En enero del 2014 la pagina Death Metal Underground publicó una entrevista al profesor Martin Jacobsen del West Texas A&M University quien diseñó un curso de gramática en base a letras del heavy metal , como se puede leer en la entrevista Jacobsen utilizó el Heavy metal  para generar en sus alumnos el interés por la literatura , gracias a una dinámica estructura 50/50 el curso pudo desarrollarse con horas teóricas y auditivas respectivamente llegando a producir debates sobre temas tan importantes como la superioridad artística del 
«...And Justice  for All» o  la progresión musical de la primera ola del Black Metal.
Desde hace un tiempo Martin Jacobsen está dictando el curso “Introducción a la Literatura:  Heavy Metal como género literario” , el cual ha levantado una gran polémica entre un sector que considera al Heavy Metal como una legítima creación de vanguardia y otro que desprecia no sólo sus aspectos artísticos si no también su aporte inconsciente a la cultura popular.
¿Acaso nos estamos dejando llevar por la pasión sin tener en cuenta la razón?.
Hemos decidido utilizar argumentos filosóficos y literarios que nos ayudaran a tener una  visión más amplia y fiable de un tema tan complejo.

1.Una visión de rapto y sacrificio.
París siempre ha sido la cuna histórica de la élite musical, grandes artistas se han consagrado  exponiendo obras musicales inmortales y de belleza sin igual , pero todo esto cambiaría cuando El Teatro de los Campos Elíseos de París fue testigo de un hecho sin precedentes , según  testigos: «Se vivía un caos generalizado en  donde objetos volaban de un lado a otro» , «El ruido del público hacia casi inaudible aquella presentación» y «Personas se abarrotaban frente al escenario abriéndose paso a base de golpes , amenazando con esto la continuidad del espectáculo».
Instintivamente asociamos este comportamiento a un típico concierto de BLACK SABBATH, SLAYER , EXODUS o cualquier otro ícono del Heavy Metal, pero los hechos narrados anteriormente ocurrieron el 29 de mayo de 1913 durante la presentación de "La consagración de la primavera" la obra de un loco, como la llamaría después Puccini.

Igor Stravinski fue la mente maestra detrás de la que se considera una de las obras musicales más influyentes del siglo XX , según sus propias palabras una "Visión" fue lo que motivó a componerla, en aquella visión, Stravinski contemplaba a un grupo de sabios reunidos  alrededor de una joven mujer , la cual esta condenada a bailar hasta la muerte con el único propósito de dar recibimiento a una deidad pagana.



El proceso de composición que ideó Stravinski  fue delirante y salvajemente cruel, no sólo se escucha influencias claras del folclore ruso, Stravinski añadió a estos arreglos clásicos fuertes disonancias que generaban un impacto profundo a quien las escuchaba, estas disonancias iban acompañadas de poliritmicas imposibles de predecir, causando un estado de flujo constante pero angustioso al mismo tiempo, el primitivismo como expresión de inhumanidad queda reflejado a través de la "Danza del sacrificio", que estuvo minuciosamente representada por el Ballet ruso de Serge Diaghilev, todos estos elementos en suma provocaron un estado de "Shock" para la audiencia neófita de aquel entonces, pero entre el público no solo estaba la oligarquía parisina que expresó su rechazo con violencia, también se encontraban grandes intelectuales y artistas de la época como Pablo Picasso, Marcel Proust y Claude Debussy.


A ojos de  Pablo Picasso, "La consagración de la primavera" signific
ó una forma nueva y visceral de representar la realidad, alejándose del establishment impuesto por el arte tradicional para transgredir cualquier marco de referencia que pueda interpretarse como único,  la obra de Stravinski había nacido para ser escuchada por quien tuviera los oídos para hacerlo,  aquella noche de 1913 fue discordante y desconcertante pero al igual que una obra cubista, representaba una concepción del libre albedrío.

¿Que pasaría si el impacto de esta extraña manifestación artística hubiera sobrevivido por años en el subconsciente de la población o por los menos en un grupo de personas? ¿Acaso este tipo de música atonal podría tener alguna oportunidad en una generación plagada de información superflua y un preocupante déficit de atención?

Para unos muchachos de la clase obrera de Birmingham,  el terror de dos guerras mundiales no era un lejano recuerdo que se pretendiera olvidar,  por el contrario, la deshumanización de la guerra y la decadencia moral seguían latentes en la psique de la sociedad inglesa, incluso muchos años después de haber finalizado ambos enfrentamientos bélicos, la única opción que  podría considerar un joven nacido a finales de los años 40  para sobrevivir era ingresar en la difícil y sombría  maquinaria industrial  de la postguerra, tan  deprimente como el futuro de aquella generación.



La trampa de la modernización resulta ser un arma de doble filo, y no paso mucho tiempo para que este ambiente hostil desplazara a la música pop como vehículo de expresión cultural. Nada habría podido reflejar mejor la decepción de la clase obrera inglesa por la paz, una paz artificial que dejo millares de desempleados en las calles , muchos de ellos mutilados, dementes o nuevos parias sociales.  
La oscuridad tiene sus encantos,  los hijos de Stravinsky pronto se convertirían en hijos del demonio y en esta cacería de brujas , todo aquel que poseyera algo de negrura en su interior o era candidato a la hoguera o seria uno con los desadaptados. La demonización había comenzado. 
 Continuará...

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.