Vuelve una de las bandas contemporáneas del Power Metal italiano. Luego de una seguidilla de lanzamiento de álbumes - en su mayoría uno anualmente -, tuvieron que pasar tres años para que viese la luz su último trabajo: ”CARNAGUS – EMPEROR OF THE DARKNESS”; y al parecer KALEDON, luego de haber hecho cambios en la batería y en los teclados desde su penúltimo trabajo, ha conseguido nuevamente una solidez musical, una aparente consolidación como grupo.

Bajo la nueva dirección de una agencia alemana y el cambio de su sello discográfico a Sleaszy Rider Records (Grecia), nos ofrecen la continuación de estos sus discos “álbumes conceptuales” de personajes específicos de lo que fue su cuento épico “Legend of theForgotten Reign” plasmado en seis discos de estudio.

Sin duda, se perciben ciertos cambios en este álbum, propios de una evolución o madurez musical sin salirse de los parámetros de su power metal, una cierta diferencia de lo que ya nos dejaba vislumbrar su último disco de la leyenda del reino de Kaledon “Chapter VI:The Last Night on the Battlefield” (2010) obviamente, y entre otros factores, los cambios en su alineación han afectado de algún modo su sonido y marcado estilo italiano.

El primer tema inmediatamente nos crea una atmósfera idílica de ficticios reinos medievales, un intro imperial, propio de Kaledon. Seguidamente The Beginning Of The Nightse abre paso un power peculiar, virando de sus inicios por caminos alejados de lo neoclásico y minimizando por completo el leve toque folk que contenían. Arranca con una especie de "mascarilla" Thrash, llegando por breves momentos a Flirtear  con lo Progresivo.

Eyes Without Life, una magnífica puesta en primer plano de la batería, jugando con las variantes de doble pedal que nos ofrece el power metal, Kaledon en este tema reafirma sus coros, esos por los que edificó su sonido power a inicios del nuevo milenio. The evil witch, un tema potentísimo en muchas partes de la canción, que arranca con un juego paralelo de distorsión y batería, presagiando lo que será un coro enérgico y brioso.
Es a la mitad del disco con donde se ve un cambio hasta el final en la atmósfera musical con que inició el álbum. Los tantas veces usados "pasos de caballo" en los discos de Kaledon introducen a un muy bien concebido tema "Dark Tranquility", que de tranquilo solo se percibe al inicio y por brevísimos momentos, ya que el sonido transita por un sonido algo taciturno y tétrico –oscuro -, perfecta intensión musical plasmada en el título. Esa misma atmósfera taciturna y relativamente tétrica (lejos de un sonido power desde su perfil lozano y eufórico) prevalecerá en el resto del disco, como es en el caso de la mayor parte de "The Two Bailouts". Parece retomar el sendero del sonido tan característico del power metal italiano, con tintes clásicos y armonías a tope, al inicio y en los coros de "Trapped On The Throne", para posteriormente endurecer literalmente el sonido, dando como resultado una mezcla bien establecida.

Telepathic Messages, " el tema experimental" aquel que introduce guturales más que a un estilo black o death, a un estilo con tendencia metal core - no por ello imprudente -, o incluso al contemporáneo Melodic death metal, sin perder para nada la esencia power, difícil por cierto. Otra buena mezcla que nos deja el disco.

Y aprovechando ese contexto iniciado con su predecesor con tintes violentos y recios, musicalmente hablando, Evil Beheaded, nos ofrece un interesante inicio con un juego redondo de distorsión y teclados, para luego sumergirnos en un tema con esa típica base con apego "punk" tan usada en el thrash como en el power. Al igual que en todo el disco, no cae en la monotonía sonora; escogidos "cambios" a lo largo del tema lo reafirman.

The End Of The Undead Consolida esa bifurcación juiciosa del disco, cerrando con una meritoria combinación de "climas sonoros", básicamente un tema plano en su núcleo, pero con interesantes tentativas musicales en sus periferias. 

En pocas líneas, y en cuanto a su madurez musical ya hablada, se percibe un uso prudente de los instrumentos, una cuestión de saber introducir en los temas del disco cada instrumento en el momento indicado, no un simple relleno de sonidos, o  un "todos a la vez"; sin duda, una madurez conseguida luego de casi dos décadas de trayectoria musical en este difícil mundo del Metal.


Puntuación: 7/10


Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.