos iba cayendo en descoordinaciones, aunque el impase sería rápidamente superado con una maniobra ágil hacia los idílicos paisajes que van difuminando la realidad.




De esta manera iniciaba "Celestial Voyage”, atravesando de costa a costa el recinto y partiendo en dos el denso aire viciado que se iba acumulando en una exótica mixtura de hierba, tabaco, humo artificial y gases expelidos por la presión de las masas.



El local ya se encontraba a tope de su aforo y el gentío que se agolpaba frente al escenario se hacía cada vez más efusivo, temas como “The Eagle Nature” o “Sentiment” se disfrutaron sin ningún tipo de remordimiento y con mucha satisfacción por parte de algunos mutantes que se animaban a hacer headbanging.  Con "Uroboric Forms" se hace caso omiso a la impasibilidad aparente para fomentar la eclosión de una espontánea turba que iniciaba su movimiento caótico dentro del moshpit. El choque no solo fue exterior, en el interior ideas fragmentarias, desvanecientes, nos daban resonancia de cómo destrozar tu ego y enfrentarte a ti mismo en una especie de ensimismamiento correctivo de puro autocontrol, luego de esto llegaba “Textures” y sus intrincadas construcciones en relieve y contra-relieves, junto a un simbolismo místico indescriptible. Cerrando el primer set "How Could I" se extendía como un puente, una vía, en donde confluye una sabiduría vital capaz de entrever la carga emotiva del artista y la intuición del oyente.  Seamos sinceros, todo el mundo sabe el concepto que Paul Masdival maneja del mundo, en como maneja su vida, su propia sexualidad y como interactúa con su entorno sin perder esa característica fluidez y respeto por su música, es ese mismo respeto que espera recibir del otro lado, y que en esta ocasión se le fue concedido con legitima admiración.



Antes de iniciar la segunda parte del setlist, ideada como un homenaje a los fallecidos Sean Reinert & Sean Malone, Paul realiza un desahogo vital a través de la quema de incienso como una ofrenda ritualista de relajamiento psíquico y físico, terminada esta sesión, la fecundidad creativa encontraría su mejor momento con "Kindly Bent to Free Us" para luego pasar a "Adam's Murmur" y la ovación generalizada por gran parte del público que coreaba extasiado y a viva voz uno de los temas más esperados de la noche, mientras que con canciones como "Box Up My Bones" se daba cabida a esa fase experimental que vislumbra una banda que no tiene miramientos sesgados para contemplar un futuro fuera de los parámetros que exigen una repulsa interpretación de su propuesta, al contrario de "Evolutionary Sleeper" que retoma  la radicalizan de las voces, antes de dar pase a "In a Multiverse Where Atoms Sing" y volver al imperecedero vaivén de pesadillas en un  mundo que parece haber sido construido para que nunca saciemos nuestra sed de una existencia más plena.


Sin palabras, otro momentazo que nos regala la productora PMC con este emotivo encuentro de mentes prodigiosas y en donde la genialidad estuvo a la orden del día, y lo mejor de todo, a servicio de un puñado de espectadores dispuestos a ser moldeados por el espíritu de una música sin fronteras.









Para aquellos que buscaban una elegancia romántica de otros tiempos, la noche de ayer,  01 de Abril del 2023, fue un espectáculo supersticioso en el que todo congenió para ofrecernos una velada irrepetibleMoonspell se presentó por primera vez en nuestra capital con una variada lista de himnos interpretados en clave de sortilegios. Con una frescura melancólica que llegaba a nuestros oídos como hojas secas dispersas en el viento y que escondían tras de sí invocaciones que alumbraban los diversos misterios de la vida, la muerte, y la pasión sentimental entre ciertas ennegrecidas criaturas de la noche. Esto siempre ha sido la seña distintiva de los portugueses, y esta vez hemos podido caer bajo su hechizo para despojarnos de nuestras carcasas y ser partícipes de las desventuras de aquellos extraños seres que en la ficción, así como en la realidad, viven, sufren y gozan al igual que nosotros.



Yana Raymi

Ya el día anterior nuestros hermanos de Arequipa sucumbieron al 'Hechizo de la luna', en un local casi al tope de su aforo. Para la fecha en Lima se contaba con unos teloneros fascinantes y aún más, inspirados y revestidos de un halo de misticismo, como fue el caso de los huancaínos de Yana Raymi, quienes estuvieron en la plenitud de sus ánimos, repasando lo mejor de su discografía e impresionando no solo al público local y alguno que otro desconocedor de su propuesta, sino también a parte del staff de Moonspell, quienes atraídos por la fusión de música tradicional folk con el rock/metal pesado no dejaban de grabar y documentar a la banda durante toda su presentación. 

