Halloween party ideas 2015
Mostrando entradas con la etiqueta Avant Garde Death Metal. Mostrar todas las entradas



Género:
 
 Avant Garde Death Metal 
Origen: Perú
Fecha de Lanzamiento: 
 01 de Noviembre del 2023
 Discográfica: 
Xaria Music


Dentro de las
bandas peruanas que están dando pasos agigantados en el circuito metalero local, tenemos en primer lugar a Tenebria, y no lo digo solo por su reciente videoclip ‘Elohim’ que evoca la visualidad de los últimos movimientos de vanguardia en el metal extremo; hay más detrás de sus imágenes, de las artes escénicas que se hacen participativas junto a sonoridades que tienden a los contrastes dinámicos, al espeluznante conjunto de efectos de terror que nos invaden con su pulso rítmico tremendamente discontinuo. Más bien me quiero referir al todo, a la carnecita que para mí representa Baal Ner tamid’, la última encarnación de este grupo peruano que encuentra inspiración en el desgobierno de un orden divino que pueda evitar que nos matemos los unos a los otros.


Como mutante aficionado a este tipo de propuestas, debo decir que me he sentido totalmente atraído por la temática; en un principio, uno no termina de caer en cuenta del estilo que define su música, y si lo comparamos con su predecesor, podemos encontrar marcadas diferencias. Pero primero mencionemos las características recurrentes: 
El death metal ha quedado impregnado como una mancha negra que envilece el alma, las voces guturales gesticulan delirios anti cósmicos en nuestro idioma que nos involucran en entramados casi ritualistas, por momentos me he sentido como víctima y por otras como verdugo; sin embargo, la vanguardia está por encima de todo. Surgida desde los enclaves de una materia caótica en constante deformación, la cual tergiversa las voces para que se escuchen como voces del más allá, para forzar a los sintetizadores a reproducir sonidos provenientes de otros planos de la existencia, y que el esquema orquestal sea justamente eso, un conglomerado  de estridencia que se cuele por tus oídos, ojos, poros o hasta por donde no te da el sol si es necesario, porque nada evitará que esto suceda.



Comenzaremos a reseñar el disco con ‘Pagapu Raymi’ y su iniciático pago a la tierra en el que la violencia es otro significante dentro de la orgía ritual que exaspera a las deidades ancestrales dentro de este trabajo. Martin Jiménez presume lo fácil que le resulta sintonizar con la cosmovisión andina a través de abrasivas secciones de zampoña y charango que se entrelazan en una estructura multiforme como en 'Lo Innombrable', un tema lleno  de ejecuciones  de odio atávico casi vivencial; por su parte Hieretica Tenebrarum’ refuerza lo dicho aumentando los decibeles del bajo sin dejar de dar cabida a los demás instrumentos, esto también es perceptible en 'Fuego negro', donde estos músicos se convierten en artesanos del dolor para infligirnos los infinitos suplicios a los que está expuesta nuestra carne cuando es azotada por el death metal más devastador, del mismo modo transcurre Ux –Utul’, salvo que aquí los coros sopranos simulan ser fruto de la dualidad descarnada de ‘toro’, quien tensa nuestros nervios con la deformidad de su voz y con un telón de fondo que roza con lo cinematográfico, de hecho me recuerda mucho a Jerry Goldsmith en ‘The Omen’ pero en una versión extremadamente brutal; no obstante, debo de admitir que las secciones grandilocuentes son excesivamente ostentosas cuando son acompañadas por otras más sencillas, que se hacen demasiado mínimas a mi gusto, creo que si se logra encontrar el punto de convergencia entre ambas partes estaríamos hablando ya de un trabajo que bordearía la genialidad, motivos no le faltan, si te mantienes atento a ‘Martir Infame’ te darás cuenta que no es un simple ataque al Cristo, su elocuencia encierra toda una maqueta de sonidos superpuestos que se desarrollan por trechos progresivos en los que azarosos riffs ceden  lugar a las potestades de la escala arábica, ¿nada mal no?, en ‘EL Dolor de La Noche’ se hace un homenaje al poeta Jose María Eguren con una interpretación nébula de sus versos. Nuevamente la melodía agoniza torturada sobre la piedra del sacrificio, y cada línea recitada por ‘Toro’ es una daga que se hunde milímetro a milímetro en el pensamiento de este poeta.



