The Iron Maidens tocaron por segunda vez en Lima en una noche que hizo hervir el The Blood


The Iron Maidens se presentaron por segunda vez en Lima, esta vez gracias a FC Maiden Perú y Eternal Symphony Entertainment para alegría de los fanáticos de una de las mejores bandas de Heavy Metal en la historia. Si bien entendemos que parte del atractivo de la banda son sus guapas integrantes como Courtney y Niki (eso explica por qué hubo un 99.9% de asistentes varones) no podemos negar que es quizás el mejor tributo femenino a la Doncella,  saben dar un buen espectáculo incluyendo el uso de Eddies lo cual sumado a un excelente setlist dan como resultado un show lleno de nostalgia y lo más cercano a tener a los maestros en el escenario.

Si bien cayó martes, se agradece que los organizadores hayan decidido prescindir de bandas teloneras y el evento haya empezado temprano y terminado a tiempo pues muchos tenemos que trabajar.

Lamentablemente no es novedad que la asistencia a los conciertos sea de regular a baja, obligando a los organizadores a realizar los conciertos en locales con menor capacidad. Pero de lo bueno poco y ahí se ven los verdaderos fanáticos que hacen posible que se siga apostando por conciertos de Rock/Metal,  quienes no pararon de corear cada uno de los clásicos que sonaron la noche del martes.

Ante un público que comenzó a pedir a la banda y ansioso de Heavy Metal, salieron las chicas al escenario  y de debe empezaron con uno de los mejores temas que puede abrir un disco o concierto : Aces High, nos puso a cabecear y corear, aunque la mayoría con cámara en mano no quería perder la oportunidad de tomar una foto a las guapas integrantes,  quienes en todo momento se mostraron de buen ánimo y tomaron con humor los interminables piropos y uno que otro comentario desatinado. Sin duda las guitarristas se robaron el show tanto por su belleza como buena ejecución y la vocalista sonaba como la hermana o versión femenina del gran Bruce.

Una lluvia de clásicos nos invadió a partir de entonces como 2 Minutes to Midnight, el clásico de clásicos  The Trooper que fue cantada con bandera en mano; The Evil Than Men Do y Fear of The Dark nos dieron algunos de los momentos más emotivos,  siendo el segundo el que armó el pogo.  Flash of the Blade fue una grata sorpresa pues este temón no es tocado por la Doncella en vivo.

No faltaron las anécdotas como cuando en Heaven Can Wait,  we equivocaron porque la vocalista se adelantó o como cuando les hicieron beber pisco en el escenario cual si fuera agua y agradecieron por el chullo que les fue obsequiado.

Se agradece que hayan tocado temas del Brave New World como The Wicker Man y Ghost of the Navigator y el Be quick or be dead del Fear of the Dark.  Otro himnos infaltables que nos dejaron sin aire de tanto corear fueron Wasted Years con su genial coro,  The Number of beast y Halloweed be thy name y Run to the Hills que cerró una gran noche.

Luego del gran recital hubo tiempo para un Meet & Greet donde sólo tomaron fotos con los afortunados que compraron el merchandising oficial y les firmaron las fotos que ellas vendían ahí, podría jurar que los asistentes se multiplicaron en la cola del Meet & Greet y muchos aprovechamos para fotografiar de cerca a las bellas doncellas que se mostraron amables aunque el flash de las cámaras dejó casi ciega a Courtney.

Esperemos no sea la última vez que las veamos por aquí pues dudo mucho que Iron Maiden regrese al Perú ya que simplemente no hay suficiente asistencia a los conciertos y eso hace difícil que los organizadores sigan apostando e invirtiendo en traer más bandas.









Con la tecnología de Blogger.