Jhon Castro
Jim Castro
d
Pichiuchanca



Psicorragia



No hay nada que no se haya dicho del telonero que seguiría poco después. Psicorragia, no en vano, es uno de los actos más apreciados por la escena local y ahora también internacional. Basta con consultar su nombre en la "Doom Metal Lexicanum" para darnos cuenta de la relevancia que su trabajo ha adquirido en otras latitudes, y esto gracias a la constancia por mantener su nombre vigente, ya sea a través de la reedición de su material primigenio o en presentaciones de suma importancia como la acontecida aquella noche. Mario Romanet va adquiriendo una extravagante y oscura personalidad que lo convierte en un rostro reconocible dentro del metal peruano y  el magnetismo  de la banda llega a inducir al trance a sus seguidores que inconscientes van tomando la pócima de los delirios góticos y las guturales insondables. Una presentación que no dejo escapar ningún tema clásico. Está demás mencionar que "La Palabra del Moribundo" y "Nuestro Rio de Recuerdos" sonaron como nunca.





Moonspell





A minutos de las 10 de la noche Moonspell explota dentro del escenario con un sutil encanto guiado por el poderoso influjo de la música y la soberbia presencia de Fernando Ribeiro y 
una personalidad impregnada de una grácil ironía con la que harínotar sus primeras impresiones de aquella cálida noche: "Buenas noches Lima, aquí si que hace un calor del carajo".
Entre risas, muchos de los asistentes tratan de tomar aire camuflados entre tantas almas dispares que hierven al extremo de la sudoración excesiva, aunque esto no restaría de legitima emoción la escucha de temazos como "The Greater Good" y "Extinct", dos concepciones terribles que nos llegarían por el largo hilo del fin de los tiempos, teniendo como colofón a "Night Eternal" y "Finisterra". El setlist también albergó lugar para los latigazos que azotan los deseos de la carne como en "Opium"para luego continuar con una fiesta de aullidos a la llegada de "Mephisto" y "Vampiria".




Cabe precisar que el repentino cambio de local sorprendió a medio mundo ya que era poco conocida la existencia del Teatro K'antaro (Av. Tacna 225) en pleno centro de Lima, aunque para ser sinceros, a pesar de su reducido espacio por lo menos cuenta con lo básico para brindar una presentación decente. El sonido estuvo a la altura en todo momento y Ricardo Amorim y  Aires Pereira sorteaban muy bien la insuficiencia de ventilación con un temple de hielo que no restaba en nada su buen desenvolvimiento escénico. 

Después de proclamarse
 "Alma Mater" ineludiblemente nos veriamos consignados a la  poesía en movimiento que iniciaba su vaiv
én desde nuestras cuerdas vocales para repetirse sin artificio y a todo pulmón: 

Virando costas ao Mundo
Orgulhosamente sós
Glória Antiga, volta a nós!




Un momentazo sublime como pocos y que se hace mucho más especial al vivirse en comunión. "Wolfshade" y "Full Moon Madness" cerraron una suerte de encantamiento que aguarda tras el ocaso del astro rey, cuando la luna negra surge para aprisionar los corazones sombríos de sus leales devotos, trazando sus vidas con la encrucijada mágica de una verdadera leyenda del metal. Felicitaciones a PMC por tremendo espectáculo e infinitas gracias a Moonspell por una noche tan memorable.









Dentro del marco de sesiones progresivas de la productora Lima Live Sessiones, el pasado 3 de marzo se llego a la tercera sesión de estas y con un invitado de lujo, el cual llego en el mejor momento de su carrera artística a Sudamérica y con álbumes capaces de destronar a su mayor influencia sueca. Donde lo resaltable de una banda en apogeo, es la edad, porque esa intensidad y fuerza que tuvo Leprous en vivo no se ve seguido en nuestro país. Debido a que la mayoría de bandas que pisan Perú, llegan después de 10 o 20 años y con una carga en la edad basada en la experiencia de sus años de juventud, pero con cierto cansancio entre ellas por las trasnochadas, las horas extras de aeropuertos y los clásicos desmadres después de un festival o concierto. Entonces lo visto en esta tercera y última sesión progresiva con Leprous en el auditorio del Patronato del Centro de la Amistad Peruano China, fue un lujo y bajo una intensidad incomparable por la edad de todos los músicos que se entregaron de principio a fin.


Después de una noche extrema con Terrorizer un día antes en el CC. Festiva, la noche del domingo se iba a poner progresiva y con un enfoque de avanzada por primera vez visto en la capital peruana. Donde la organización empezó a abrir las puerta de manera puntual para que los asistentes comiencen a adquirir los polos de la banda, siendo lo destacable de esta segunda vez, que algunos de los asistentes tenían discos originales de la banda y no como en la segunda sesión progresiva de Lima Live Sessions con Haken. Donde no se vio alguna edición en físico de la banda y solo se hacían firmar los afiches que ellos mismos se imprimieron. Fuera de ello, esta última sesión contó con muchas cosas que destacar, porque la gente asistió puntual, el sonido estuvo a la altura de la banda (salvo un pequeño buckle que de vez en cuando molestaba), la acústica del auditorio excelente y aunque cueste reconocerlo, tener asientos asignados para cada ingresante al evento, es un detalle fuera de lo común en un concierto de Heavy Metal, pero que ayuda a disfrutar un poco mas de los estilos progresivos que no siempre están cargados de momentos intensos para el pogo o headbanging. Haciendo mucho mas digerible su comprensión, y aunque haya habido poca asistencia para este magno evento, la banda tuvo una presentación más allá de lo esperado y rompió muchos paradigmas progresivos estancados en la capital peruana que creen que solo existe Dream Theater, Queensrÿche, Savatage, Fates Warning, etc. Retomando la vieja discusión, que este tipo de bandas actuales están dando mucho que hablar en el mundo actual del Heavy Metal, pero que no tienen cabida en nuestro país por no contener ese sonido añejo y chacal que están acostumbrados a escuchar en pequeños conciertos de bandas nacionales o aquel sonido 80s de la NWOBHM. Entonces, la presentación de Haken y Leprous dentro de la línea de tiempo peruana actual, fue algo atemporal y de elogios para Lima Live Sessions, porque esta apostando por bandas actuales y de sonido actual que no tiene nada que ver con lo pasado hace más de 30 años!!!