Atención que llegado a este punto se ingresa a un intervalo que divide el álbum en dos. Hasta aquí se asienta la idea del desorden cósmico que extiende sus sórdidos tentáculos en Primigenia, una especie de Big Bang que materializa la imperfección del mundo en fenómenos que desafían las reglas técnicas del metal extremo. Su vorágine nos azota por dentro moviendo todo sentido de uniformidad. En tanto que ‘Cosmogonia’ sirve como un preámbulo para ‘Elohim’, primer single promocional en el que somos testigos de la emancipación de una sinfonía transfigurada por el aquelarre de cuerdas. Esto mismo se vuelve como una marcha fúnebre, que entre bombos y trompetas, confiere autoridad al Señor de Los Condenados’, quien pone en ruta hacia el averno a todos esos santos decapitados por la superchería de sus dogmatismos. Para cerrar esta obra tenemos a ‘Baal Ner Tamid’, dónde las piezas orquestales arman un andamiaje sólido, y a su vez, suficientemente telúrico para darle la orientación metalera que necesita, todo ello enriquecido con reminiscencias del avant garde que destaca por la originalidad de los ritmos y timbres, las aportaciones de voces femeninas es otro adicional que cabe mencionar, mientras que en el tema lírico, la raigambre teofóbica se enfrenta a la abstracción pura descabezando a raimundo y todo mundo con planteamientos entroncados en el sufrimiento humano, la materia viviente y el cosmos.


Tenebria en estos más de 50 minutos de ‘Baal Ner tamid’, ha captado toda una identidad que los describe como precursores de un estilo de música muy difícil de lograr, dada la laboriosidad para crear todo un concepto que mueva los ejes de sus aspiraciones artísticas. Después de varios años debo decir que estamos pasando por un momento de bonanza en nuestra escena, con discos de calidad y sellos que se comprometen a darlo todo por brindar un resultado óptimo con producciones que fácilmente pueden ser catalogadas como de ‘primer nivel’ en otros países de la región, solo que la falta de respaldo hace que estas joyas se invisibilicen injustamente. No esperemos que pasen 30 años para recién valorar discos que representan un antes y un después en nuestra historia, yo como ferviente difusor del ‘movimiento etnometalerista peruano’ te invito a escuchar esta obra que, en mi opinión, marca nuevos desafíos en lo que respecta a hacer metal en el Perú. 



Lista de Canciones:

                 
01.  I. Pagapu Raymi
02. II .Lo Inombrable 
03.  III. Fuego Negro 
            04. IV. Ux-Urul, El No Nacido                
05. V. Mártir Infame 
06. VI. El Dolor de la Noche 

COSGOMONÍA HERÉTICA

07. VII. Primigenia
08. VIII. Cosmogonía
09. IX. Elohim
10. X. Señor de los Condenados
11. XI. Baal Ner Tamid

Páginas oficiales:

https://www.instagram.com/tenebria_band/

[review] [content title="Resumen" label="Puntuación"]No esperemos que pasen 30 años para recién valorar discos que representan un antes y un después en nuestra historia, Tenebria en estos más de 50 minutos de ‘Baal Ner tamid’, marca nuevos desafíos en lo que respecta a hacer metal en el Perú. 
[/content] [item value="9"]Arte de Portada[/item] [item value="9"]Sonido[/item] [item value="10"]Líricas [/item] [item value="9"]Innovación[/item] [item value="10"]Producción[/item] [/review]

 


Género: 
      Metal Extremo Experimental
Origen:  Finlandia
Fecha de Lanzamiento: 
 4 de Noviembre del 2022
Discográfica: 
Independiente

