Según informaciones de medios rusos el  cantante de la banda austriaca de death black metal Belphegor, Helmut Lehner habría sido atacado por activistas ortodoxo cuando llegaban al aeropuerto de San Petesburgo (Rusia).

Según se puede extraer de diversas grabaciones en vídeo, Anatoly Artyukh, líder de la Organización Nacionalista Cristiana conocida como Narodny Sobor (Asamblea del Pueblo), se habría acercado hasta los componentes de Belphegor y Nile en un área de tránsito del aeropuerto Pulkovo, para acto seguido dirigirse a Helmuth hablándole en ruso, y a lo que el líder de Belphegor respondía indicando que hablase en inglés.
 En ese momento se ve como Artyukh suelta un escupitajo a la cara de Lehner, provocando una instantánea reacción en el líder de Belphegor que termina lanzando/amagando una patada y un escupitajo de vuelta.

 El resto de la grabación muestra al líder ortodoxo increpando y persiguiendo a los músicos de los dos grupos hasta la puerta de salida del aeropuerto, y donde les esperaba una furgoneta para su posterior traslado a la sala donde tenían previsto actuar esa noche. En el video también se observa como  Karl Sanders (Nile) intenta contener los ánimos en todo momento.

 Poco después, Artyukh declararía que Lehner le atacó al malinterpretar sus palabras como una agresión directa, acusación que sería negada por la empresa que organizaba el concierto. Según su representante “Son todo mentiras y calumnias (…) Hay cámaras de seguridad que tienen grabado el incidente. Lo más seguro es que presentamos nosotros una denuncia por vandalismo”. A mayores de este lamentable suceso, y según se extrae de las fuentes consultadas, parece ser (aunque no lo hemos podido confirmar todavía) que Artyukh habría persuadido – con éxito – a los organizadores del concierto que el grupo tenía previsto ofrecer ayer día 19 en el Club Zal, y que la actuación de Belphegor en San Petersburgo fue finalmente cancelada.

. Para llegar hasta este punto, Artyukh se habría apoyado en dos Leyes federales rusas: una sobre “actos públicos en los que se desafía a la sociedad, o se insultan las creencias religiosas” y otra enfocada a la “incitación del odio étnico, racial o religioso”. Las acusaciones de estos cargos en Rusia pueden acarrear hasta cinco años de prisión.

No es la primera vez que en Rusia se ve oprimida o atacada por una banda de metal por la iglesia cristiana ortodoxa. Recordamos que hace uno o dos años intentaron cancelar varios conciertos de CANNIBAL CORPSE, y que de hecho lograron desmantelar uno de ellos con la entrada de la policía en el recinto y unas decenas de arrestos. Según parece, también tuvo que cancelar su gira la banda polaca de black metal BATUSHKA por amenazas y asuntos similares. El pretexto de estos sabotajes radica en que según los ortodoxos, esta clase de bandas violan las leyes contra la blasfemia del país.





Fuente: laestadea.com

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.