Cavalera Conspiracy generó mucha espectactiva con su primera llegada y para ser sinceros pues mucha de esta se debía al hecho de que los hermanos Max e Igor Cavalera jamás llegaron a suelo peruano juntos con la banda que fundaron cuando eran jóvenes, Sepultura, esta era una oportunidad para saldar dicha deuda debido a que si bien venían con el Pandemonium Tour, sabíamos que tocarían temas de Sepultura.

Lamentablemente por problemas de la organización con los horarios, tuvimos que esperar hasta casi las  9:00pm para poder ingresar al Céntrica (El Centro de Convenciones Claro iba a ser el lugar del concierto pero la PUCP a última hora les bajó el dedo porque "no va con la imagen" de ellos). Este retraso nos permitió ver que una larga fila de fanáticos que se impacientaban ante la demora y esto ya nos decía que el Céntrica luciría llenos como contadas veces lo hemos visto en eventos de Metal. 

No bien ingresamos salió Contracara con Sara Monzon a la voz quienes deben haber tocado algo de 30 minutos, me quedo con temas como Maniáticos y En nombre del Mal, la banda practica un Heavy Metal bastante directo. El Céntrica lucía un aparente Sold Out (no tenemos cifras oficiales) y algunos comenzaron a pedir a Mauser. Poco más de las 9:30 p.m deben haber salido y ya consolidados se ganaron al público con su Heavy Rock bien ejecutado donde se ve que son músicos experimentados y que pasan por un gran momento, no en vano dieron la sorpresa el año pasado. Se dieron tiempo para cantar un tema nuevo "Mientras todo se cae". Tocaron muy bien, sin embargo siento que se extendió mucho su participación teniendo en cuenta que el evento empezó tarde y lo más prudente es acortar el tiempo de los teloneros. Terminaron algo de 10:20pm y faltaba M.A.S.A.C.R.E, aunque personalmente dudaba que fueran a salir, teniendo en cuenta lo que pasó en el concierto de Annihilator cuando Mortem pagó los platos rotos por el retraso. Y así fue, salió al parecer el manager argentino de la banda a decir que por problemas de horario no pueden tocar, se disculparon a quienes les interesaba ver a la banda, y fue lamentable que algunos dieran un grito a modo de euforia y gritaran Sepultura, lo cual obviamente causó la indignación del representante de la banda quien mostró su malestar y luego salió con la bandera peruana con el logo de la banda; por otro lado hubieron quienes pidieron a la banda nacional, algo lamentable pero esperemos que no se repita, al termino de esta nota ya los organizadores dieron las disculpas del caso.

Eran las 11:10 pm cuando finalmente salen los brasileños, con Igor llevando la camiseta número 9 de la selección nacional y luego Max y desde el comienzo se desató la euforia. Babylonian Pandemonium es el primer tema en sonar y en mover a la gente que respondió de principio a fin, buen comienzo con uno de los mejores temas de su último álbum. Le siguió Sanctuary que armó el moshpit y movió a los asistentes sin parar. Terrorizer con ritmos más latinos continuaron el ataque brasileño. Cramunhão expresaba Max o los demonios de Brasil decía al introducir otro de los temas.

Pero los momentos más intensos, quizás más por un sentimiento de nostalgia más que por cómo se ejecutaron los mismos, fueron obviamente las partes donde tocaron temas de Sepultura. El primer combo llegó de la mano de Refuse Resist y Territory del Chaos A.D que es uno de los álbumes favoritos de Max, según nos contó en la entrevista que tuvimos temprano con él. Ambos temas fueron coreados a todo pulmón y armaron un pogo tremendo. 

Pero personalmente lo mejor llegó con el mix que lideró Beneath the Remains y que fue la bocanada de Thrash que muchos esperábamos. Otro momento que recuerdo fue con Sum of Your Achievements que pertenece a Nailbomb uno de los proyectos que tuvo Max y que lamentablemente ya dijo que no va más.



No faltaron temas algo más comerciales como Killing inside cuyo coro Max invitó a la gente a gritarlo. Ya en la parte final sonó el cover Orgasmatron y con Roots Bloody Roots cierra en una versión más larga en donde la tocaron con ritmos más acelerados y por ratos sonó algo más lento y que puso a saltar a más de uno.

Se podría decir que fue un conciertazo, por la respuesta de la gente al llenar el local, su respuesta durante el concierto, el carisma de Max para mover a la gente y la potencia intacta de Igor. Por algo son el alma de Sepultura como lo dijo Max, y aunque me parece que los temas no sonaron tan intensos como el Sepultura original, creo que a todos nos ganó la nostalgia y nos regalamos una noche inolvidable.











MAUSER - COMA CONTRACARA
Con la tecnología de Blogger.