Desde que los noruegos empiezan con unos minutos de retraso con "Bonneville", toda la energía de la banda fue transmitida con saltos de parte de todos los integrantes y la expresión de Einar Solberg en los teclados y voz, demostraron un ímpetu de entrega directa a todos los asistentes. Que automáticamente se conectaron con la intensidad de sus expresiones y como siempre la batería de Baard Kolstad rebosa de energía y mucha técnica al momento de ser ejecutada, donde cada canción que ejecutaba te envolvían dentro su progresión innata mientras que Leprous presentaba nuevas maneras de crear música progresiva. Luego continuo "Illuminate" y todo se descontrola en los asistentes, porque comenzaron a cantar la canción y la entrega de Einar en las voces era sorprendente, siendo hasta ese tema que la banda nos presentaba canciones de su último álbum "Malina" (2017); pero de ahí en adelante la banda comienza a surtir su presentación con "Salt" y "Acquired Taste". Canciones que pertenecen a discos pasados como "Coal" (2013) y "Bilateral" (2011), donde los noruegos eran mucho más oscuros y con más dosis metaleras. Pero aún así la banda era intensa y la voz de Einar era mucho mejor en vivo que en estudio. 


Luego de un viaje al pasado, se retoma la presencia "Malina" (2017) en el escenario y comienzan con "The Weight of Disaster". Canción que dejo a más de uno con la boca abierta, por el grado de agudeza de la voz principal de Leprous y el punto máximo fue cuando salieron las letras "Pray to the master, Betray or be replaced, The weight of disaster, Lay them all to waste". Demostrando que es uno de los mejores vocalistas en la actualidad dentro del metal progresivo de infusiones rock y más, luego se vino y sin anuncios de ningún tipo la alocada batería de Baard que comienza tocando el doble pedal, ton de tierra y tarola acorde a los riffs cortantes de Tor Oddmund Suhrke y Robin Ognedal en "Third Law". Canción que pertenece a su disco "The Congregation" (2015) y que puede ser una de las mejores canciones de toda su carrera, con grandes cortes, momentos rocks y partes melódicas heladas que ya anunciaban la llegaba inminente de otro tema que llegará a quedarse por toda la eternidad en las cabezas de todos los que fuimos y estamos inmersos en la discografía de los noruegos. Es así que "The Price" comienza su ejecución y el éxtasis musical de la banda y asistentes ya estaban desbordándose por todo lado e inclusive los coros comenzaron antes del momento indicado para que la banda nos presentará el cover "Angel" de Massive Attack. Banda que conforma una de las mayores influencias para los sintetizadores de la banda y esas dosis espaciales. 



Luego de estar inmersos con el cover de los ingleses Massive Attack, Leprous nos presenta "The Cloak" de su penúltimo disco "Coal" (2013), donde la banda ya estaba completamente caliente y todo se escuchaba mejor que en estudio y la voz de Einar era lo que resaltaba cada vez más, donde su voz no perdía potencia en ningún instante. Ahora gracias a la información de mensajes en la bandeja de entrada con el baterista, la siguiente canción que se tocaron en Perú y durante esta gira, fue a pedido de un fanático de la banda que solicito "Leashes" dentro del listado de canciones a tocar en esta gira. Entonces, luego de haber terminado el evento el fanático agradeció que se hayan tocado "Leashes" y Baard le respondió que fue por el que añadieron esa canción al listado de canciones a ejecutar en esta gira. Todo un honor para Perú y el fanático que tuvo la oportunidad que toquen su tema en vivo.  



Terminando su presentación la banda nos presentó "Stuck", demostrando porque son los nuevos engreídos de InsideOut Music y fue hasta ese momento que la banda estaba muy reconocida con los pocos asistentes, pero que disfrutamos completamente cada una de las canciones y para nosotros era todo un honor poder presenciar a Leprous en su mejor momento y fue por nosotros que la banda nos regalo 2 ultimas canciones que fueron; "The Flood" y "From the Flame". Cerrando con broche de oro una presentación de un poco más de una hora, siendo lo único malo de todo, porque los asistentes nos quedamos con ganas de más canciones de Leprous y nos fuimos con una sonrisa que jamás se borrará de nuestras mentes tan magna presentación y que gracias a Lima Live Sessions se hizo posible!!!


Con la tecnología de Blogger.