Tilo Wolff el maestro detrás de Lacrimosa celebro en Lima sus primeros 25 años de trayectoria con la banda.


Por: Edikson Segovia, Fotos: John Reyes Mejia

Luego de una semana intensa por lo del Vivo X el Rock donde hubo un poco de todos los géneros. Al día siguiente, el domingo 13 de diciembre, Lima esperaba por tercera vez a una de las mejores bandas del metal gótico, genero que estaba siendo ya olvidado por los productores en Lima.

Desde ya varias semanas se sabia que Lacrimosa llegaría  con un Tilo Wolff con una pierna fracturada pero eso no era ni un impedimento para que el símbolo del metal gótico celebre sus 25 años por toda Sudamérica y por ende en nuestro país.

La cita pactada para el domingo 13 de diciembre era la Discoteca Cocos de Lince, un lugar céntrico que albergaba desde tempranas horas a cientos de feligreses todos vestidos de negro. Muchos de ellos llegaban desde lugares fuera de Lima para ver a los alemanes por primera vez pero también habían varios grupos de fans como el club Lacrimosa Perú que tuvieron que esperar cinco años para verlos por tercera vez en Lima.
Anne Nurmi

Una vez dentro del local, todo el recinto se veía lleno de fanáticos ansiosos a que empiece el show, las diversas banderolas, pancartas y entre otras frases alusivas al aniversario del grupo daban muestra del cariño que mantenían hacia la banda.

Luego de una breve espera el reloj marcaba las 9 de la noche y el intro del Inferno "Lacrimosa Theme" puso la oscuridad a una noche cargada de mas de 25 años de historia, historia reflejada en una sola banda que a la fecha ha logrado captar miles de fans en todo el mundo y donde Perú no podía ser esquivo de esta celebración. Y este esfuerzo lo hizo posible una vez mas la productora peruana Eternal Symphony Entertainment brindando un gran escenario que incluía un lujoso juego de luces y una pantalla LED precisa para disfrutar a la banda en todo su esplendor.

Hoffnung, el último disco de la banda era también un gran motivo para poder apreciar a la banda con sus nuevas canciones. Y es justamente el quinto track "Der Kelch  Der Hoffnung" de este álbum el que abría la noche para brindarnos un recorrido por toda su discográfia donde incluían sus clásicos temas como "Schakal", "Alleine zu Zweit" o el "Lichtgestalt".

Lo espectacular de este concierto fue ver como los integrantes (bajista y guitarrista) se bajaron del escenario en pleno show para conversar con los fans mientras el duo Tilo Wolff y Anne Nurmi nos encantaban con la lentísima canción "Apart".

Y no hay mas respetos hacia Tilo Wolff que a pesar de estar con una pierna fracturada, no le impidió moverse para todos los lados y guiar a sus músicos en cada tonada de sus canciones, canciones que los sabia a la perfección llevandonos a lugares inhóspitos de la aleación encontrada entre el rock gótico, la música clásica y el metal.
Luego de dejar exhaustos a todo el publico, Lacrimosa cerraba la primera parte de su show para dejarnos con su encore que fueron tres finales emocionantes. La primera vino con el clásico del Echos "Durch Nacht Und Flut", la segunda con dos canciones de su ultimo álbum donde estaba quizás el mejor tema "Keine Shatten Mehr" de su ultimo álbum. Y para finalizar nos dejo con "Ich Bin Der Brennende Komet". Se esperaba el Copycat pero esta no pudo concretarse.

En resumen y como destaque a este show se suma la entrega de la banda, sobre todo del líder que nunca escatimo en parase y sentarse incontables veces a pesar de estar con muletas para así llevar un show cargado de emociones y que gracias nuevamente a la productora hicieron de un show mas que inolvidable.


Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.