Altas dosis de metal y brutalidad, fue lo que derrocharon la noche de ayer los ingleses de Napalm Death, quienes tras 6 años de ausencia, volvían a pisar Lima, esta vez para presentar su más reciente producción Apex Predator – EasyMeat, lanzado a principios del 2015, y como parte de su gira por Sudamérica. El lugar elegido fue “The Blood”, un fortín de aquellos amantes del New Wave y lo Gótico, pero que en esta ocasión serviría de escenario para la presentación de los bien denominados padres del Grindcore. Faltaban aun diez minutos para su presentación y sobre el escenario hacia su aparición Barney y compañía, el horario pactado era las 11 pm, sin embargo muy puntuales ellos como todo Inglés de respeto, lo hacían antes de tiempo. Previamente los nacionales de Maestro Caníbal, Gore y Dios Hastió, abrían el show y deleitaban a los asistentes con lo mejor de su repertorio. La intro Apex Predator – EasyMeat, y a continuación el Instinct of Survival daban apertura a su presentación, como para remover desde el inicio los recuerdos de los fans más exigentes, invitándolos a dar los primeros pasos de aquella danza colectiva de empujones, codazos y patadas, conocida por todos como “ el pogo”.

Con un “Buenas Noches” y algunas otras palabras, en un castellano algo masticado, Barney Greenway, vocalista de la banda, intentaba empatizar con el eufórico público, quienes ansiosos esperaban escuchar los temas más clásicos y emblemáticos de la amplia trayectoria de los Napalm. Un “setlist” con algunas ligeras modificaciones con respecto a sus anteriores shows, fue el que preparó la banda para su presentación en nuestro país, Algunos de los temas elegidos para esta ocasión fueron “Scum”, “The Kill”, “Life?”, “Deceiver” y su curiosa pero legendaria composición de un segundo “YouSuffer”, formaron parte del primer bloque de canciones. Un show aparte fue el que mostró el gran Barney sobre el escenario, sus compulsivos movimientos casi epilépticos, como poseído por algún ente extraño, y sus frenéticos gestos, contagiaban a los fans más impávidos, demostrando así una envidiable vitalidad que ya quisiéramos tener muchos de nosotros. Bien por eso…!!!


En el bloque final no podía faltar algunos clásicos de siempre y uno que otro cover, así se hicieron escuchar “Suffer The Children”, “Siege of Power” y su versión de los Dead Kennedys“Nazi Punks Fuck off”. Y con un “Buenas noches otra vez… la paz siempre”, Barney daba por finalizado el show. Fue una noche memorable, los que tuvimos la suerte de asistir, pudimos ver a un Mark "Barney" Greenway (voz), en un excelente nivel, a un Shane Embury (bajo), demencial en las cuatro cuerdas, Danny Herrera devastador en la batería y John Cooke, corrosivo en la guitarra (este último, pasaría a reemplazar al mítico Mitch Harris, quien por cierto y según algunos melancólicos, se hizo extrañar). En líneas generales se puede decir que fue un buen concierto, con una banda en una muy buena performance, intenso de principio a fin, y por todo lo antes mencionado, podría asegurar que aún hay Napalm Death para rato. Solo esperemos que no tarden mucho tiempo en visitarnos nuevamente.


.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.