El presente material pertenece a un mundo pensado en coordenadas espaciotemporales por lejos difíciles de alcanzar. Perfecto para airear las mentes, ampliar miradas y traspasar la nebulosa que nos impide visualizar que existe un universo mayor moviéndose allá fuera. Wyrmwoods, como se le conoce a este proyecto finlandés, utiliza añejos residuos místicos y avant-garde con una suntuosidad propia de los maestros del metal progresivo. La composición es realmente de primera clase y las canciones tienen un fundamento de cohesión legítima que rebalsa expectativas por su interpretación excepcional, sin dejar de atormentarnos claro está, con insanos pasajes alienantes de metal pesado. Porque ante todo este es un disco de metal extremo que difícilmente presentará intrusiones sin costura, todo aporte fuera del círculo tendrá impreso el pálido beso de la muerte ennegrecida. "Where Was a Worm Before" abre un universo paralelo en donde cada intervalo entre sonidos es independiente y gira alrededor de una órbita tonal general que percute en el espacio y cae con una gran carga de abstracción progresista. Uno de los mayores activos del disco es el frenesí de los arrebatos escalonados, la música pasa de una idea a otra fácilmente sin ser incongruente manteniendo al oyente sobre-estimulado a cada momento, sin saber a dónde ir ni en qué momento exacto sucederá la siguiente ruptura con el sistema musical reinante.

               

Las interrupciones en la continuidad se hacen desde coordenadas diferentes, no se ciñe a cánones, la evolución es minuto a minuto y es imposible detectar que la embocadura que te lleva a 
"Year of Dearth" esconde un par de apéndices bifurcadas que te arrastran a dominios de aspectos poco metálicos, para confluir finalmente en un siniestro jam de riffs espaciales, sintetizadores tridimensionales y un saxofón procedente de latitudes netamente jazzísticas. No es imperativo tener una percepción demasiado racional antes de ponerte los auriculares y disfrutar de estas piezas musicales que son de sobremanera vanguardistas, esto porque los surcos del metal extremo se hacen notar todo el tiempo, pero a su vez encierran una brutalidad tribal solapada que se asoma con crudeza en la incorporación de instrumentos de viento tocados sobre la cima de algún templo de adoración sobrenatural. "Raged With Curses and Sparkles of Fury" tiene una atonalidad irremediable que se rehúsa a utilizar la misma colección de sonidos, todo se construye en forma simultanea partiendo de una base pesada y creando un "muro musical" desprovisto de notación fija, los gruñidos supongo que relatan algunas narraciones significativas que resultan casi inteligibles, considerando que el ambiente general del disco es de una estructura 80% instrumental. Puede que te parezca extraño al principio, pero la sensación  es realmente gratificante al final como en "Mother of Maladies" en donde aquel muro es estriado por vibraciones serpenteantes provenientes del shoegazing, el cual aporta una instrumentación ligera pero de carácter ennegrecido que se acaba imponiendo también en torno a "Woe and Wailing" una extensión desértica que obligará al visitante a introducirse en una utopía de rock espacial; pero esta vez al más puro estilo Pink Floyd. Llegado "Oberon's Forests" se inserta un sonido-collage de complejas polirritmias que bailotean bajo un  lecho que al principio tiene una dirección punk thrash,  incorporado gradualmente un groove que te atrapa con el parloteo funky del bajo y esa sección de piano que no cesa en desvariar de manera bastante aleatoria, solo para recaer en el aplomo "black 'n' roll" en un flujo y reflujo muy efectivo.           



La 
introductoria “Over the Disorganized Immortal”, tiene una ligera influencia del medio oriente que dota de nuevas variaciones a los diferentes estratos alcanzados en este disco, poco después "Deeper Labyrinths of the Mind" organiza jerárquicamente los sonidos en rango a su naturaleza malévola. Nuevamente los gritos y aullidos se hacen presentes para formar una comunión infinita junto a los blast beats de perspicacia técnica y unas transiciones conducidas suavemente por un teclado que utiliza normativas atípicas en su acompañamiento cacofónico para la agresión. Finalmente "Shadows of Our Past and Future" es la huida "hacia adelante" de una bestia vanguardista libre de relleno, monotonía y absurda sobreproducción.

"No Sun Nor Moon" es un pináculo alcanzado por un solo hombre: Nuurag-Vaarn, quien parece seguir aquella estela de experimentación sin tapujos iniciada por la escuela sueca a inicios de los años 90, adaptando estancias primitivas con la más grácil inventiva que podamos imaginar, Wyrmwoods posee un halo único en todos los sentidos y con este álbum nos llega una joya esencial que sin duda te introducirá a un sinfín de mundos por descubrir.

