La banda sueca de death metal melódico, Dark Tranquility, llegó a nuestro país por segunda vez luego de una larga espera de siete años. En esta ocasión lo hizo para presentar su disco Atoma.


Como teloneros estuvieron dos reconocidas bandas nacionales. La primera en pisar el escenario fue Nova Génesis con su propuesta puramente instrumental y sinfónica siempre interesante. Luego le siguió Crownless con su reconocido sonido sinfónico que hace rememorar a Nightwish. Ambos grupos tuvieron un setlist corto pero suficiente para animar a los asistentes.

Luego de un tiempo de espera relativamente corto, los integrantes de Dark Tranqulity se hicieron presentes ante el público.

Iniciaron el esperado concierto con Force of Hand, canción perteneciente al reciente álbum Atoma. Luego tocaron Lesser Faith para luego continuar con la canción que da nombre a su nuevo disco: Atoma. A esta le siguieron The Treason Wall y la más moderna The Science of Noise.

Dark Tranqulity estaba haciendo un show equilibrando con canciones recientes y clásicos de sus discos más antiguos. Esta tónica continuó con Forward Momentum, Terminus (Where Death is Most Alive) y The Silence in Between.

Mikael Stanne pidió al público acompañar la canción más melódica de la noche: The Mundane and the Magic. La gente contribuyó con su voz, en especial en las partes donde sonaba el canto de Nell Sigland. El cambio de ritmo se produjo con la veloces y potentes Final Resistance y Monochromatic Stains, que provocaron el pogo en los asistentes.

A continuación, sonó The Wonders at you Feet, canción que forma parte del disco Haven. Le siguieron White Noise/Black Silence y dos temas del nuevo álbum: Encircled y Clearing Skies. Endtimes Heart precedió una de las canciones más cantadas y pogueadas de la noche, Therein, luego de la cual Mikael Stanne y compañía se fueron a un merecido descanso.


Luego de unos minutos, Dark Tranquility regresó al escenario con State of Trust. La rápida y agresiva Through Smugded Lenses volvió a provocar que los asistentes se empujen en señal de disfrute. Finalmente, la estupenda presentación de la banda sueca fue coronada con Misery's Crown. La gente no dudó en dirigirse hacia el frente para disfrutar lo último de la noche como mejor sabe hacer: cantando, saltando y empujando.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.