El líder de MOTÖRHEAD, Lemmy Killmister, fue entrevistado recientemente por la revista británica Classic Rock. Le preguntaron por sus problemas de salud, ya que como todos sabemos, la banda tuvo que cancelar algunos shows en Europa este verano – Francia, Rusia y Alemania – debido a problemas de salud del señor Kilmister.

Las fechas fueron canceladas cuando los médicos descubrieron un hematoma no especificado, un charco de sangre filtrada se acumularon en los músculos de Lemmy . El legendario rockero también sufre de diabetes tipo , diagnosticada hace más de una década, y ha tenido un desfibrilador insertado desde principios de este año para allanar los baches irregulares de su corazón.

No me importa que me preguntes por mi salud”, comenta Lemmy en la entrevista. “He estado mal. No tiene sentido mentir sobre ello o tratar de negarlo. Nunca he hecho eso. Todo esto es parte del rico tapiz de la vida, ¿no?. Entiendo que tiengas que preguntar. Y estoy mucho mejor”.
Según Lemmy , la gente le aconseja que disminuya esa vida a una velocidad vertiginosa, ya que le  está empezando a pasar factura .

“Fue lo mismo cuando la gente me decía que dejara de fumar . ‘Tiene que dejar de fumar, Lem’, me decían.  Vete a la mierda. No me gusta que me digan qué hacer, aunque puedan estar en lo cierto. ”

Pero Lemmy, dejó de fumar cosa de hace un año: “Me levanté una mañana , tosiendo, y pensé, ‘¿ Qué estoy haciendo aquí ‘?”.

Aunque siempre se ha dicho que Lemmy solía beber una botella de Jack Daniel en un día, afirma que esos días han quedado atrás.
Dejé de beber Jack Daniels y Coca-Cola porque el azúcar en la Coca-Cola no era bueno para mi diabetes. No bebo mucho”.

Lemmy toma dos pastillas todos los días por su diabetes, algo que ha afectado a la circulación de sus piernas. Como resultado, sus piernas se endurecen y le duelen si camina demasiado tiempo, y le duele la espalda si se está de pie por mucho tiempo.

“Pero todavía puedo aguantar a ese micrófono todas las noches y disfrutar de mis canciones. No sé sobre el desfibrilador, si no fuera por ese maldito nudo en el pecho. Estoy mejorando. Por el momento esa molestia  no está, y la gira se acerca, voy a estar bien. Voy a estar listo.”

Cuando le preguntaron si su enfermedad este año lo ha hecho más consciente de su propia mortalidad, Lemmy, que cumplirá 68 años en Diciembre,  dijo que  ”La muerte es algo inevitable, ¿no? Es lógico ser más conscientes cuando se llega a mi edad. No me preocupo de eso. Estoy listo para ello. Si muriera mañana, no me puedo quejar. Ha sido bueno.”

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.