Calificación:  10/10


Lista de Canciones:

01. Where Was a Worm Before           

02. Year of Dearth

03. Raged with Curses and Sparkles of Fury

04. Mother of Maladies

05. Woe and Wailing 

06. Oberon's Forests

07. Over the Disorganized Immortal

08.  Deeper Labyrinths of the Mind

09. Shadows of Our Past and Future

              
    Páginas Oficiales:
https://www.facebook.com/wyrmwoods/
https://wyrmwoods.bandcamp.com/
https://open.spotify.com/artist/69jBuVxrEM0aTNZ9vyqtMM








Fecha de Lanzamiento: 05 de Noviembre del 2021 
País de la Banda: Suecia 
Sello: Chaos Records 
Estilo Musical: Avant Garde Death Metal





Gold Spire es una banda que me llamo la atención con “Headless Snake” y “Skull Choirs”, sencillos que mezclan el sonido de un saxofón dentro del Death Metal. Lo cual me hace llegar a pensar, es increíble escuchar que un estilo tan cerrado en sus parámetros o mencionado por muchas grandes revistas, que no puede crecer o eso decían desde los 90s hasta ahora. Pueda encontrar siempre una idea de crecer en su estilo, y Gold Spire es un claro ejemplo de ese crecimiento, pero ojo, leí dentro del promocional que la banda hace mezclas con el jazz y otros detalles más. Lo cual no encontré a gran nivel como para hacerlo destacable, y que la banda usé un saxofón como instrumento tomado del jazz, no lo hace jazz death metal. Porque de ser así, si se usa timbales o bongos en riffs Death Metal, ¿La música se llamaría Cocobongo Death Metal?... Eso no es así, tiene que haber un peso del 50% a 60% de ritmos y riffs para denominarse un estilo sobre otro.


Directo al meollo de la música de “Gold Spire”, la música es muy atractiva de escuchar, ya que los tempos progresivos que tiene su música, que se mezclan con el Death Metal son llamativos en 39 minutos, y por momentos me hizo acordar a lo hecho por Sweven el año pasado en su primer álbum “The Eternal Resonance” (2020) o escuchar muchas influencias de Pan.Thy.Monium en su magnánimo primer álbum “Dawn Of Dreams” (1992). Pero al final solo se encuentran sabores y texturas de influencias pasadas que se mezclan como siempre con el Death Metal. Y dentro de este tema “Gold Spire” tiene una esencia muy interesante de escuchar, ya que logra recrear ese mundo un poco experimental y de muchas dosis progresivas que marcaron un determinado sector de bandas suecas de los 90s, y que eran de difícil entendimiento en su momento, pero ahora, y luego de 31 años este tipo de música es muy accesible de escuchar a nivel general. 

Es en tipo de bandas como Gold Spire, desde que empiezas con “Day Dawns Dark” y terminas con “The Wayfinder” ese manto Avant garde se hace adictivo, donde el saxofón siempre fue un instrumento que me agrado bastante de escuchar en muchos otros estilos musicales, no solo jazz. Pero el detalle, acompasado con pequeños arpegios y llegar a pisar algunos momentos doomers como en “Skull Choirs”, pues son de los mejor. Y de ahí conectar con la intensidad de riffs Death Metal, es increíble de escuchar. Siendo ese el punto álgido de toda la producción de Gold Spire, y donde se tiene que acotar, se tiene que tener bastante paciencia para escuchar todo el álbum. Porque estar 39 minutos con muchos sonidos deathers que se mezclan con partes Avant garde y algunos roces progresivos es de elogiar, y el saxofón tiene un sabor melancólico en todas las canciones. Quizá pueda afectar en algún sentido si estas esperando algo más crudo o directo, pero como lo dije, la paciencia en este disco es la clave para tener un gran álbum. 


Después de muchas vueltas a este homónimo de Gold Spire, puedo decir que es un álbum excelente, de sensaciones melancólicas que se fusionan con el Death Metal de la banda, y a medida de cada nueva vuelta a la música de álbum, se hace interesante de escuchar. Por lo que, y estoy más que seguro, será un disco que tendrá algunos detractores de esta nueva generación de menos de 30 años, pero que luego de unos 10 a 20 años lo escucharán como un eslabón perdido en la discografía de la banda y digno de apreciarse. 

Calificación: 9.2 / 10

Lista de Canciones:

1. Day Dawns Dark
2. Headless Snake
3. The Old Bridge
4. Gloria
5. Husk of God
6. Skull Choirs
7. Fetid Waters
8. The Wayfinder

Enlaces:

Con la tecnología de Blogger.