Demoledor concierto con alma viva de metal.

Guitarras: Max Cavalera junto a un Marc Rizzo revivieron clásicos de Soulfy y Sepultura

Un concierto que tuvo un poco de todo: new metal tribal, rock n roll y la brutalidad de Sepultura. Así se resumen el show de Soulfly en Lima donde pudimos ver nuevamente al icono brasileño Max Cavalera quien desde principio a fin le puso alma y vida al concierto que congregó a un puñado de bangers adictos a un género que se mantiene vivo a pesar de las críticas.


Los fanáticos tuvimos que esperar varias horas para ver a Soulfly en el salón del Festiva; y es que terminado el show de los jóvenes de Gospel quienes fueron los elegidos para encender la noche junto a los experimentados de Kuraka, Max Cavalera subió al escenario cerca de la media noche. Exactamente a las 11.30 pm (media hora después del horario anunciado por los organizadores)  el  ruido de Soulfly se hizo presente tras casi dos horas de espera y sonaba al fin “We Sold Our Soul to Metal” el single promocional de Archangel álbum que traía de gira a esta banda por primera vez a Lima. De inmediato y tras un saludo de Max a todos los fanáticos sonaba otro temazo “Archangel” empalmado de “Ishtar Rising” también de su último álbum.

Los que fuimos al concierto de Cavalera Conspiracy el año pasado sabíamos lo que sucedería con este show y mas aun sabiendo que Max Cavalera no solo toca canciones de la banda con quien viene, el legendario vocalista brasileño siempre tendrá preparado las canciones clásicas de Sepultura. Pues el alma de Sepultura siempre vivirá en Max y es por ello que “Refuse/Resist” puso a temblar el pequeño local del Festiva. La mayoría asiduo seguidores de este género se puso a saltar al ritmo de los bombos y tarolas. Incluso el mismo Max invitaba al Circle Pit.

El concierto llegaba a su plenitud incluso se podía sentir un aire rastafari (aparte del humo de la marihuana que corría de mano en mano) puesto que como sabemos Soulfly llevaba su música a sonidos tribales cargados de esa brutalidad del metal. El público pudo escuchar mas temas de su último disco como “Sodomites” pero también temas como los ya clásicos “Prophecy”, “Back to primitive”, “Babylon” entre otros.

Con un ambiente en el éxtasis Marc Rizzo (guitarra) y Mike Leon (bajo) metidos al 100% en el concierto y un  Max Cavalera  metiéndose al bolsillo a los fans siempre a su estilo  nos arremetía con un pequeño intro del NIB de Black Sabbath, el Troop of Dooms a capella para dar inicio a la masacre con “Arise” empalmado del “Dead Embryonic Cell” dos temazos de Sepultura que subían la adrenalina entre los bangers que se atrevían a meterse al pogo. Previo al encore Soulfly cerraba con “Roots Bloody Roots” para luego de unos minutos salir nuevamente al escenario, ya con un Max Cavalera mas cómodo y sin su chaleco darían por terminado un show de mas de hora y media. Max se despedía sin antes presentar sus músicos para luego retirarse y dejar solo a Marc, Mike y al baterista para brindarnos un instrumental inesperado del "The Tropper" de Iron Maiden.

Así terminaba un gran concierto cargado de pogo de principio a fin, el concierto se vio lleno por el tema del local pero hubiese sido perfecto si la acogida del publico hubiese abarrotado las entradas para así tal vez ubicar el escenario en la cochera. 






Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.