Daniel Ruiz, líder, único integrante y por lo tanto la mente maestra detrás de ese gran proyecto llamado Daniel & The Dead End compartió hace poco sus reflexiones sobre cómo ve la escena nacional. Creemos que seas músico o no, deberías leer su punto de vista pues aborda puntos interesantes.

Esto fue lo que publicó:

Los músicos sabemos, desde que empezamos a tocar, que las radios en este país son absolutamente irresponsables en cuanto a su deber (por ley) informativo, "culturizador" o de cualquier índole…son comerciantes despiadados. 

Esto de los programas especializados en Pop y Rock hecho en el Perú existe hace muchos años, no es en absoluto un nuevo modelo.

¿Sabes porque te parece novedoso aquél modelo que existe hace años?

Porque nadie escucha esos programas.

Lo que están haciendo tiene nombre, se llama “Política”, nada más.

Esto es irónico e ingenioso: están aprovechándose de que justamente su modelo no funciona y nadie ha escuchado de él, para venderlo como algo nuevo y así dar la impresión de que “ahora sí estamos apoyando al Rock y Pop nacional”.

¿Conoces a alguien que escuche radio los domingos a las 11am con el interés sincero de ver qué de nuevo está pasando en la música ya sea a nivel nacional o mundial?

Yo no, lo que sí conozco es borrachos pa(pi)changueros que a esa hora sintonizan “Viva FM”, si es que aun no se han quedado dormidos en una piscina de sus propios fluidos.

La única real diferencia es que ahora le están haciendo un poquito más de publicidad a esos programas, por presión de la gente que quiere que las cosas cambien; para acallarlos, para darles la contra, para poder decir que sí “apoyan” a la “industria” musical peruana, como que lo que necesitara dicha industria fuera caridad y no trabajo.

Este tipo de programas no funciona y nunca va a funcionar, les explico por qué:

Cuando prendes tu radio ¿Qué quieres escuchar? ¿La música que te gusta o la música que como peruano tienes la “responsabilidad” de escuchar?

La respuesta es obvia, creo yo.

Tú quieres escuchar lo que conoces y lo que vaya por ahí, así es la cosa. ¿Y a quién conoces? A Rihanna, a Beyoncé, a Red Hot, a Maroon 5, etc…incluso si en medio de esos artistas escuchas algo desconocido es probable que cambies de estación, dependiendo de si te gusta o no.

Ahora ¿Qué es más probable? ¿Que aceptes un poco de algo nuevo en medio de lo que te gusta? ¿O que te despiertes resaqueado el domingo a las 11am, que deliberadamente salgas de tu zona de comfort y que te sientes a escuchar qué hay de nuevo en Barranco?

Ahora mismo en alguna sala de ensayo Trujillana, los sueños de gloria de algún adolescente vestido de negro y con pantalones muy apretados, mueren por asfixia, la dura realidad.

Cualquier músico que esté más o menos metido en el medio, desde hace muchos años (más de diez) sabe lo que pasa con APDAYC, con nombres y apellidos, para nosotros no es en absoluto novedad.

Sabemos desde que se fundó, primero, que era ineficiente, segundo, que eran argolleros y tercero, que eran ladrones.

No condeno que seas miembro de APDAYC, alguien tiene que cobrar tus regalías autorales por tí y al no haber más opciones,  hay que trabajar con lo que esté disponible.

Lo que sí está absolutamente fuera de lugar, es que defiendas o participes de dicha corrupción activamente (pasivamente lo haces por falta de opciones y eso hace cualquier persona que pertenece a cualquier sistema, por ejemplo al pagar impuestos, es lo que nos toca y aunque podría cambiar, casi nadie está libre).

Los músicos sabemos, también desde que comenzamos a tocar, que no hay suficientes lugares en esta ciudad como para dar conciertos y que se genere un “following”. Existen unos 10 locales (y estoy siendo generoso), a los que van las mismas 10 personas a las que conoces por nombre y apellido.

Al no existir un circuito de bares, teatros o de nada, donde se puedan realizar espectáculos que puedan convocar a diferentes sectores de la población, la música no llega a más de 15 cuadras a la redonda de donde estás tocando. Y claro, la radio, que debería estar ahí para eso, está pasando “Persiana Americana” por cuarta vez en un mismo día.

¿Ven el círculo vicioso? Yo lo veo muy claro.

Tu trabajo (tienes un trabajo, nadie vive de su música en Lima), no te deja mucho tiempo libre para practicar, a pesar de ser talentoso, no tocas muy bien.

Formas una banda y no hay donde tocar, ergo, tu acto en vivo no es sólido.

