Banda: Apu Rumi, Álbum: Puka Yaku, Año: 2016, Sello: MMX Prods.
Eh, escuchado Power metal desde que oí por primera vez a Rhapsody hace muchos años y aún los sigo ya que ellos fueron los primeros en reinventar la forma de hacer metal neoclásico uniendo sonidos célticos y una parafernalia orquestal de los mejores soundtracks de las películas hollywoodenses.  Pero que me motivaba a seguir al género pues en esa época salían discos tremendos como el "New World Order" de Gamma Ray, la opera prima de Avantasia, el "Infinity" de Stratovarius y claro lo básico, los "Keepers" de Helloween y así pasaban los años; el Power metal llegó a gustarme tanto, pero a la vez sentí que había llegado a su tope; el sonido se volvió repetitivo y muchas bandas sonaban a copias de las bandas que menciono lineas arriba. Llegó un momento donde me aleje de ello y seguí el rumbo como todo fanático del metal a curiosear por otros géneros.

Pero que me lleva a contar todo esto, lo que quería enlazar era que a raíz de que pensé que ya se había hecho todo por el Power metal, no es hasta el año pasado que Roger Cueva (mente creativa de Apu Rumi) me indujo a que escuche su demo, era un tema titulado en quechua "Waskar & Wandy" de su nuevo proyecto Apu Rumi. Desde el título ya me causaba curiosidad y cuando lo escuche nuevamente esa chispa guardada dentro de mí se prendió y quede enganchado con ese sonido andino cargado de misticismo y fuertemente empapado del metal poderoso.

No sé cuantas veces lo abre reproducido pero a pesar de que muchos digan que si le quitas el sonido andino sigue siendo Power metal yo les replicaba que si tienen toda la razón. Pero el fondo de Apu Rumi no era simplemente unir lo andino con el metal. Ya existían muchas bandas haciendo esa fusión pero el aporte grande que se hace aquí es que la banda lo hace cantado en quechua y desde allí ya es un plus más que admirable para una banda peruana de metal.

Pues bien hasta hace unas semanas que vengo escuchando insistentemente el álbum por completo. El disco que titula "Puka Yaku" cuenta con once canciones cantados todos en quechua a excepción de la última canción que es un bonus track y que es cantado en castellano por el vocalista invitado David Fernandez de Colombia.

Como era de esperarse el álbum abre paso con un majestuoso instrumental lleno de guitarras y sonidos del viento donde se ve reflejado las zampoñas y quenas que se prolongan por más de dos minutos que dura "Waras" nombre de esta melodía y dicho sea de paso la ciudad de donde proviene la banda.

Justamente "Waras" es más que un buen intro para darle paso a "Tayta Inti" un tema que como todas las canciones del álbum se pueden disfrutar del sonido andino, la quena predominando, una composición que se va comportando épica a partir del medio tiempo. Los solos de guitarras son más que estupendos y el juego con el teclado le da un sabor preciso a los que gustamos del power metal.

"Mama Killa" es otra canción bajo el mismo concepto de "Tayta Inti" aunque su arranque es lento, se pone melodioso a través de los coros y las intensidades de las guitarras que embellecen aun más el power metal que ha logrado Apu Rumi.

"Waskar & Wandy" es sin duda la canción que se dio a conocer en un primer momento, con ese intro misterioso, como si el dios sol nos hablara, el tema brilla en todo su esplendor ya que hace imaginar varios parajes de lo que nos quiere transmitir en las líricas así como la historia de los nevados de Huascaran y Huandoy. Recuerdo precisamente esta canción cuando fui de viaje a Huaraz y alucinaba las montañas, las lagunas y los hermosos paisajes de esta hermosa ciudad, tal cual nos cuenta esta canción. Cabe resaltar que este fue el primer tema creado por la banda y que fue incluido en un gran compilatorio de canciones nativas del Perú "Mana Wanaq".

"1970" es un tema más heavy metal pero que no pierde la versatilidad melódica del Power metal. Se siente mucha potencia en las guitarras y sobre todo en la fuerza vocal que le da Blas Ramirez. El significado de esta canción es una semblanza al trágico terremoto que paso Huaraz en el Callejón de Huaylas en el año 1970.

La hermosura del quechua va dando su encanto en "Tanta Qarwa", canción que enaltece la belleza de la mujer o en todo caso a la mujer andina. El tema refleja muchas matices andinas como un fondo instrumental de guitarras y teclados.
El álbum no podía encerrarse en la fuerza del metal solamente, aunque parezca increíble el quechua significa adentrarse a los profundos sentimientos de quien lo habla, y en este caso con la canción "Warmi Llaqui" transmite un sentimiento triste y melancólico como lo es el perder a una madre.

Luego de escuchar la suave canción anterior, Apu Rumi nos hace saltar nuevamente con "Chawin Yachay" que empieza con un intro que recuerda la marca de Stratovarius, bien power metal de principio a fin. Destaca la forma de combinar las guitarras con la batería, todo un logro para contarnos la historia de la Cultura Chavin.

Con "Kuntur Tsimpay" el septeto huaracaino no hace más que etiquetarse como unos músicos más que extraordinarios al sacar su propia versión en  power metal progresivo del clásico "Cóndor Pasa" de Daniel Alomia Robles. Esta versión creada por Roger Cueva lo que hace es darle un giro progresivo y volcarse a la partitura original brindándole cambios precisos donde deja al segundo plano los vientos andinos para resaltar los instrumentos eléctricos. De lejos una de las mejores versiones que he podido escuchar de las tantas que ya existen en versión rock o metal.

Llegando casi al final de este álbum nos encontramos con "Supay", canción que toma matices del metal progresivo, una esencia que caracteriza al álbum pero que se refleja más en esta canción. Una amalgama entre de la batería y el teclado funcionan junto al sonido andino de la quena y los riff fuertes de las guitarras.

Para sellar el disco y como canción bonus, Apu Rumi encuentra en el vocalista colombiano David Fernandez Cely la voz perfecta para recrear el único tema en castellano del álbum y así acompañar a Blas Ramirez. "Bruja Muerte" recuerda mucho al power metal de España, en la voz sobretodo de David. Punto aparte para la composición y letras que encierra esa magia andina con la exquisitez del metal, algo que esta banda ha hecho como particular.

En conclusión Puka Yaku es sin duda un disco que goza de mucha versatilidad que va desde el hard rock, progresivo, metal y sobre todo del encanto del sonido andino donde cada tema es una aventura fantástica y cada sonido una atmósfera mágica. Apu Rumi con este disco logra reivindicar el segundo idioma más hablado en el Perú. Y que desde ya, se le puede ver un gran futuro como banda y más que seguros que este es uno de los mejores discos del 2016.

Puntuación: 9.5/10

Puedes escuchar el disco completo desde su soundcloud o visitando su website: www.apurumi.com

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.