Cualquier banda chica “seria”, en un país donde hay industria, toca unas 3 veces por semana…una banda chica “seria” acá, toca 1 vez al mes, con suerte.

Si tu acto en vivo no es sólido, no gustas a la gente que te va a ver, o les gustas a medias, pero no los entretienes…tu show no vale la pena, por eso solo van a verte tus amigos, cuando pueden.

Por si fuera poco, grabas un disco, uno que no suena muy bien, porque no has podido invertir en personal que lo grabe como debe ser, ni en un estudio en que las cosas suenen bien.

¿Cómo vas a invertir, si tus shows en vivo no pagan y sabes que no vas a vender discos?

Entonces vas a la radio y ellos te dicen, “tu disco no suena bien, no lo podemos pasar”, y aunque es cierto, es una excusa, no te pasan porque eres peruano, no por malo.

Ahora, digamos que haces un esfuerzo y de alguna manera superas todos estos obstáculos, tocas bien, tu acto en vivo es sólido y tu disco suena bien. 

Vas a la radio y te dicen “no es lo que estamos buscando”.

Y esto recién calienta…

Ahora imagínate que por alguna coyuntura extraordinaria, la radio sí acepta tu canción y la pasan y pega…lo que tú esperas es reciprocidad, que de ahora en adelante cuando lleves una canción sea más fácil que la difundan basado en experiencias anteriores, le has generado ganancias a la radio, existe ahora una “relación comercial” ¿No?…

No, te cuento, mi amigo, que te vas a quedar esperando, la radio solo sirve a sus propios intereses y jamás ha oído hablar de esta “reciprocidad” comercial.Esto lo he vivido en carne propia.

Si la administración cambia o algún grupo de cumbia muere en un accidente, estás fuera, ya no importas y como te digo son excusas, están esperando que pase una mosca o cante un gallo para deshacerse de tí.

La cosa va en círculo y va así:

No hay buenas bandas, no hay donde tocar, no hay qué escuchar y no hay donde escucharlo. No hay buenas bandas, no hay donde tocar, no hay qué escuchar y no hay donde escucharlo. No hay buenas bandas, no hay donde tocar, no hay qué escuchar y no hay donde escucharlo.

¿Hay excepciones? Diría casi que no.

¿Qué hacer entonces?

Hay que romper con el círculo.

No sigamos intentando que las cosas funcionen por las vías convencionales, puesto que sabemos (o deberíamos saber ya) que no funcionan.

Intentemos cosas nuevas, sabemos que las antiguas no sirven, en absoluto, quizás las nuevas tampoco, pero por simples probabilidades tenemos una mejor chance, alguna va a funcionar.

La Internet podrá no ser la herramienta absolutamente idónea, pero funciona muy bien, dadas las circunstancias.

En lo posible, no tratemos con radios, ni con locales, ni con APDAYC, etc…No estoy diciendo que nos mudemos al bosque, estoy diciendo que no “contemos” con estas instituciones, no sirven. Siempre tengamos alguna alternativa.

Aprendamos a componer y a tocar bien, la música es el centro de todo esto y las canciones son el centro de nuestra música. Si un chef quiere tener éxito tiene que saber cocinar, no hay excusas.

Vayan a tocar a un local, todo bien, pero no pongan sus esperanzas ahí, invirtamos nuestras energías en tocar en circuitos alternativos que generemos nosotros mismos, descentralicemos la música, que no se quede en Barranco.

Invirtamos en nuestro producto, y no hablo de plata solamente, hablo de tiempo y conocimiento, de culturizarnos al respecto, de saber por qué un disco suena bien desde el punto de vista técnico, solo así sabremos donde poner la plata y cuanto poner…eso sí, esta actitud de señora de mercado que tenemos los músicos en este país, tiene que cambiar…las cosas cuestan dinero, señores y si no cuestan no salen bien, acuérdense de AJINOMOTO: “Lo barato sale caro”.

Si nos quieren pasar en la radio, que nos pasen, pero no demos por sentado que nos van a pasar o seguir pasando si ya nos pasaron y mucho menos hagamos música pensando en qué les pueda gustar a ellos o a su público o a cualquier público.

Pero antes que nada y por sobre todas las cosas, preguntémonos:

1. ¿Quiero ser músico porque quiero tener éxito?

2. ¿O quiero ser músico porque necesito hacer música?

Si estás dudando, ya sabes qué hacer o mejor dicho, qué no hacer.

Daniel Ruiz González Luna.

Si desean escuchar esta interesante banda y escuchar sus temas, les dejamos este playlist a continuación y el enlace de la fuente y página de Facebook de Daniel & The Dead End. Altamente recomendable:


Con la tecnología de Blogger.